¿Conque ahora también bonapartistas? (I)

Dmitri Prieto

Había una vez por allá por el siglo XIX un italiano revoltoso nombrado Orestes Ferrara. Algunos historiadores afirman que en su juventud fue anarquista. En tal caso, es uno de las decenas de socialistas libertarios que vinieron al Caribe a pelear por Cuba Libre cuando en 1895 estalló la guerra independentista.

Al terminar la contienda, Cuba fue ocupada por el ejército norteamericano y gobernada vía órdenes militares. La República nació en 1902 tornada en protectorado de EE.UU. Ferrara, mientras tanto, cambió al parecer su militancia política, convirtiéndose al liberalismo capitalista.

Por haber sido mambí, obtuvo la ciudadanía cubana. Tomó parte en el gobierno del sanguinario dictador Gerardo Machado, y, después de su caída, en la Asamblea Constituyente de 1940.

Liberal en fin, resultó famoso en esa convención por sus ardientes alegatos anticomunistas, no todos ellos ciertamente desatinados en aquel contexto (dijo, por ejemplo, que en la URSS de Stalin había libertad de expresión, pero una sola vez por persona). Parece que conspiró contra Mussolini junto con la mafia italiana de las Américas.

Figura odiosa para muchos, pero afamado profesor, Ferrara habitó un bello palacete justo al lado de la Colina universitaria. Allí por azares de la historia quedó alojado el fruto de los esfuerzos de otro empresario cubano: Julio Lobo. Su tiempo libre, Lobo lo dedicó a su gran pasión: la adoración de la figura de Napoleón Bonaparte. Formó una notable colección de cuadros y otros objetos relacionados con el emperador francés. Debió haberle costado una millonada. Pero Julio Lobo sí que tenía plata. Pero el italiano, además de ideas liberales, tenía plata: fue uno de los capitalistas más exitosos de Cuba.

Después del triunfo insurreccional de 1959, el Gobierno expropió la casa de Ferrara, convirtiéndola en un museo de lo más insólito para un país americano en plena transformación social bajo preceptos marxistas. Nada menos que un Museo Napoleónico en el centro de La Habana.

Hoy me enteré que el Museo –único en América Latina- fue reabierto después de una restauración. Noticia interesante para los amantes de la historia, entre quienes me incluyo. Pero aquí no acaba el cuento.

Resulta que una pariente del mismísimo Napoleón Bonaparte vino a reinaugurar la instalación patrimonial dedicada a su ancestro. ¡La vimos en la tele! Me sorprendió cómo –de una manera insólita para una solemnidad auspiciada por dos Repúblicas (la cubana y la francesa)- nuestro Noticiero Nacional de la TV le dio a la señora el tratamiento nobiliario de “Su Alteza la Princesa de Napoleón.” seguido del nombre de pila y el apellido.

Las repúblicas normalmente no reconocen títulos de nobleza; algunas incluso los llegan a prohibir en sus constituciones.

Para decir verdad, me acabo de enterar de que hay sucesores “en activo” de la dinastía napoleónica. No tenía idea de que los Bonaparte tuviesen todavía gente invocando la ancestralidad imperial originada en aquel humilde artillero corso.

Mi cultura nobiliaria en torno a Francia terminaba con saber que aún existen monárquicos al estilo de Acción Francesa que predican el retorno de los Borbones.

Para mí, los Napoleón eran algo propio del siglo XIX. Como del siglo XIX es OTRO acontecimiento histórico, cuya vigencia, sin embargo, –así creo- debería demandar una conmemoración pública de su aniversario más reciente.

Pero parece que para las altezas imperiales y otras no-tan-imperiales, al igual que lo fue para gente como Julio Lobo u Orestes Ferrara, Napoleón es más importante que ese OTRO suceso.

[Continuará…]

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.



2 comentarios sobre “¿Conque ahora también bonapartistas? (I)

  • Dimitri le diro que en Italia cuando cayo el Fascismo la casa reinante, Savoia, la desterraron, ellos vivieron en exilio hasta hace 3 o 4 anos atras, no podian para nada entrar en Italia, nada mas que el destierro era para los hijos barones, las mujeres de casa Savoia vivian en Italia, bueno le diro que ahora pueden vivir en Italia pero era mejor si se quedaban donde eran, el principe ereditario ( el viejo ) es tremendo, lo cojieron preso por corrupcion y prostitucion, se llevaba a la cama a las muchachas jovencitas en cambio de hacerlas trabajar en TV, Dios salve a los Reyes

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

La bandera cubana, La Habana. Por Colete Flemming (Canadá). Cámera: Nikon D5000

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]