Y no es la crisis de los 40

Dariela Aquique

HAVANA TIMES — Hoy es mi cumpleaños, este en un día en que mayormente nos llenamos de alegría y estamos dispuestos a celebrar un aniversario más. Pero les confieso que sentimientos encontrados entre el contento y la tristeza, calzados de una insuperable nostalgia son los que me invaden.

Y no es la crisis de los 40, y el temor a la cada vez más cercana vejez. Es el inevitable balance de vida que hacemos (a veces hasta inconscientemente). ¿Qué hemos hecho?, ¿Qué nos queda por hacer?

Me olvido de las frases hechas,…que la vida se completa, si hemos sembrado un árbol,  tenido un hijo y escrito un libro…Estoy siendo más pragmática, e imagino a muchos de mis contemporáneos les pasará lo mismo.

Nací en el 70, el año de la zafra de los diez millones, y esa pretensión incumplida ha sido una suerte de sino para los que nacimos a solo 11 años de triunfada la Revolución, en plena agitación y con muchos partidarios aún.

Así que fui una pionera revolucionaria, una joven revolucionaria, que leyó los libros de Marx y Engels, que, estudió ruso, que vio partir las tropas para Angola, que recuerda las imágenes en el noticiero de la Embajada del Perú, el éxodo del Mariel y del juicio de Ochoa.

Que desde aquí supo que se derribó un muro en Berlín y que la Unión Soviética, pasaba algo que se llama glasnost y perestroika. Que fue testigo de fervorosos y extensos discursos del Comandante y después también fue testigo de sus balbuceos inconexos y su triste apariencia de hombre de senil.

Les confieso amigos míos, que no sé sí que me estoy poniendo vieja y esto me vuelve más aprensiva. Pero junto a mis años cumplidos he visto a mi país deteriorarse como un libro viejo.

Echaré aun lado mis frustraciones de ser una profesional con una carrera trunca, de poder hacer catarsis solo escribiendo para un sitio no oficial, de no conocer la nieve, de… Me sobrepondré al gorrión y brindaré con mi pareja, dos vecinos, mi padre enfermo y algún que otro amigo que pase por casa.

No estará mi madre que murió con 54 años, después de haber alfabetizado en las montañas, ser joven rebelde, cederista, federada y haber terminado presa de la decepción. No estará mi hermano que se fue como balsero, ni mi única sobrina, que emigró con su madre, ni un montón de amigos que viven en diferentes latitudes del planeta.

No obstante alzaré mi copa y soplaré velitas, daré gracias a la vida como Violeta Parra, y pediré con fuerzas que la providencia, permita que en mis futuros cumpleaños no estén tan lejos tantos seres queridos. Y mi Cuba me resulte menos triste.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


11 thoughts on “Y no es la crisis de los 40

  • el 24 marzo, 2013 a las 9:50 pm
    Permalink

    Felicidades por tu cumple. pero ni modo te toco a ti ahi y yo aca sin mis padres ya fallecidos alla, solo que ellos no lo pusieron, no alfabetizaron, no federacion, no nada. Es el pago, no eres culpable pero es la vida de las traiciones.Aca hay muchos, muchisimos que lo pusieron, quitaron a cristo de la sala dejaron las iglesias y despues se fueron como ratas, ellos sufren mas al menos estas en cuba y limpia de alma.

  • el 28 septiembre, 2012 a las 11:03 am
    Permalink

    larguese de alla, vayase, nunca es tarde Dariela, en balson, en avion, en lo que sea, no pierda su vida alla, aun es joven. Ver, vivir, experimentar la caida del regimen (cuando??) desde dentro no compensara los años sufridos, pasada la euforia, al año digamos, volvera el recuento y no sera diferente, los amigos lejos, Cuba tal vez ilusionada pero en la durisima lucha por avanzar, y el alamanaque deshojandose.
    un abrazo

  • el 27 septiembre, 2012 a las 1:11 pm
    Permalink

    La pregunta es Dariela, que vas a hacer tu para que tus proximos diez cumpleanos no sean iguales a tus cuarentas??? Que vas a ser tu para que el viejo tuyo, que seguro que te quiere con la vida, no te mire con pena y sienta que su sacrificio solo sirvio para sentenciar a su hija a cumpleanos como ese por los timepos de los tiempos? Esa son las pregunta que nos toca hacernos a nuestra generacion. Quen vamos a hacer por el cambio? Nosotros, los de la llamada generacion perdida ,ya no tenemos mucho tiempo que perder.

  • el 27 septiembre, 2012 a las 11:54 am
    Permalink

    jajajaja Me gustaria ver el cortometraje ese socio.. jejeje Verse reflejado en la pantalla todos los dias no sucede a menudo……….. jejejeje

  • el 27 septiembre, 2012 a las 8:33 am
    Permalink

    FELICIDADES!!!
    No a los cuarenta: los que estamos en los veinte todavía ya nos cuestionamos sobre lo que hemos hecho o no, y sobre todo, lo que podremos hacer. Perdón: hablo de mi círculo de amigos más cercanos, la mayoría de los cuales no tienen relación entre sí, así que soy yo su único punto en común. ¿Cuáles son las perspectiva que tenemos los jóvenes profesionales en nuestro país? ¿Será que podremos realizarnos como profesionales…? A propósito de esto escribí el mes pasado un guión para cortometraje de ficción que pretendo vender al ICRT. En una de las escenas, el protagonista, un arquitecto recién graduado, le dice al amigo:
    “Piensa en las oportunidades que yo tengo aquí para desarrollarme como profesional. Cuándo coño voy a proyectar algo que valga la pena, algo que sea de verdad, un edificio. No los planitos mierderos esos que hacemos pa que el singao que puede pagar tenga una terraza más grande, o una fuente en el patio, o una piscina… No asere, un edificio, con la necesidad que tiene la gente de tener un lugar donde vivir. Y no proyectarlo, porque proyectos tengo pa regalar… Construir… Cuándo voy a ver un edificio mío ahí, delante de mí, en pie… Es más, olvídate del mojón ese… Hace tres años que estoy trabajando. Y qué tengo. Y no te hablo de mi niña, sino de lo que puedo darle a ella. Si casi no puedo alimentarla, no digo yo hacerla crecer en su propia casa. Una casa asere, algo tan elemental, y tan jodidamente imposible de tener. Cuándo coño voy a tener mi casa. Piensa que ahorre mucho tiempo pa comprarme un cuartico, fíjate, no una casa. Cuántos años tengo que estar ahorrando. Porque yo vivo de mi salario, y de ese salario tiene que salir la comida y todo lo que se necesita mínimamente pa vivir. Entonces, de esa caricatura que tú dices, supón que ahorre el 45 por ciento. Tú sabes cuántos años tengo que estar ahorrando pa conseguir el dinero completo pa un cuartico… 27 años… 27 años… Mi edad. O sea, cuando mi bebé tenga mi edad, y yo tenga 54 años, entonces, mi mujer, mi hija y yo, podremos disfrutar de una casa propia… un cuartico. Cuando yo tenga 54 años, y me haya pasado la mitad de mi vida con la soga al cuello, pero con la esperanza de tener algo mío, donde mande yo y haga lo que me de la gana, entonces, cuando mi bebé me mire asere, dime si yo voy a tener cara pa sostenerle la mirada, dime si yo voy a tener fuerza pa ni cojone asere.”

  • el 27 septiembre, 2012 a las 5:58 am
    Permalink

    Tengo un amigo que lo del árbol, el libro y el hijo, él lo solucionó teniendo tres hijos.

    Felicidades…

  • el 26 septiembre, 2012 a las 11:13 pm
    Permalink

    No lamentes y alégrate de no escribir en un sitio oficial, que más desprestigiados no pueden estar. ¡Imagínate escribir en un periódico cuyas páginas son más útiles como papel sanitario o para envolver tripas de pescado que para leer las “noticias” que publican.

  • el 26 septiembre, 2012 a las 9:39 pm
    Permalink

    ¡Bienvenida al club temba, Dariela! Te aseguro que vivirás muchos más si también te guareces de vez en cuando a la sombra del lado positivo de la vida, que siempre lo tiene.

  • el 26 septiembre, 2012 a las 3:11 pm
    Permalink

    Dariela, los 40 sintetizan la maxima energia con la maxima sabiduria, son los mejores años. Te felicito, pero apurate en disfrutarlos que se van muy rapidos, rapidisimos. Y mientras. sigue escribiendo, felicidades

  • el 26 septiembre, 2012 a las 1:57 pm
    Permalink

    Dari, los cuarenta son los nuevos treinta.
    Yo se que es poquito, pero me tienes a mi que no te conozco pero te leo. Y te deseo muchas felicidades.

  • el 26 septiembre, 2012 a las 1:29 pm
    Permalink

    Felicidades Dariela la vida es una sola y pasa rapido asi que animo y festeja tu cumple a la grande un consejo aunque si cumplites 40 empieza a usare las cremas con acido jaluronico para que llegues a los 50 sin una arruga dicen que las arrugas significan la vida que has vivido pero es mejor que las arrugas las tengan los otros

    FELICIDADES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *