Cabezazos contra el estímulo

Dmitri Prieto

Por estos días de debate sobre el futuro de la economía cubana, hay mucho debate sobre la “política de estímulo” al trabajo.  Se trata de lo que normalmente se llama salario, o sueldo, y de los llamados “estímulos en divisa” (o sea, en CUC, una moneda que mimetiza el dólar norteamericano y cuesta 25 “pesos obreros”).

Antes también se ha hablado de los estímulos morales (premios, diplomas, condiciones de “destacado” y “vanguardia” del trabajo), pero hoy pocos recuerdan que tales estímulos existen.

Siempre me ha parecido que hay algo de pavloviano y conductista (behaviorist) en eso de los estímulos.  El trabajo es un hecho social, una práctica y una vivencia mucho más compleja.  Lo del estímulo es una simplificación drástica de una realidad compleja.

Prefiero hablar de motivaciones, porque no todo en la vida humana es como hacer salivar a un perro, haciéndole creer que el sonido de una campanita señaliza un banquete.

Revisé el diccionario, y encontré algo sorprendente: stimulus, en latín, significa aguijón.  O sea, el palo afilado que se usaba para hacer caminar a los bueyes.

Los entendidos recordarán aquella frase de Jesús a Pablo de Tarso, en el Camino de Damasco: “¿por qué andas dando coses contra el aguijón?”

En la traducción latina de la Biblia preparada por San Jerónimo, aquello debe sonar como algo parecido a “cabezazos contra el estímulo.”

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.


One thought on “Cabezazos contra el estímulo

  • el 8 diciembre, 2010 a las 7:29 pm
    Permalink

    Buen punto…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *