Crisis de la muralística cubana

Dmitri Prieto

HAVANA TIMES, 17 mar — Los cambios que ocurren en Cuba han producido dificultades para las tradicionales organizaciones del país.

Por ejemplo, en la última fiesta por el cumpleaños de los Comités de Defensa de la Revolución en muchos casos no se pudo “coordinar” la acostumbrada caldosa porque el Estado retiró los subsidios, y el dinero recogido entre los vecinos simplemente no alcanzó para comprar los ingredientes en un mercado cada vez mas caro.

Yo creo en el potencial participativo de algunas de esas organizaciones, pero decididamente para realizarlo deben protagonizar cambios, que aún permanecen invisibles.

Una de las costumbres de las organizaciones es hacer murales. Habitualmente no son muy leídos, pero a veces se usan para comunicar mensajes importantes para los colectivos y comunidades.

Por ejemplo, las listas de las “guardias obreras,” los cumplimientos individuales con la cotización, o las fechas tope para determinadas gestiones.

Hoy, muchos murales se han tornado demasiado raros.

El de la foto esta en la calle Cardenas, a unos metros de la Terminal de Trenes (Habana Vieja).

La parte oficial del mural.

A la izquierda, el Delegado del Poder Popular informa que “Se les informa a todos los electores de la Circunscripción #38 que deben pasar por la Bodega que se encuentra ubicada en Muralla y Compostela para revisar el listado para los cabios de Aires Acondicionados lo antes posible.” Y firma: Delegado.

Es esta la única parte “oficial” del mural.

En el centro del mismo, una gran pintada que representa una hoja de marihuana. Planta cuyo cultivo y trafico esta prohibido en Cuba.

Lo interesante es que por su color y trazos, parece que quien la pintó también escribió el título: “MURAL.”

A la derecha, otra “firma”: el tag del controvertido graffitero El Sexto. El grafiti extraoficial tampoco es bien visto por las autoridades, aunque los cultores del Hip-Hop lo defienden como parte de su cultura.

El mural en su conjunto bien podría competir en la próxima Bienal de la Habana, como obra de arte conceptual.

¿Quién sería el autor? No lo sabemos.

Pero ya dijo Roland Barthes que el autor ha muerto. Así que no hay problema: a perro muerto, se acabó la rabia.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *