Soviets Reminiscencias

Dariela Aquique

Bicer Kirov 1979

Encontré en la disquera de una amiga un CD de Bиcep Kиpov (Bicer Kirov) y aquello provocó en los presentes, (los que además somos todos contemporáneos), una explosión de risas y una buena parte de la noche fue destinada al ya habitual texto de los cubanos: te acuerdas…

Enorme cantidad de ejemplos vino a nuestras memorias de adolescencia, de por allá, en los años donde se hizo más fuerte el tutelaje de los países de Europa del este y especialmente el ruso en el país.

Me explico un poco más, este Kirov era un cantante búlgaro de pop, impuesto de moda por los finales del 70 y principio de los 80, había que oírlo en la radio, verle en la televisión, ¿se imaginan como suena el pop búlgaro?

A partir del chiste sobre el artista, todos y cada uno de nosotros aportó sus muestras de mal reminiscencia.  Su más difundida canción era en español y tenía un estribillo, que decía nada menos y nada más que: “Cuba, Bulgaria; una rosa y un machete.  Cuba, Bulgaria; significa Amistad…”

Dejo a consideración de ustedes el lirismo y la belleza de la metáfora usada en esta letra.

Otros muy transmitidos eran la también búlgara, cantante lírica Венчи Сиромахова (Venchy Siromajova), que se radicó en Cuba en el reparto Alamar y el checo Kaлер Goтт (Karel Gott), del que recuerdo su cara sonriente en las portadas de los discos de vinil exhibidos en casi todas las vidrieras de tiendas y librerías, y de los que la gente pasaba indiferente.

Los estanquillos y correos abarrotados de revistas rusas, servían de material para forrar las libretas y libros escolares de los estudiantes.  El rostro de Yuri Gagarin o de cualquier figura importante de la cultura o la política de estos países viajaba en las mochilas de los pioneros o en las carteras de los adultos que hacían de noche la FOC (Facultad Obrero Campesina), el equivalente del Bachiller.

Mi padre tenía una colección completa de la edición en español de la Sputnik (una revista publicada por la Agencia de Prensa Novosti de la Unión Soviética durante gran parte de la guerra fría y posteriormente), la que no era más que una mala copia de las Reader’s Digest (revista norteamericana de bolsillo muy afamadas por los años 50).

Las mujeres copiaban los modelos de la ropa usados por las europeas socialistas y, lo peor, eran confeccionados con tejidos traídos desde allá, nada propicios para el clima tórrido de la isla caribeña.

El transporte nacional  se dividió en dos grupos: las antañas marcas norteamericanas Ford, Chevrolet, Buick, entre otras, y los Lada, Niva, Aleko, Moskvich o Volga soviéticos.  Ambos grupos todavía, con inimaginables innovaciones, sustentan la transportación urbana en el país.

Todos los efectos electrodomésticos expedidos venían de manos de los amigos que con su “ayuda humanitaria y desinteresada” salvaban la economía nacional del bloqueo yanqui.  Creo que no hubo casa que no tuviera de adorno un juego de Matriushkas (muñecas del folclor ruso) o un osito Micha (logo de las Olimpiadas de Moscú 80).

Cualquiera que tenga más de 35 años, usó un reloj Poljot, Vostok o Raketa.  Le tocó estudiar idioma ruso en el colegio o escuchó los cursos por radio o TV.

No puede decirse que se consumía absolutamente el producto artístico soviético, húngaro, checo o polaco, también entraba música en inglés, español o francés, la que paradójicamente era traída por los cubanos que estudiaban en las becas otorgadas por estos países.  O sea, que nosotros absorbíamos la cultura de ellos y ellos, las de los países capitalistas.

Fuimos una suerte de colonia este-europea.  Los nombres de mi generación fueron mayormente Alexei, Mijail, Vladimir, Natacha, Nadia, Lisanka, Sergei y Aliosha.  Las mascotas se nombraron Laika o Kastankas.

Después de la caída del muro de Berlín, hubo una etapa donde se renegó de todo lo que tenía que ver con los otrora amigos-protectores.  No obstante, se rememoraron siempre las aburridas series que ilustraban la Gran Guerra Patria o los densos dramas rusos de la Sovietfilm.

Pero todo aquello marcó una etapa en nuestras vidas y se sentirá siempre un poco de añoranza por los muñequitos rusos.  Reiremos con nostalgia si volvemos a ver a Basilia la Sabia o al Cocodrilo Guena y a su inquieto amigo Cheburashka (Чебурашка).

 

 

 

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


5 thoughts on “Soviets Reminiscencias

  • el 17 septiembre, 2011 a las 9:53 pm
    Permalink

    pues habia una revistica, con el menos llamativo de los formatos, todo en blanco y negro, en la que se publicaban los mas interesantes analisis de la realidad sovietica de aquellos tiempos, me refiero antes del “desmerengamiento”,era Tiempos Nuevos.

  • el 29 agosto, 2011 a las 10:46 am
    Permalink

    Hola Dariela…lo que dices es verdad ..pero yo oia..grupos de Rock alemanes (RDA),como Karat Phudys,habia otro que no me acuerdo el nombre de Hungria,pero lo mas interesante..tambien esta ..el oir una cancion ,en un idioma “diferente” al ingles o el Español,te suena como “raro” concibes oir una cancion romantica en aleman?..todo esta en que la oigas repetidas veces,hay un cantante y compositor aleman,se llama Ebert Grönemayer..pero la melodia,y sus letras,son muy hermosas..muy actual esta Peter Fox,Berlines…tambien en aleman sus canciones..su primer CD se titula “affen stadt” (lacuidad de los monos)creo que sintetiza lo que se hace a diario en Berlin y que hacen los monos siempre lo mismo..en si quisieron !imponrnos! esa cultura,pero la nuestra es mas fuerte..Cuba ,es una fuente musical,de ritmos,bailes,por eso le llaman La isla musical del caribe..te inmaginas un Rock en idioma vietnamita?,pues la he escuchado en los centros comerciales que ellos administran..y tu los ve tarareando,como si fuera Yo haciendo lo mismo con una cancion de Van Van,,invito a oir a Grönemayer, en You Tube ,tambien Karat y Pudhys..saludos…

    Ahh! pueden ver a Peter Fox tambien You tube y su cancion “haus am see”…(la casa en el lago)

  • el 28 agosto, 2011 a las 9:36 am
    Permalink

    Dariela te cuento que cuando ero una nina tenia una perrita de nombre Laika y mi hna que estudio la universidad en Rusia cada vez que venia de visita le traia a mi abuela las Matrioskas y mi abuela tiene toda una mesa llena de Matrioskas de todos los colores y todos los tamanos, lo unico que no hice fue estudiar el Ruso que ahora me arrepiento de no haberlo hecho p’q la Italia en verano es llena de rusos pero hay que decir que hablan un Ingles que les traquetea y este ano los correos italianos por el aniversario del 1er hombre en el espacio hicieron sellos con la imagen de Yuri Gagarin, que te parece

  • el 28 agosto, 2011 a las 9:08 am
    Permalink

    querida: te cuento que me metí inmediatamente a youtube para ver quién era Biser Kirov y no pude menos que desternillarme de la risa. A mi no me tocó, por suerte, aunque sí hube de espantarme muchísimo muñequito del campo socialista. Me ha dado mucha risa esta entrada Dariela. Así somos, y con el paso del tiempo, uno muere de risa recordando. Un abrazo de Santiago a Santiago

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *