Cuba McDonald’s

Dmitri Prieto

HAVANA TIMES, 23 marzo — El famoso psicólogo canadiense Steven Pinker en su reciente libro “The Better Angels of our Nature” menciona en algún lugar la curiosa conjetura de que países donde hay restaurantes de fast-food de la cadena McDonald´s tienen muy poca probabilidad de ir a la guerra uno contra otro.

También la revista The Economist (UK) utiliza en índice Big Mac en sus comparaciones de precios de país a país.

Todo eso puede ser una obviedad de la era de la globalización, pero lo preocupante es que Cuba resulta ser uno de los pocos países donde no hay cafeterías marcadas por el doble arco amarillo.

Para decir algo al respecto, en 1990 se abrieron por La Habana unas cafeterías estatales que vendían buenas hamburguesas (pero más chicas y menos complejas que la Big Mac) al horrendamente alto precio de 2 pesos (moneda nacional, no había otra legal en esa época).

Mis amistades y yo nos escapabamos de la universidad, y después de una cola de cómo media hora podíamos degustar el producto, junto con una jarra de refresco. Hoy los precios parecen míticos; no así las colas.

La gente le llegaron a poner McCastro al nuevo producto, que no duró mucho, pues comenzó el llamado periodo especial.

Ese experimento coincidió en el tiempo con la perestroika soviética y la apertura del primer McDonald´s en Moscú. Alla las colas eran kilométricas: los y las moscovitas querían probar en estómago propio a qué sabía el capitalismo.

Después tuvieron más oportunidades de degustar ese sistema, incluso a estómago vacío.

Mi propia experiencia con la McDonald´s de verdad fue en Europa.

Llegando a París (que me sorprendió por la uniforme vestimenta negra de sus habitantes: la ciudad-Luz impresionaba como una urbe ocupada por las SA nazis) no sabía bien los precios en los negocios de comer, y me aventuré a servirme de la uniformidad que alega The Economist para ahorrar un poco de euros.

Almorcé un Big Mac con esas papas que dicen que exudan veneno.

Después, la amiga profesora que me invitó a Francia me haló fuertemente el pelo: ella es activista anti-globalización y ya sabemos que Big Mac y anticapitalismo no pegan.

Y yo asumí posturas disculpantes y le seguí la corriente.

Pero eso fue hace mucho tiempo. No he podido viajar más fuera del perímetro del Malecón.

Ahora, me termino de leer el libro de Pinker, y sigo masticando mentalmente la conjetura sobre la guerra y la inmunidad pacifista que provee el doble arco amarillo.

No tengo ningún deseo ni de guerra, ni de variantes más antropofagicas y depredadoras de la globalización para nuestra Cuba.

Pero hay quien piensa de manera más pragmatica: en la céntrica Calle G, una cafetería “cuentapropista” (ya sabemos que eso de la cuenta propia es un eufemismo para las nano-maquilas) llamada “Los Pepes” orgullosamente expone su propio diseño de imagen.

Parece muy profesional, por cierto. Y no es precisamente una franquicia.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

4 thoughts on “Cuba McDonald’s

  • Después de que unos geniales y obesos newyorkinos demandaron a McDonalds porque servía porciones demasiado grandes, ahora hay que ir con una lupa o un microscopio para encontrar la hamburguesa en la cajita.
    El pasado jueves entré a una McD con un amigo, y me cobraron 12 dólares y centavos por 2 minúsculos patties medio desaparecidos en unos panecitos enanos y correosos, un vasito-dedal de soda y 4 flecos de papitas fritas.

    Prefiero Dairy Queen con su Triple Booster combo “with everything” (tienes que llevar un ayudante para que la levante del plato y dos más para que te despeguen de la silla y te caminen al parqueo, jajaja).

  • En Pekín, la Televisión Central de China acaba de desenmascarar a uno de los expendios de McDonalds, donde cámaras indiscretas filmaron a empleados locales mientras cambiaban las etiquetas de productos vencidos a las hamburguesas, para seguir vendiéndolas como frescas. El escándalo ha sido mayúsculo. Pero la gente sigue yendo ¿Serán masoquistas? Y otra cosa, en la Roca, de 21 y L, en el Vedado, venden hamburguesas mil veces más auténticas y sabrosas que las encartonadas de McDonald’s.

  • Dimitri, pero en Cuba hay un McDonnals!
    Esta en la Base Naval de Guantanamo.

    Quizás la hipótesis de Pinker es correcta :-)

    Y se casi se me olvida

    Si vas a McDonnals ordena: Angus Deluxe

    la hamburguesa es de un tercio de libra de carne buena. Lo que casi siempre ordeno cuando voy.

  • No se han perdido nada de bueno por no comer en el Mc, yo llevo 16 anos en Italia y habre comido un Mc 2 veces recien llegada figurate es uno de los suenos prohibidos cuando vives en Cuba sentarte en un Mc D pero me basto esas 2 veces, lo que dan de comer da asco toda esa comida llena de grasas y las papas fritas son de plastica, tenia uno en el centro de la ciudad y tuvo que cerrar p’q no vendia mucho en su lugar abrio una sana pizzeria italiana doc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *