Regalos de navidad

Dariela Aquique

Foto: Irina Echarry

HAVANA TIMES, 25 dic — Desde tiempos inmemoriales los humanos claman por salud, prosperidad, y buenaventura y ciertas fechas o etapas son de celebración o de rendir  pleitesías y agradecimiento a los seres supremos. Se han inventado los mitos y personajes, que solo han cambiado de nombre, imagen o leyenda según el territorio o la época.

La Navidad es una de esas tantas celebraciones. Es la fiesta conmemorativa del nacimiento de Jesucristo por la religión católica y junto con la Pascua y Pentecostés, es una de las fiestas más
importantes del cristianismo; el día en que se celebra es el 25 de diciembre, día de navidad que significa venida o nacimiento.

Un personaje legendario inspirado en un obispo cristiano de origen griego llamado Nicolás, que vivió en el siglo IV en Anatolia (la actual Turquía), era una de las personas más veneradas por los cristianos de la Edad Media. Este personaje legendario que según la cultura occidental trae regalos a los niños por Navidad, se le conoce en el mundo hispano con varios nombres: Papá Noel, Viejito Pascuero, Colacho, José Andrés,  Ramón, San Nicolás o Santa Claus en su versión más norteamericanisada.

Lo curioso es que acá en mi tierra la fábula ya trasgredió su versión original del viejito que trae regalos a los niños y cualquier noticia, obsequio o cosa buena que le pase a una persona por esta fecha, se calzará con el texto de: … estos es un regalo o una sorpresa de navidad o…me lo trajo Santa Claus.

Llama mi atención que en estos días de ambiente navideño una serie de buenas noticias y propuestas de cambio envuelven la vida de los cubanos. El Estado se torna Papá Noel (porque creo que Santa Claus sería para ellos diversionismo ideológico) y trae regalos al pueblo.

Se anuncia en la víspera de Navidad que el Consejo de Estado de la República de Cuba, en cumplimiento de la política establecida y ante las numerosas solicitudes de familiares y diversas instituciones religiosas, en un gesto humanitario y soberano, acordó indultar más de 2900 sancionados.

Se notifica la reducción de impuesto para los cuentapropistas de bajos ingresos.

Se comunica la entrada en vigor de la oferta de créditos monetario a la población por parte de las sucursales de los Bancos Populares de Ahorro.

Y aunque no es noticia confirmada aún, la gente salta de alegría ante el comentario de que va a desaparecer el absurdo tramite de cartas de invitación y cartas blancas para la salida del país de cualquier nacional.

Todo esto trae de fiesta a las gentes. Pero el Papá Noel o Santa Claus después de Navidad desaparece y las personas salen de su mundo fantástico para volver al cotidianidad. La esencia no cambia, la raíz del problema sigue igual, junto a la nota informativa que parecía un regalo de Navidad traído por Papá Noel, había otra que decía:

En el discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el VIII Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 23 de diciembre del 2011, “Año 53 de la Revolución”, dijo: No descuidaremos, ni un instante, la unidad de la mayoría de los cubanos en torno al Partido y la Revolución.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


9 thoughts on “Regalos de navidad

  • el 3 enero, 2012 a las 1:24 am
    Permalink

    Sr.OTRODIFERENTE
    Gracias por compartir su historia es en realidad muy conmovedora como la de tantos niños cubanos, creame que lo siento muchísimo. Yo también fui niña en Cuba y puse si mal no recuerdo yerba y agua para los camellos, ellos si me trajeron algo;pero tampoco recuerdo que pedí realmente…El próximo año y DIA DE REYES escuché a mis padres entre susurros que había que sacar un turno por teléfono en la tienda para poder comprar los juguetes(regalos de los REYES MAGOS) de golpe entendí que la magia se había disuelto y creame fué tan triste que jamás lo olvidé. Años más tarde y fuera de Cuba mi hija me dió la oportunidad de poder vivir junto a ella la magia de la Navidad,han sido momentos inolvidables en nuestras vidas no solo de festejar en familia sino también mi esposo y yo recoger las galletas y la leche que ella le dejó a Santa en la chimenea a modo de ofrenda por sus regalos. Regalos que compramos un tiempo antes y esperamos a que este dormida para en un despliegue de papeles y cintas queden listos para ser abiertos en Navidad con la fantasía e ingenuidad que creo yo nunca se le debe arracar a un niño, siempre y cuando sea tradición familiar y sea compatible con la religión que profesamos.
    Además soy maestra de Pre-Kinder y también vivo con mis estudiantes la magia eterna y maravillosa de la Navidad, entre villancicos, alegría y adornos navideños viajamos al Polo Norte donde sus sueños son mis sueños, y jamás permitir que mi frustación por aquella Navidad que nunca conocí le borre sus ilusiones y les destruya sus fantasías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *