Activistas y académicos piden que Cuba renuncie a la agricultura transgénica

Dmitri Prieto

HAVANA TIMES — Un grupo plurinacional de activistas y académicos que se autodefinen como “amigos/as de la revolución cubana” emitieron el pasado sábado una “Carta Abierta al Pueblo Cubano” alertando sobre el uso agrícola de plantas transgénicas.

La Carta –circulada vía email- pide una “exhaustiva discusión pública” sobre las  prácticas agrícolas basadas en el uso de organismos genéticamente modificados y su extensión a Cuba.

Los firmantes consideran que las consecuencias de tales tecnologías pueden ser impredecibles, “implanificables y potencialmente peligrosas para la salud humana y el sensible equilibrio ecológico cubano” por lo que esperan de Cuba una “renuncia total” a su utilización.

Quienes firman se declaran opositores al uso agrícola de la ingeniería genética en sus propios países. Para la madrugada del lunes, había 18 firmantes: 13 radicados en EE.UU., 4 en Cuba y 1 en España.

Aún no se conocen reacciones oficiales ante la Carta Abierta.

Resulta significativo que la Carta apele directamente al pueblo de Cuba y no a instituciones.

El grupo que la emitió incluye participantes en el recientemente finalizado Encuentro sobre “Renovación socialista y crisis capitalista”, que tuvo lugar en la Universidad de La Habana.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.


11 thoughts on “Activistas y académicos piden que Cuba renuncie a la agricultura transgénica

  • el 8 julio, 2013 a las 3:31 pm
    Permalink

    With all due respect, nadie que hable esta boberia deberia tomarse en serio.
    Fidel’s lead in Agriculture!!!! Me meo de la risa

    “We need to follow Fidel’s lead here and think more carefully about our acceptance of such capitalist technologies as genetic engineering, and nuclear power”

  • el 8 julio, 2013 a las 3:18 pm
    Permalink

    1) los cultivos actuales no son entes evolutivos
    2) los cultivos actuales HAN SIDO GENETICAMENTE MANIPILADOS a través de sistemas de cruce y selección basados en caracteres evolutivamente despreciables, como el rendimiento. Por lo que las transformaciones genéticas que estos cultivos han sufrido son mayores que las inducidas por una simple transformacion genética.
    3) PROTESTONES y comedores de ALIMENTOS ORGANICOS, no sabían que la producción agrícola orgánica es insostenible a larga escala debido a las grandes cantidades de riego y el profundo daño de los suelos que causan.
    4) Las críticas a la compañía que ha sido capaz de producir alimentos para 300 millones de habitantes deben hacerse con más lógica y menos estupideces.
    5) PROTESTONES tomen WISKY y hablen METATRANCA pero por favor ir a Cuba donde la salinización, compactación (por los trastes rusos) y sobre explotación de las suelos son inmensurable (sin hablar de las locuras del LOCO que acabaron con tres siglos de cultura agricola) es ridículo.

  • el 6 julio, 2013 a las 7:47 pm
    Permalink

    Negra debe ser por culpa del plátano burro-tonicón transgénico cultivado por las granjas de las FAR y tragado por Liborio desde los 90, que no hay comida en Cuba.

  • el 6 julio, 2013 a las 8:53 am
    Permalink

    Creo que es un tema muy valido para ser discutido “cuando” se haya resuelto el problema de la alimentacion del pueblo, que este gobierno ha sido incapaz , o peor, no ha querido resolver en los untimos 50 anos.

  • el 5 julio, 2013 a las 12:47 am
    Permalink

    ¿Por qué hace falta definirse como “amigo de la revolución cubana” para opinar sobre transgénicos?

    Debería de bastar con definirse como “amigo de Cuba,” … que no es exactamente lo mismo.

  • el 4 julio, 2013 a las 10:31 pm
    Permalink

    Transgénico =VENENO= esterilizador =esclavo=especulación= dependencia=destrucción ADN=inutilización tierras=supermalezas incontrolables =químicos sin fin=HAMBRE=THE END
    prefiero comer otras cosas o no comer.
    Que CONTRADICCION e IGNORANCIA de un supuesto gobierno CULTO .

  • el 4 julio, 2013 a las 1:32 pm
    Permalink

    No es un problema de ideas, es tan serio que si proliferan los transgenicos en Cuba no tendras ni los frijolitos negros que tanto te gustan, esos que se ablandan con 15 minutos de olla y que vienen con cascaritas… ah! y yo y Dmitri somos gente de a pie

  • el 4 julio, 2013 a las 11:51 am
    Permalink

    Dima, mis saludos para tí. Desafortunadamente no pude encontrar el original de la carta en el link que das en la versión en inglés de tu reporte (supongo que incapacidad de mi parte); por eso solo me quedo con lo de la “discusión pública”, algo que considero necesario y positivo, porque va a promover más conciencia y educación al respecto de este tema. Con relación a los “peligros” (“implanificables y potencialmente peligrosas para la salud humana y el sensible equilibrio ecológico”), reitero que, después de décadas de experimentación, evaluaciones y producción a escala comercial en millones de hectáreas en los 5 continentes, no hay serias evidencias científicas que justifiquen propagar el miedo. Creo que hemos discutido bastante sobre este tópico en Havana Times, y aunque agradezco a los “amigos de Cuba” (¿serán amigos también del jugoso negocio de los alimentos “orgánicos”?) su procupación, una vez más alerto sobre el extremismo anti-capitalista y el daño que de buena (¿o mala?) fe están provocando con relación a las potencialidades beneficiosas de la transgénesis en todos los campos.

  • el 4 julio, 2013 a las 11:46 am
    Permalink

    Es una cobardía, al menos una vil maniobra hipócrita esa de dirigirse a la población, cuando las instituciones gubernamentales son las que hacen y permiten llegar la semilla a los productores agrícolas. El campesino cuántas veces conoce el origen de lo que siembra, hoy día poquísimas veces, salvo en muy pocos países donde se ha procurado desde generaciones atrás guardar un porcentaje de lo que se cosechó para volver a sembrar y no perder lo que ancestralmente se conocía como bueno, sano, resistente, productivo. La gran parte de los gobiernos latinoamericanos pactan y firman acuerdos con las empresas productoras de agroquímicos, mismas que tienen submarcas de semillas transgénicas, la tajada que las entidades gubernamentales llevan por la permisión o distribución de esa clase de productos es altísima. El discurso debe ser claro, directo, franco, ir en contra de los transgénicos, como tantas otras posturas, no permite doble sentido ni el clásico: “te lo digo a ti, juan, para que lo entiendas tú, pedro”.

  • el 4 julio, 2013 a las 11:14 am
    Permalink

    Sería bueno, para que esto prospere, un par de cositas.

    1-Que en esa carta le aclaren “al pueblo”, cuáles son los transgénicos que le están metiendo, quiénes los cultivan o importan, en cuánto se lo venden “al pueblo”, cómo se puede evitar su consumo, qué alternativas más saludables se pueden encontrar en Cuba para que “el pueblo” pueda renunciar al consumo de alimentos transgénicos optando por su alternativa tradicional.
    Y
    2-Dirigirle la carta no “al pueblo”, pues la mayor parte del mismo no ha sembrado en su vida ni un culantro; sino al Gobierno y específicamente a su cabeza el Presidente del Consejo de Estado, General Raúl Modesto Castro Ruz.

  • el 4 julio, 2013 a las 10:57 am
    Permalink

    Estoy de acuerdo con que cada cual promueva sus ideas, pero estoy seguro que nosotros, la gente de a pie se preocupa por cosas mas importantes que si es transgenico o no cuando estan disminuyendo la cantidad de huevos por la bodega y cuando todos necesitan tanto de todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *