Somos más que números

Dariela Aquique

Foto: Caridad

HAVANA TIMES, 20 ene — Cierto señor que comentó una de mis entradas recientes, me exhortaba a revisar algunas estadísticas para que me diera cuenta de los niveles de pobreza del Tercer Mundo comparados con las cifras tan bajas que presenta Cuba. Hablaba él, grosso modo, de cuanto bueno ha alcanzado nuestro proyecto social.

Yo, por supuesto le respondí, que me había licenciado en Historia y que le garantizaba que el término estadística ya fueran las de aquí o las de allá, no siempre eran confiables.

De hecho, dicha ciencia se define en un conjunto de datos numéricos, obtenidos a partir de deducciones basadas en el cálculo de probabilidades sobre hechos o manifestaciones sociales, científicas o de cualquier índole, o sea para nada es absoluta, es siempre aproximada, y por eso quienes las llevan pueden amplificarlas o no.

Las estadísticas sociales dadas en nuestro país, muestran muy  bajas tasas la indigencia (o ninguna), esto último no puedo asegurarlo, porque repito no soy movida a consultar inventarios estatales.

Este señor vive en Estados Unidos y conoce una Cuba dada por cifras y diagramas. Yo conozco la Cuba en la vivo y en que veo cómo se elevan los índices de mendicidad en las calles (y por favor de antemano, le pido a quien intente hacerlo, no mencionar como era Cuba antes de 59).

Es deprimente la cantidad de personas pidiendo limosnas en cualquier sitio, asediando a los turistas, invadiendo a cualquiera con la mano extendida y el clásico texto de: una ayudita por favor o me puede ayudar para unas medicinas o me da algo para comer…

No le gustaría además a este estadísto-filo, enterarse como se construyen acá determinadas esta-dictadas. Por ejemplo una persona muy cercana hace unos años le tocó hacer un censo de población y vivienda programado para dar las estadísticas a las Naciones Unidas.

Había que llenar planillas tipo tabloides en las que se registrarían muchos datos tales como los de la ocupación, empresa y organismo al que pertenecía cada individuo. Eran estos de los imprescindibles datos a reflejar.

En un área bien reducida, una cuadra, se encontró que tenía a tres personas que uno era trabajador civil de las FAR, otro un oficial de las FAR y un policía. Cuando empezó a llenar los formularios al anotar en el espacio de organismo MINFAR, coincidentemente todos le dijeron que no; que no era eso lo que debía poner, sino toda una nomenclatura muy técnicistas, que finalmente los registraba como trabajadores del Poder Popular y nunca que laboraban en o eran afiliados al sector militar.

No es necesario aclarar que son alarmantes las cifras de personas que trabajan o pertenecen al ejército, la policía o el Ministerio del Interior, las que comparadas con el tamaño del país y con su población son excesivas.

Entonces cuando alguien me cuenta como se crean las nóminas sociales, cuando veo a personas durmiendo en los parques o pidiendo limosnas, constato que existen dos Cuba, la de los números y las noticias y la real, la que duele.

Para nada niego los altos índices en temas de salud y educación que hemos alcanzado siendo tercermundistas. Pero tampoco debemos de negar lo que no se ha alcanzado o lo que se ha perdido. Somos más que números.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

14 thoughts on “Somos más que números

  • Hola Ernesto,hoy tengo mas tiempo,el socialismo es una “via”y anque no lo crea,lo “invento” el capitalismo,lo que le llaman “bienestar social”,en los anos 60 “se inventaron la teoria de la convergencia”digo filosofos marxistas….”segun lo mejor del capitalismo y lo mejor del socialismo” China en 1978,emprendio ese “camino”…hoy te pregunta…quien es China?en Europa hay muchos mendigos,es la verdad…pero tambien es porque quieren…!!

  • Estaba leyendo de nuevo ” que es lo subjetivo”??me encanta tu sonrisa!!…sera lo “subjetivo”…cuidate mucho!!

  • Buen comentario,Ernesto!,pero es asi,En Berlin ,haz muchos que piden lismosnas—–pero en fin…saludos..

  • He estado pensando,si haria un comentario a tu escrito,un saludo ya sabes de Berlin,me gusta leerte,cuando te leo,tengo que ver tu foto,en tu perfil,me encanta tu sonrisa,es como un mundo sin “comparaciones”,porque el mundo es eso “de comparaciones”,incluso en lo “personal”,has amado?,creo que si!,he tenido la “oportunidad” de viajar por Latinoamerica,…conoci a un aleman,estaba “casado” con una colombiana,lo mismo hice yo,hemos viajado,a A.Latina,se “separo”.,hoy esta con una cubana,de Gtmo,creo que como “luna de miel” viajaron a Cuba,pero en un encuentro,me dijo “Cuba es mas pobre que colombia”..

    Solo le pregunte “en que parametros te basas”?…solo estadisticas!!?,pero amiga.pero vi,a una familia entera viviendo debajo de un puente,ninos en la calle,o que me dices de las “ciudades” que tiene los ninos en Medellin,en las alcantarillas,tambien a este amigo,le pregunte,si podia “sentarse” en un parque, en Bogota,o Lima,u otra capital de centroamerica..? te sientas,en el Parque Cespedes,en nuestra ciudad,que pasa?..creo que nada,!Bogota es una ciudad hermosa,despues de las 12 de la noche,se vuelve vacia”…no ves a nadie en la calle,

    Y que de mi hijo Marlon,nacio en Bogota,y que para que no muriera,la madre,y el bebe,tuve que pagar,fue como un “schock”,solo “compare”y te digo,con sinceridad,le dije a la madre,en Cuba no hubiese pasado esto!,pero no era solo….bueno….creo que la vida es solo eso “comparaciones”..lastima.lo de fin de ano!!,es solo eso..una vivencia mas!! un beso!!

    Por ultimo amiga,en la “rica” alemania encuentras,gente que piden “lismosna”,los encuentras en el Metro,en la calle…no te asombre ,hay gente que duermen en parques…no te “asombres” otro beso!!

  • Señor Josué, no ponga palabras en mí, nunca he calificado al proceso revolucionario un fracaso total, sino revise todo mi blog .Lo que sí he dicho y mantengo es que ha estado equivocado, tanto que aún no se da cuenta que debe ya cambiar. Vuelvo a la pregunta, ¿por qué si le parece a usted tan acertado, se ha ido y justamente a la esquina contraria?.

    Gracias por su interés de hacerme llegar el material del que me habla, pero ya le dije antes, no soy dada a las estadísticas, son muy subjetivas, intangibles

  • Dariela, soy un joven cubano, residente en la isla y parte de su realidad, buena o mala. Soy, como se dice, “un cubano de a pie” Leo su trabajo y los comentarios que lo acompañan y reconozco que tienes parte de la razón, pero estas dejando de ver muchas cosas: sin querer o a propósito.
    Es cierto que en Cuba hay mendigos y los ha habido siempre pero, pregunto, ¿no es esta una realidad común a todo el tercer mundo? De hecho, para acabar con esa realidad se hizo la revolución cubana y esa misma meta ha sido parte de casi todos los proyectos sociales a nivel global.
    Me asombra como muchos hablan de los mendigos como si fueran un fallo del sistema cubano y, sin embargo, en los países capitalistas también hay mendigos y a nadie le parece esto un fallo del sistema, más bien lo atribuyen al gobierno de turno. ¿Hay miseria en Guatemala? Debe ser el gobierno, porque, ¿quién va a culpar a un sistema social tan benevolente que permite a los ricos ser más ricos y se disgusta seriamente cuando los pobres protestan?
    Claro que en Cuba se han cometido errores, muchos y muy serios. Errores que han atentado incluso contra los principios que deben regir cualquier estado que se declare por la vía del socialismo, errores que han causado dolor y distanciamiento. Ahora mismo es muy fácil hacer leña de todo esto y meter los dedos o los puños en las heridas por las que el proyecto social, desgraciadamente, se desangra. Sin embargo criticar es muy fácil, y criticar sin hacer el menor esfuerzo por comprender es más fácil aún.
    Creo, profundamente, en el hecho de que esta Cuba, a pesar de los muchos errores y deformaciones que acusa es mejor que la que nos tocaría si desapareciera la revolución cubana, miren, sino, lo que ocurrió en los países del ex-bloque socialista. Un solo dato: en Rusia, de 1991 a 1993, la población decreció en número de un millón al año, por hambre, frío y violencia. Es la mayor depauperación en masa en la historia de la humanidad (Hay más información al respecto en el libro de Dacal Díaz y Brown Infante “Rusia: del socialismo real al capitalismo real”) Y recordemos que Cuba no cuenta con la mitad de las materias primas ni infraestructura industrial que ha permitido a estos países una cierta recuperación.
    Lo que digo, en esencia, es que los mendigos son una realidad lamentable, una realidad que debemos cambiar por todos los medios. Pero no culpemos a un sistema que, aunque no ha podido, ha intentado cambiarlo. Cuba es un país que emprendió la vía del socialismo, pero nunca eliminó del todo los males inherentes al capitalismo, males que permanecieron latentes hasta que la coyuntura de crisis de los noventa los trajo a flote y el mal manejo económico nacional los agravó en la década y algo que va de siglo XXI. Para eliminar los mendigos hay que eliminar las condiciones que los engendran y, creo que esas, no las inventó Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *