Vivir para verlo

Dariela Aquique

Foto: trabajadores.cu
Foto: trabajadores.cu

HAVANA TIMES — Llegó el día en que Cuba y Estados Unidos restablecieron relaciones diplomáticas, pero más allá de los excesos de entusiasmo y aunque todo lo que se ha dicho parezca esperanzador, con respecto a lo quede por hacer del lado acá, me habitan conjeturas.

Ayer fue un día diferente para la historia de Cuba, y por qué no del mundo, sin duda el cambio de las relaciones de Estados Unidos y la Isla harán mudar de aires el mapa geopolítico del continente, y a la larga ha de tener también repercusión en otras latitudes.

Tras 53 años de hostilidades y retórica política, Washington y La Habana han dado un vuelco de 180 grados a sus conexiones políticas y económicas. Y aunque no hay agendas definidas, las medidas anunciadas para la apertura entre ambos países, hace que el embargo quede prácticamente cancelado.

¿Pero la buena voluntad de que esta necesaria reconciliación sea un hecho concreto, será realmente la misma de ambas partes? Como dice Elpidio Valdés: …eso habría que verlo compay…

Quedamos perplejos ante las alocuciones simultáneas de los presidentes Barak Obama y Raúl Castro. Y en consecuencia, reacciones distintas, porque hace más de medio siglo existen dos Cubas con dos visiones y dos sentires muy diferentes. Por eso ver y oír a ambos líderes pronunciando sus discursos sincrónicos provocó tantos sentimientos encontrados.

La extrema derecha de Miami ha de sentirse traicionada por el presidente norteamericano y no quiere nada con el Gobierno de Castro. Sin embargo, es tiempo de despojarse de viejos rencores y adoptar una postura conciliadora y de tolerancia por el bien de los cubanos de a pie y de todos los que aspiramos a hacer una Cuba mejor, desde aquí y no desde el exilio.

Se bien que hay quienes aún sangran por sus heridas, pero lo hecho ayer por Obama, ha sido la mejor muestra de que ostenta un Nobel por la Paz. Ayer el primer presidente negro de Estados Unidos se inscribió junto a Gandhi y a Mandela en la lista de los hombres que en nombre de la paz, pasan por encima de las diferencias. Y la buena voluntad del mandatario se evidenció en su discurso, donde quedó claro que el objetivo es hacer el bien, fundamentalmente, al pueblo cubano, el que, sin duda, ha sido el más dañado en medio de las hostilidades políticas.

Yo que soy de aquí, y que he estado toda mi vida en medio de promesas incumplidas. La primera desconfianza me la despertó los tonos tan diferentes de los discursos de ambos gobernantes. El de Obama sonaba conciliador, explícito e improvisado. Mientras que el de Raúl Castro fue bien escueto y leído como una nota informativa.

Pese a dejar claro las diferencias existentes en materia de democracia y derechos humanos. El Presidente estadounidense habló de medidas para trazar un nuevo rumbo en las relaciones con Cuba, para confraternizar con el pueblo cubano. Agradeció a los dos millones de cubanos y cubanos-americanos que viven en Estados Unidos y tanto han contribuido a su país; y también de los 11 millones de cubanos que comparten una esperanza similar de llevar a Cuba a un futuro más prometedor.

En cambio, en la intervención de Castro, recordó que desde su nombramiento siempre manifestó su interés de restablecer las relaciones bilaterales y sentenció que las negociaciones se han llevado a cabo “sin renunciar a uno solo de los principios de la Revolución”; lo que dado las circunstancias, me parecía descortésmente innecesario acotar.

La Administración norteamericana anunció la apertura de una embajada estadounidense en La Habana y la normalización de las relaciones diplomáticas, además de una serie de medidas para involucrarse más en los nexos económicos de la Isla para promover el mejoramiento de la situación del pueblo cubano.

También se informó que se revisará la designación de Cuba en el listado de países patrocinadores del terrorismo, y que el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental encabezará la delegación que viajará a La Habana en enero del 2015 para la ronda de negociaciones sobre temas de migración. Incluso invitó al presidente Raúl a participar el próximo mes de abril en la Cumbre de Las Américas en Panamá.

Del lado de acá, Raúl subrayó que el embargo aún está por resolver, como si le pareciese poco lo logrado y minimizando el hecho de que aunque oficialmente el embargo no ha sido levantado, porque se necesita la aprobación del Congreso estadounidense, las medidas anunciadas prácticamente implican la eliminación de este.

Ayer Cuba recibió bastante, habiendo dado muy poco. De hecho, el Noticiero Nacional de la Televisión dio total cobertura a la llegada al país de los tres ex-prisioneros y dejó en segundo plano el significado del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

¿Cuál será la postura de Cuba, llegada la hora de hacer cambios en asuntos de política interna? O pensarán que todo cambie, para que todo siga igual. Eso, debo vivir más para verlo.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


15 thoughts on “Vivir para verlo

  • el 21 diciembre, 2014 a las 8:43 pm
    Permalink

    david:

    El presidente de este país que se atreva a golpe de órdenes ejecutivas a violar la Ley del Embargo o cualquier otra, enfrentaría una demanda congresional ante la Corte Suprema que perdería irremediablemente, con el consiguiente costo político que sería quedar como un violador de las leyes y la Constitución de EEUU. Por eso aquí existe y sí funciona la división de poderes. Aquí el presidente tiene que actuar conforme a derecho, y no puede estar, en ningún momento, por encima de la ley.

    Ya alguien lo dijo muy claro. El Congreso aquí no es la colección de focas que llevan al palacio de las convenciones de cuando en cuando para fingir que existe una asamblea nacional. Y aquí las leyes y la constitución se respetan, y para que eso se cumpla existe gente que se toma esa labor muy a pecho..

  • el 21 diciembre, 2014 a las 10:42 am
    Permalink

    Dariela: Creo, desde mi humilde opinion, que la forma que se enfoca estos acuerdos se alejan mucho a lo realmente acontecido, para comenzar, no es esta la primera vez que los gobiernos de Estados Unidos y Cuba celebraban conversaciones, debe recordarse que durante la administracion Carter se llego incluso a abrir la Seccion de Intereses en La Habana y Washington y los viajes a Cuba de la “Comunidad”, dichas conversaciones fracasaron por el envio al Africa de tropas cubanas y el Exodo del Mariel, o sea, abortadas intencionalmente por Cuba. Bajo la administracion Reagan, si Ronald Reagan, se llevaron a cabo conversaciones entre ambos gobiernos representados por Carlos Rafael Rodriguez y Vernon Walter, tambien estas se malograron por decision personal de Fidel Castro; bajo la administracion de Clynton el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate y la Crisis de los Balseros, ambos hechos responsabilidad del gobierno cubano hicieron fracasar nuevamente las conversaciones, quien, durante mas de treinta años de manera sistematica se encargo de sabotear las conversaciones.
    Por que ahora hay un cambio de actitud? analicemos: la situacion de la economia cubana permanence al borde del precipicio, cual de sus aliados puede entregar los recursos que la economia cubana necesita de manera inmediata no para desarrolarse, sino para simplemente mantenerse al nivel de subsistencia? Venezuela, Rusia, China, Brasil? De una u otra forma todos estos paises enfrentan en estos momentos situaciones dificiles con sus economias y con respecto a los dos primeros sin saber cuanto tiempo pueden duran sus dificultades, por tanto La Habana tenia una razones de peso para negociar de manera seria.
    Pero tambien Estados Unidos estaba presionado a negociar; el contratista norteamericano Alan Gross estaba prisionero en Cuba desde hacia mas de cinco años y la presion de la comunidad judia mundial ( muy influyente) presionaba para que la Administracion Obama trajera de vuelta a Gross, asi las cosas era la tormenta perfecta para que ambas partes tuvieran la obligacion de negociar, La Habana obtiene sus espias de vuelta y una serie de compromisos de flexibilixaciones de las restricciones economicas. Estados Unidos tiene de lo que se propuso, el Contratista, aunque para lograrlo tuviere necesidad de hacer amplias concesiones. Ambas partes esperan que las regulaciones sobre el embargo se vayan desvaneciendo sin necesidad de eliminar estas a golpes de las ordenes ejecutivas, pero el cambio de manera inmediata sera la placa de la Seccion de Intereses en La Habana que dira Embajada de los Estados Unidos de America. No lo creen ustedes?

  • el 19 diciembre, 2014 a las 8:27 pm
    Permalink

    De acuerdo. Ya al principio del juego va ganado Obama. Le ha quitado al gobierno cubano cualquier coartada o excusa. Cuba tiene que hacer su movimientos rápido. Ya están Rubio, Balart, Ileana & Co. moviéndose para torpedear el asunto en el Congreso; Enmiendas, vetar al Embajador que propondrá Obama, reducción de presupuestos asignados, etc.

  • el 19 diciembre, 2014 a las 5:36 pm
    Permalink

    “…hace que el embargo quede prácticamente cancelado.” No, el embargo no esta cancelado. Hay que ver que piensa un congreso con mayoria republicana y eso lleva tiempo, y estan la Helms-Burton y la Torricelli, estas no se deshacen de un plumazo, no olvidar que el congreso no es la concentracion de focas amaestradas que va al Palacio de las Convenciones a votarlo todo “por unanimidad”. Wishful thinking Dariela, falta por andar…

  • el 19 diciembre, 2014 a las 11:50 am
    Permalink

    Dariela, no se a que “decepcion de extrema derecha” te refieres. La extrema derecha Dariela, conocía y conoce de donde salió el Hussein de la Casa Blanca, por tanto y por demás, se es conciente de lo que fuera capaz de hacer. Una persona se decepciona cuando espera algo de otra, y cuando no lo cumple es que se les caen lis ánimos, pero con Obama? Por favor.. Que al pajaro, dice el dicho “se le conoce por la cagada ” bastante duró en acercársele mas a un Dictador que como tu bien dices, ha recibido más que lo que ha dado.

  • el 19 diciembre, 2014 a las 11:18 am
    Permalink

    muy de acuerdo contigo, Lapón, muchas veces escuchamos “Va a llover”, y ya nos vemos en medio del aguacero. Los que bien manipulan the mob(la turba), y mas ahora a fin de año, bien que hacen creer que todo ya está hecho, el mismo Obama dijo, en Español, NO ES FACIL; y con todo y eso, el voluntarismo, únido al adoctrinamiento efectivo que durante años hemos sufrido, nos hace actuar como si todo fuese ya un hecho. Veamos cuando el mejor testigo, que es EL TIEMPO, pase, como van a quedar los ENTUSIASTAS…

  • el 19 diciembre, 2014 a las 8:16 am
    Permalink

    Me perdonas Dariela, pero ¿Estás segura de lo que dices?: ..”Llegó el día en que Cuba y Estados Unidos restablecieron relaciones diplomáticas…” ¿Cuándo fue que no me enteré? No han establecido nada. En todo caso han anunciado el acercamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *