Secuelas de la versión a un cuento para niños

Dariela Aquique

Peter Pan

Desde chica, escuchaba en aisladas ocasiones y con un fondo bastante abatido hablar de una tía, la que por alguna extraña razón que yo no alcanzaba a entender vivía fuera de Cuba.

Fui creciendo y aquella hermana de mi padre casi innombrable, sería un enigma que no logré definir hasta mucho después.  Mi abuela, que nunca hablaba de esto, como una trampa del destino en sus últimos días, víctima de la demencia senil, siempre que iba a visitarla me llamaba por el nombre de aquella hija: Mirthica.

De los clásicos de la Literatura infantil siempre sentí predilección por Peter Pan.  La historia de un niño que no quería crecer y que vivía junto a un grupo de otros pequeños llamados Niños Perdidos, en el país de Nunca Jamás, una isla donde conviven con hadas, sirenas y piratas y acontecen numerosas aventuras fantásticas durante toda la eternidad.

La historia de Peter Pan y su perpetuo legado, creó muchas versiones, pero seguramente, la más infausta de todas fue la Operación Peter Pan (o Pedro Pan), maniobra coordinada entre el Gobierno Federal de los Estados Unidos, la Iglesia Católica y los cubanos del exilio, por la cual más de 14,000 niños fueron sacados de Cuba rumbo Estados Unidos, entre 1960 y 1962.

Versión:

Una propaganda radial alertó sobre el peligro de que el nuevo gobierno en la isla tuviera una agenda política en cuyos planes figuraba el separar a los hijos de sus padres.  La emisión advertía sobre el asunto diciendo: “¡Madres cubanas, no dejen que les quiten a sus hijos! ¡El Gobierno Revolucionario se los quitará a ustedes cuando cumplan cinco años y los retendrá hasta que tengan 18!”

Así la operación fue diseñada para transportar a los niños de padres cubanos opuestos al gobierno comunista,  se extendió luego para incluir a los hijos de padres que se encontraban preocupados con la posibilidad de que los niños fueran embarcados a campamentos juveniles en la Unión Soviética con fines de adoctrinamiento.

Se coordinó la tramitación de visas para los niños.  Vuelos de Pan Am los llevaron a Miami, Florida, que sería el símil de “La tierra de Nunca Jamás” (Never-Never Land) y por ello los infantes fueron conocidos como los “Peter Pans.” El plan original de la operación contaba con que los niños se reunificaran con sus padres al cabo de pocos meses.

Pero en 1961, los Estados Unidos cerraron su embajada en Cuba como parte de los planes para la Invasión de Bahía de Cochinos.  En respuesta a la invasión, Cuba llegó a un acuerdo con el mandatario soviético Nikita Jrushchov para trasladar armas nucleares a la isla.  Lo que se conoce como la Crisis de los Misiles (o crisis de octubre) en el 62.  Durante la crisis, el Gobierno estadounidense canceló los vuelos entre los dos países; lo que tuvo un efecto dramático, dejando a ochocientos chiquillos a la espera de sus padres en Miami.

Cuando fue obvio que los papás no llegarían rápido a los Estados Unidos, grupos católicos recogieron a los niños de Miami y los ubicaron en diferentes orfanatos, o con diversas familias por todo el país, para que fueran adoptados.

Después del cese de los vuelos comerciales entre Cuba y EE.UU.  se delinearon otras rutas alternativas para el éxodo de los niños y más tarde, para los propios padres, con miras a una eventual reunificación.

Los padres viajarían a un tercer país, (por lo general México o España) desde Cuba y tendrían que esperar en el limbo para obtener visados que les permitieran viajar más tarde a los Estados Unidos.

El Reino Unido permitió que niños cubanos viajaran a Jamaica con visas emitidas por la embajada de Gran Bretaña, para luego viajar directamente a Estados Unidos desde allí.  Si bien la Operación Pedro Pan era un programa clandestino, el gobierno cubano lo descubrió, pero dejó que el programa siguiera su curso.*

Un cuento para niños:

A lo largo de la historia se presentan numerosas y diversas anécdotas fabulosas.  Donde Peter y sus amigos confrontaran a sus enemigos y saldrán victoriosos siempre ayudados por los buenos como el hada Campanita.

Los personajes quieren permanecer como un niño para siempre para evitar las responsabilidades de la madurez y vivir en un mundo de ensueños.  Peter invita a la niña Wendy al País de Nunca Jamás para que sea la madre de su pandilla “los niños perdidos” y vivir juntos mágicas aventuras.

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Al final, Wendy decide que su verdadero espacio para vivir se encuentra en su hogar al lado de sus padres y por ello lleva a sus hermanos de regreso al mundo real, mientras que Peter Pan se queda en Nunca Jamás, prometiendo a su compañera de juegos volver repetidamente a visitarla.

Secuelas:

Niños que no entendían cómo ni porqué, estarían repentinamente solos en un país extraño.  Esperando el arribo de sus padres, muchos de los cuales no llegaron nunca.  Lágrimas y lamentos fueron el preludio de una nueva vida que empezaba y que ellos no alcanzaban comprender.

Los “niños perdidos.” no precisamente en “la tierra.” sino en “el Nunca Jamás” (y no es un juego de palabras), porque muchos no volverían nunca a la tierra de la que son hijos.  No fueron precisamente imaginadas aventuras las que les tocó vivir aquellos primeros duros años.

Las hadas fueron las Iglesias que le dieron refugio, los sitios encantados orfanatos.  Aquellos fueron Peters Panes sin Wendy.

Actualmente muchos de estos niños, hoy hombres y mujeres mayores, nunca más volvieron a la isla.  Victimas del resentimiento y presas de la indulgencia en muchos casos, aquellos niños perdidos en la Tierra Prometida, crecieron, hicieron sus familias y su vida, muy distante quizás de las que les habría tocado acá al otro lado del cuento.

El hecho es que se posó el silencio y el dolor una vez más a causa de una atroz guerra de poderes.  Nuevamente lo hecho de un lado y de otro para probar fuerza, dejo secuelas imborrables, separó familias.

Por esa versión del cuento, vive en lugar de Estados Unidos, una tía de la que he sabido nunca, a la que mis abuelos no pudieron alcanzar y de los que ella se negó a saber nunca jamás. De ella para nosotros solo quedó el nombre y la secuela de la versión del cuento para niños.

—–

*Tomado y transcrito indistintamente de: Operation Pedro Pan – Official Site, “Pedro, May 3, 2000 NPR’s All Things Considered., Cuban kids in exile: Pawns of Cold War politics, August 24, 2003 Chicago Sun-Times, No Castro: Operation Peter Pan

 

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

One thought on “Secuelas de la versión a un cuento para niños

  • Yo creo que eso no fue producto de una guerra de poderes… pero si lo veo clarito clarito… La gran mayoria de la culpa radico en un gobierno norteamericano que nunca ha tenido escrupulos,en los ejes ecleasiasticos que conspiraron con un gobierno que queria separar padres de hijos, de unos padres que se dejaron manipular, etc..la lista es interminable… Si te situas en el contexto historico del momento que recomiendas al gobierno cubano que hubiera hecho cuando se le acusaba de que iba a quitar la patria potestad de los padres ,de que enviaria niños a campos de la union sovietica y que les lavaria el cerebro, pues lo mismo que se hizo en aquel momento decir la verdad pero dejar que los padres de los niños escogieran el destino que creian justo para sus hijos. Claro, que no siempre los padres por ser padres tienen la razon. Habria que preguntarse que hubiera sucedido si Cuba se hubiera negado a dejar salir los niños, te lo has preguntado… te imaginas la repercusion que tendria en aquel momento a nivel internacional… ademas de los etc que todos nos imaginamos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *