¿Por qué nos molesta la fumigación?

Dariela Aquique

Fumigador. Foto: Caridad

HAVANA TIMES, 26 mar — La campaña contra el mosquito Aedes Aegypti, la prioridad del sector de Higiene y Epidemiologia, que es una dependencia del Ministerio de Salud Pública. Numerosas brigadas agrupan a los trabajadores de la campaña de vectores o como vulgarmente la gente les llama: los mosquitos.

Estas personas chequean diariamente las viviendas, revisando los depósitos de H2O, para ver si están libres de larvas, echando abate en los tanques, incluso entrando a espacios de las casas tan privados como las habitaciones a ver si hay vasos o copas con agua (una costumbre de los rituales folcloristas).

Pero los brigadistas hacen otro trabajo y es quizás el menos bien recibido para algunos, la fumigación.

Vayamos por partes, para no suscitar malas interpretaciones. Es bien sabido que el Estado destina muchos recursos a la campaña, lo que va desde spots televisivos y radiales, posters, insumos y equipos de fumigación, insecticidas, uniformes y accesorios para los trabajadores, etc.

Es agradecible esta labor de prevención de enfermedades, especialmente de algunas tan letales como el dengue o la leptospirosis.

Probablemente ninguna Nación despliegue un trabajo tan intenso en este aspecto. Sin embargo en el diseño de su realización es que a mi juicio están los contratiempos que generan.

En primer lugar no se traza una planificación de días y horarios de fumigación. Ellos pueden aparecer en tu casa, cualquier día, a cualquier hora. Simplemente y sin previo aviso, tocarán tu puerta y alguien que la mayoría de las veces no te da ni las buenas tardes te dice como una orden: Se va a fumigar.

Si estas en disposición, asientes, cierras toda la vivienda, dejas que fumiguen y sales por espacio de 30 a 45 minutos a que el tóxico humo se haya extinguido.

Pero si estás ocupado, bien sea preparando la comida, justo antes de entrar a tomar un baño, durmiendo, atendiendo a una visita o frente a la PC intentando  hilvanar alguna idea, lógicamente te molestarás y le preguntarás: si no es posible que sea un poco más tarde.

A lo que casi siempre tendrás por respuesta: que ellos tienen un horario y van en un orden de casa por casa.

Si es un buenagente, te pedirá el visto y anotará que la vivienda fue fumigada y hará una seña cómplice con el dedo índice puesto verticalmente sobre los labios. Así no tendrán problemas ni usted, ni él.

Si el compañero es muy intransigente y definitivamente intentas hacer valer tu derecho de no permitirles que fumiguen (al menos en ese momento o ese día específico); vendrán las amenazas de: que serás multado…Si  esto te molesta aún más entonces pueden venir textos tales como: usted puede ser acusado de propagador de epidemias o esto puede ser interpretado como un problema político.

Por supuesto que ante semejante disparate, te das cuenta del non plus ultra de falta de derechos y libertades que tienes, que aunque valores lo correcto de esta labor, no quieres que un momento determinado afecte tus horarios de vida.

Así que si los compañeros de la Campaña son inoportunos en su visita para fumigar, tiene usted solo dos opciones, deje todo lo que esté haciendo y déjeles entrar, que acá ni en su casa usted es dueño. Sino haga valer su derecho de propietario y pague una multa, ah si reincide puede terminar sometido a proceso judicial.

Y así hay quienes no entienden, por qué mucha gente se molesta con la fumigación.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


3 thoughts on “¿Por qué nos molesta la fumigación?

  • el 30 marzo, 2012 a las 12:02 pm
    Permalink

    Dariela..un beso! te hago una historia personal…cuando la primera “epidemia” del dengue ..tenia una “novia”,se llama o se llamaba Maricel….la “escuela Formadora de maestros” en Versalles ,la “convirtieron en un hospital”a ella la ingresaron,y yo la visitaba…..solo me decia “no me dejes morir”…..gracias..? a la “fumigacion”..quizas al amor..pero no “murio”….pero sabes amiga….Cuba es una “magia”….te digo “tendra defectos”?..pero en ese tiempo en Cuba criaba “peces de colores” principalmente “Los peleadores”..el “fumigador” venia a “controlar”,los tanques de agua,pero esos tanques de agua ,estaban llenos de peces..solo me decia..”aqui no puede haber larvas”…porque hay peces…en si! queria que hubiese”larvas” de mosquitos…para los peces…era un “manjar”…

    Me “ahorraba” ir cerca del cementerio a buscar “lombrices”..para alimentar a mis peces,que “vendia”..tenia ..una buena cria de”peleadores”..en ese tiempo lo vendi a 17 pesos…este tipo de peces es como los “gallos “de pelea”…despues encontre que era un “mundo fascinante”…su reproduccion..me fascinaba….hoy todavia me fascina…El mosquito..?…es mejor amiga que te fumigen…..asi no tendras! ir al cementerio..un abrazo!!..claro un beso!!
    .

  • el 27 marzo, 2012 a las 5:29 am
    Permalink

    nunca permití que entrara personal ajeno a la familia a mi casa,sobran casos de que éstos se confabulan para robar además de caber la posibilidad de estar fisgoniando valores bienes, cada cual en su casa y dios en la de todos….. mil veces me dijeron que lo iban a informar y todo quedó ahí, porque tengo que respirar humo de diesel y que la casa apestara semanas si en cada esquina hay un charco de aguas residuales, ó cómo en Pogolotti, se mezclan las albañales con la potable? me parece ridícula la campaña, el problema es de que el dengue vuela hacia el turismo que beben buena agua, un turismo sano éso és lo que le interesa al desgobierno que padecemos

  • el 27 marzo, 2012 a las 1:11 am
    Permalink

    Y q tu quieres Dariela? denge endemico hemorragico?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *