Prefiero la argucia de Pérez Betancourt

Dariela Aquique          

IndigenesHAVANA TIMES — No fue casual que la propuesta cinematográfica, hace unos días, del espacio de la televisión cubana La 7ma puerta, fuera Indigènes (título original) o Días de gloria, nombre con el que se comercializó el filme de Rachid Bouchareb, realizado en 1996.

Este se desarrolla en la Segunda Guerra Mundial, cuando el ejército francés alistó a un considerable número de soldados provenientes de Argelia, Túnez y Mali, sus colonias en África, para servir a la bandera francesa combatiendo al nazifascismo alemán.

Es la historia de una unidad de combate, en la que el protagonismo lo tienen cinco hombres, un sargento francés, un cabo y tres soldados árabes. Solo uno de ellos sobrevive a la hazaña por la defensa de la región de Alsacia, y sesenta años después regresa al lugar de los hechos, viejo y evidentemente empobrecido.

Según el comentarista del programa, el largometraje tuvo muy buena acogida de público. Su estreno coincidió con la administración de Jacques Chirac, quien pregonaba una política indulgente para con las excolonias francesas. Y prometió que serían devueltas las pensiones a los veteranos de guerras argelinos, que habían sido suspendidas tras la independencia de Argelia en 1962. Algo que dicho sea de paso, no ha sucedido aún.

La cinta es prudente y no pretende para nada ser panfletaria. Sin embargo, con una fina sutileza, sus imágenes solas dicen más que las palabras. Al final, una toma panorámica que va ampliando el lente y mostrando un cementerio, donde, sin duda, las tumbas musulmanas son muchas más que las cristianas.

Pérez Betancourt dijo que esta película después de su lanzamiento no se vio más, y no habló de los porqués, tampoco hizo ninguna alusión a los sucesos que vive hoy Francia, ni falta que hizo. La muestra fue, quizás, una forma de recordar que las potencias europeas mucho le deben a sus otrora colonias, o sea, al mundo musulmán.

A muy pocos días del ataque terrorista por extremistas musulmanes a la revista Charlie Hebdo, y por sentimiento anti-islamista que manifiestan algunos sectores de la población francesa, europea y occidental en sentido general. Creo que el comentarista escogió este filme de buena fe.

La Mesa Redonda, por el contrario, manejó el asunto desde la perspectiva de la corresponsabilidad de estos actos que tienen los gobiernos de estos países occidentales. Porque tanta hostilidad al credo y a la cultura islamista, así como la campaña de descrédito y burla, provocan estas reacciones extremas, que en definitiva (y según lo panelistas), son después usados como pretexto para invasiones y ocupaciones militares.

Y aunque no dejan de tener razón, el enfoque fue un tanto tendencioso. También plantearon que libertad de expresión, no da derecho a la afrenta de ninguna creencia. Con esto estoy de acuerdo, como también expresara el papa Francisco.

Pero los que ven la Mesa Redonda dicen que el humorismo grafico de Charlie Hebdo, fomentó el anti-islamismo. Y que no debe usarse el periodismo satírico con estos fines. Yo me pregunto, ¿qué hizo siempre el semanario humorístico cubano Palante, sino usar la burla para promover un sentimiento anti-yanqui?

Para abordar el tema prefiero la argucia de Pérez Betancourt y una buena película, no los enfoques parcializados de Arleen Rodríguez Derivet [Mesa Redonda] y sus invitados. Podemos seguir hablando del tema luego….

 

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


19 thoughts on “Prefiero la argucia de Pérez Betancourt

  • el 23 enero, 2015 a las 3:44 pm
    Permalink

    ….y nadie comenta sobre el arresto por “incitar al terrorismo” de un joven frances que hizo una version de una portada de charlie hebdo y que ahora si fue considerada ofensiva????…..falsa que es la famosa “libertad de expresion”….

  • el 23 enero, 2015 a las 10:35 am
    Permalink

    Cualquier restricción a la libertad de expresión más allá de la incitación a la violencia, es entrar en una pendiente resbaladiza donde al final nadie puede opinar de nada, pues siempre habrá alguien que lo considere ofensivo, o peor aún, donde solo se puede opinar lo que quienquiera que esté en el poder considere que es correcto ( Como en Cuba y Corea del Norte).

    La política de “no provocar”y “evitar ofender” a los islamistas extremistas está condenada al fracaso, porque los extremistas siempre tendrán algo que los ofenda, pues para ellos todo lo que no sea la mas estricta Sharia, es ofensivo. Hoy en dia en París, hay barrios donde las mujeres que no llevan el atuendo islámico son rutinariamente insultadas y manoseadas, pues según el islam, son mujeres sin virtud. Evidentemente, las mujeres tratan de no ir por esos barrios, pero, ¿Debemos decirles a las mujeres que se pongan todas una burka, para no ofender a esos tipos? Pues ellos se mueven por toda Francia y lo mismo de ofensivo es en sus barrios como fuera de ellos. Lo que ellos saben muy bien que en esas areas, donde a veces ni la policia quiere entrar, ellos tienen el poder, y no hacen lo mismo en la Torre Eiffel, porque allí la policia si los escacha. Ahora bien, si se ced en eso, habrá que ceder en otras cosas, hasta que no quede ni un resto de la civilizacion ocidental.

    No se cede ante el terrorismo y el chantaje.

  • el 23 enero, 2015 a las 9:32 am
    Permalink

    Yo estaba en Cuba y era dolor y espanto lo que sentimos los cubanos, en ese momento aciago,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *