Nocivo regionalismo

Dariela Aquique

Revisando algunas publicaciones del sitio, he encontrado un comentario hecho con relación a un post de una colega, donde un marcado reproche emerge en respuesta a una manifestación regionalista.

Partamos del hecho de que ese sentimiento ha acompañado siempre a los cubanos y que no es, además, un suceso local, pues sucede en todas partes del mundo, esa cierta rivalidad entre provincias, estados, ciudades y comarcas.

Siempre se apela a términos comparativos, como la desigualdad de posibilidades dadas por los diferentes niveles de desarrollo económico, social o cultural de las regiones.

Las capitales son obviamente en su mayoría, aquellas zonas donde se centralizan los Ministerios o los Centros de desarrollo cultural más importantes y esto siempre trae aparejado el éxodo de provinciales en busca de mejoras laborales y por ende financieras.

Sin embargo son estas ciudades, mecas artísticas e intelectuales fundamentalmente, las que se nutren de todo un talento y una mano de obra calificada venida de regiones con menos progreso. Claro está, que también en la estampida de inmigrantes siempre llegan elementos antisociales y sociopaticos, los que también van en busca de los supuestos adelantos.

El regionalismo es un fenómeno digno de un estudio a profundidad, pues tiene varias aristas, en verdad muy curiosas, tales como una implícita burla de los capitalinos hacia los de provincia (y no digo jamás provincianos, porque el provincianismo es una condición, una actitud ante la vida, más allá del lugar de donde se proceda).

Es como si los nacidos en la capital, sintieran “alguna superioridad” para con los del resto del país, esta se manifiesta en críticas hacia la manera de hablar, determinadas modulaciones del lenguaje, etc.

Pero hay otro regionalismo y es el de las “distas” entre occidentales y orientales. Y a su vez entre los mismos orientales hay diferencias, dependiendo del grado de importancia de la urbe a la que pertenezcan y así sucesivamente de los de ciudades cabeceras hacia los de municipios.

El hecho es que el regionalismo es bastante nocivo y ha dejado secuelas nada gratas en la historia del país, como el daño que ocasionó esta actitud en nuestras guerras de independencia, principalmente en la de los Diez Años.

El regionalismo tiende a ser sectario y puede crear predisposiciones perjudiciales para la sociedad, si se mira con ojeriza a alguien solo por el hecho de haber nacido en otro sitio.

Hace poco escuché de voz del antiguo mentor del equipo Industriales (y fue dicho con saña):
…lo que más me duele de haber perdido mi último juego como manager del equipo, no fue tanto haberlo perdido, sino perderlo con el equipo Santiago, eso es una espinita que tengo clavada…

Vaya, que hay un regionalismo casi patológico en esas palabras. Al final, lo más gracioso (y no estoy siendo regionalista), es que en las ciudades que no son la capital, se han llevado a cabo las gestas y acontecimientos más relevante de la historia de la Isla.

Que una inmensa mayoría de las personalidades insignes, ya sea en el terreno de las artes, las ciencias, la cultura o la política nacional son nacidos en provincia y por si fuera poco en mi desdeñado Oriente.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

6 thoughts on “Nocivo regionalismo

  • la culpa es del gobierno, todo lo centra al extremo en la capital y luego no quiere que la gente vaya para alli a buscar lo que les estan quitandoooo, porque ningun cubano de la habana trabaja mas que otro del oriente para tener mas priviligios como los tiene. El colmo y la prueba de este regionalismo impuesto es la frase que hace poco vi en el noticiero Nacional con el señor Froilan algo asi como “estas son las noticias y de Cuba y La Habana” o sea enfatizando siempre la habana como por encima de toodo, que podemos esperar si los medioss de comunicacion meten esta metralla dia a dia.

  • por que todos los musicos se van para la habana…. y no solo los musicos todo dios

  • Amiga,he visto muchos videos de musicos cubanos,y solo dicen “gracias La habana”…

  • “El regionalismo tiende a ser sectario y puede crear predisposiciones perjudiciales para la sociedad…”

    Este es el punto de donde parte tu texto y la idea que debería desarrollarse con el ánimo de proponer una explicación. Demos por hecho que la capital concentra muchas de las actividades administrativas importantes en el funcionamiento, o disfuncionamiento, del estado. Entendamos entonces que la incapacidad del mismo órgano administrativo para desconcentrar los recursos y de igual manera las funciones de sus oficinas es más que evidente. El predominio de la actividad cultural e intelectual en las capitales de muchos países se debe en buena medida también a esa mala distribución de los recursos, en la ubicación fácil de “talentos” cercanos y en el raquítico interés de la autoridad federal en las provincias, un tanto por cuestión de logística y otro tanto por un motivo económico. La actitud que asume un capitalino al considerar menos a un provinciano parten de su incultura, de la incultura del capitalino que no es capaz de notar que las diferencias existentes tienen un porqué, simplemente lo desconoce, como desconoce que la mayoría de los productos agrícolas que consume le llegan de provincia. La actitud del provinciano con respecto a un capitalino está pintada de la misma tinta, lo considera abusivo, pedante y obcecado porque sus costumbres son otras y las desconoce, desconoce la problemática existente en las grandes urbes, principalmente en cuanto a las relaciones humanas. Vaya, podemos así de pronto enumerar dos motivos de esta problemática tan común en nuestros países: hallamos por una parte la concentración de la actividad estatal en la capital del país, así como el abandono de las localidades foráneas; y por otro lado la incultura tanto de unos como de otros, esa ignorancia los lleva a ser incapaces de distinguir que son paisanos, congéneres. Salud!

  • Tu tambien eres regionalista, todo el mundo lo es, yo no lo veo como una cosa negativa a no ser que se comente y se desprecie otra persona por el lugar que nacio

  • Dariela: Yo soy habanera y te mentiría si alguna vez en la vida no he hecho burlas sobre el acento de eso que para un habanero es oriente, que es prácticamente el centro con el oriente. Sin embargo, me he dado cuenta que también son muchas las bromas que se hacen sobre los habaneros y su cambio de la r por la l, y así. Como bien planteas, el regionalismo tiene muchas cosas malas, pero también veo bueno el rescate de las identidades regionales y el orgullo por pertenecer a una u otra región. Pueden existir políticas públicas que traten de fortalecer lo bueno e ir erradicando a través de la difusión y el conocimiento, las reacciones negativas. Y por supuesto, deberían quitarse completamente esas disposiciones de deportaciones desde el occidente de la isla al oriente, pues la verdad es que si las regulaciones con la migración internacional resultan anacrónicas, por decir lo menos, las de migración nacional me resultan doblemente abusadoras. he visto que hace unos días abrieron un poco el candado. Se me hace sumamente injusto que en un mismo país, tan chico, por cierto, no pueda uno vivir en donde le de la gana, siendo que hay lugares sumamente deprimidos en comparacion con la capital. En una gran parte de los casos a un oriental en la habana lo condenan a ser un ciudadano de cuarta clase, con todos los prejuicios que eso puede conllevar, y ese oriental, lo unico que quiere es salir, como el resto de la humanidad, adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *