Nos reímos de nosotros mismos

Dariela Aquique 

Foto: Caridad
Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Reírse no es más que mostrar alegría o regocijo con sonidos inarticulados, acompañado de ciertos movimientos del rostro y del cuerpo. Es hacer burlas de personas o cosas, y demostrar que no son tomadas muy en serio.

La risa es considerada una de las mejores terapias. Hace que te relajes, te distraigas. Pero para los cubanos, reírse es casi una forma de vida. Lo que para otros en cualquier parte del mundo, sería motivo de preocupación o pesar, o percibido de forma circunspecta, para nosotros es cuestión de broma.

Algo así como versionar el refrán:…si tu mal no tiene cura, para que te apuras…Bien podría ser: …si tu mal no tiene cura, pues ríete de eso… Nos la pasamos haciendo chistes y parodia de cada aspecto de nuestras vidas.

La chanza hace parte de la idiosincrasia nacional. No en vano, hemos contamos con toda una pléyade de comediante y humoristas a través de todos los tiempos.

En cada manifestación artística está presente el gracejo. Pero los humoristas se han convertido en uno de los grupos de artistas más estimado y sus funciones pueden lograr audiencias tan grandes o mayores  a la de cualquier cantante u orquesta de moda.

El Centro Promotor del Humor debe de ser uno de los más rentables del país. Pues a pesar de que son un poco altos los precios de los boletos, se abarrotan los teatros cuando de sus presentaciones se trata.

El espectáculo Por humor a vos andan de gira nacional con tres de los más conocidos humoristas del país Kike Quiñones, Carlos Gonzalvo y Luis Silva. Estos dos últimos popularmente conocidos por sus ya antológicos personajes del Doctor Mentepollo y el viejo Pánfilo.

El primero es un “multifacético doctor”, que lo mismo está escribiendo un libro que impartiendo una conferencia magistral, que haciendo una investigación de corte científico o sociológico.

El segundo es un “jubilado”, obsesionado con la libreta de abastecimiento, la mala calidad del pan, el día que llega el pollo y lo poco que le alcanza su chequera.

En sus monólogos, tanto los temas de estudios de Mentepollo, como las lamentaciones de Pánfilo, son fuertes críticas sociales a la alimentación, el transporte, los bajos salarios, el burocratismo, la corrupción, entre otros muchos de nuestros males.

Ese sarcasmo que nos caracteriza y el tono burlesco provocan la risa de miles de personas. Nos hacen carcajear con asuntos tan patéticos como rememorar los tristes días del período especial, lo que en un país con otra cultura fuera un tema olvidado o de obligada solemnidad al tocarse.

Los humoristas nos hacen reír a mandíbula batiente de nuestras escaseces, nuestras limitaciones, nuestras miserias. A veces un poco mordaz, sobre todo cuando la risa es a costa de los gays, de los negros, de los provincianos.

Pero somos así, ha sido una excelente estrategia para sobrevivir al stress. Nos mofamos de los otros y nos reímos de nosotros mismos.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


2 thoughts on “Nos reímos de nosotros mismos

  • el 14 septiembre, 2013 a las 3:37 pm
    Permalink

    Hace mas de medio siglo se publico un tratado sobre el humor en Cuba por un ilustre periodista y escritor,Jorge Mañach,que le recomiendo y se titula “Indagación del choteo”Gracias a ese sentido del humor hemos soportado casi 5 siglos de dictaduras,los humoristas no suelen gustarle a los dictadores porque los ridiculizan a ellos o sus obras y en cuba es un oficio muy peligroso(preguntale a ellos)asi que riase,no importa de que o de quien,la risa es saludable y aniquila el stress y un acto liberatorio.Por eso mi cubano preferido se llamo Guillermo Alvarez Guedes QEPD

  • el 14 septiembre, 2013 a las 9:42 am
    Permalink

    Dariela Aquique: cuando el “humor” es a costa de los negros, gays, provincianos, no es “mordaz”. Es discriminación de mal gusto, está prohibida en varias leyes cubanas, incluyendo la constitución, y si se realiza impunemente, no es más que otra muestra de incivilidad e impunidad con que pueden manifestarse ciertos vicios y lacras de nuestra sociedad. Todos deberíamos, y muchos lo hacemos, enfrentar tales fenómenos en lugar de celebrarlos. Estoy seguro que usted estará de acuerdo conmigo luego que lo considere unos instantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *