Los cubanos y el ¿blog?

Dariela Aquique

Sin acceso a Internet y solo con la version oficial.

HAVANA TIMES, 6 oct.  — Estoy segura que si encuestara a una buena cantidad de cubanos, sería elevadísimo el porciento de personas que desconocen que es el fenómeno del blogging.

El casi nulo posible acceso a Internet por los nacionales, las pocas posibilidades de tener una PC o una laptop para la inmensa mayoría; así como también la poca difusión de la existencia de estos sitios en el país, atendiendo al temor de que la población tenga vía a noticias no oficialistas, hace que profesionales, universitarios y en mayor cuantía los trabajadores, desconozcan qué significa el vocablo blog o qué es un bloguero.

Se alardea sin embargo de un sistema de educación y de instrucción a la altura de los países desarrollados, cuando los más elementales avances de la tecnología y las comunicaciones son encubiertos.

A pesar de esto crece cada día la cifra de personas motivadas por conectarse a estos sitios, ávidas de conocer y tener otras perspectivas de la información, como ya hemos dicho en reiteradas ocasiones, manipulada y tendenciosa que ofrece el periodismo gubernativo,- y le llamo así por que no existe en Cuba otro periodismo (reconocido) que no sea el instaurado por los medios estatales.

Pero hay otras directrices y se amplifican las filas de blogueros cubanos que escriben para varios sitios digitales específicos, y en sus blogs personales desde Cuba y fuera de Cuba, sobre Cuba.

Son muchos ya, los que incursionan en el blog con la intención de dar a conocer pasajes de la vida social, cultural, económica, así como comentar sobre las tradiciones e idiosincrasia nacional.  En ocasiones se hace imposible sortear la política en las entradas, y eso depende de lo politizada que es la vida del cubano en todos lo aspectos, pero no por esto serán los posts de los blogueros cubanos, ni ortodoxos, ni  definitivamente contendientes.

En entrevista dada por el profesor Ted Heken en mayo de este año, el académico estudioso de Cuba, trazó un mapa de la blogosfera cubana, lo que dio en llamar a dicha cita: Cartografía de Blogolandia, allí él traza un mapa temático, donde divide a los blogueros en seis grupos.

A opinión de Heken: …En Havana Times es frecuente encontrar críticas desde la izquierda a la revolución, a sus contradicciones, hipocresía, e incluso defienden la libertad de expresión de los blogueros de Voces Cubanas.  Havana Times aboga por un socialismo democrático donde exista el derecho a disentir…

No debo, ni puedo hablar en nombre de mis colegas, cada cual se reserva el derecho de tener una privada opinión respecto al porqué hace blogs.  Si creo que una buena parte de nuestro grupo aboga por ese socialismo democrático.  Yo sin embargo me inclino un poco más al criterio del profesor Alexis Jardines, de yuxtaponer  democracia y socialismo, apelando a la actualidad de la primera, descartando la posibilidad de una alternativa socialista.

Crece cada día la cifra de personas motivadas por conectarse a estos sitios, ávidas de conocer y tener otras perspectivas de la información.

Muchos palidecen ante terminologías como pluralidad, libertad de expresión, derechos individuales, y democracia, porque piensan están denominan el statu quo neo-liberal de la mayor parte del mundo.  Al que se considera una experiencia en crisis.

Creo que en crisis están ahora mismo todos los modelos políticos–sociales, se sobrevive en una oleada de desaciertos.  Pero lo único que es innegable es que la gran revolución tecnológica, será la única que hará salir al mundo hacia adelante, costará mucho tiempo como toda práctica, pero solo bajo esas terminologías neo-liberales es posible un cambio.

La importancia e influencia social mediática, hace parte indiscutible del neoliberalismo, aunque haya a quienes no les guste el nombre.  Sin embargo creo también que nada, nunca serán en blanco y negro.

Hace poco alguien me injurió, llegando a utilizar el término de patología, porque dice que yo alabo la realidad de la que refunfuño.   No entiendo bien que traduce de mis declaraciones.  No hay razón para ser obstinadamente intransigentes.  Lo que sea loable, lo seguirá siendo y lo que sea repudiable será denunciado, pero sin vehementes extremismos.  Como diría la Biblia: … Al César lo que es del César y a Dios, lo que es de Dios…

Pero si la inmensa mayoría de los cubanos, no tienen ni siquiera idea de que opiniones como estas o contrarias, pueden hacerse patentes, si no pueden leer A Yoani, a Elaine o a mi, si escuchan solo la versión oficial de los hechos.  Si los cubanos y el blog, no se encuentran, harto difícil será hacerle un nuevo y mejor futuro a nuestra isla.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


7 thoughts on “Los cubanos y el ¿blog?

  • el 7 octubre, 2011 a las 9:18 pm
    Permalink

    Que lindo Cuba. Que linda gente. Que lindos lugares.
    Se merecen mucho mas.

  • el 7 octubre, 2011 a las 8:43 am
    Permalink

    Pero… Melkay … como puedes desmontar el calificativo de “neoliberal” y en la oracion siguiente usar el calificativo de “neopopulista”, oye, me da un poco de risa eso. Hace exactamente lo mismo que criticas. El termino neopopulista tambien es “un término de batalla creado por los xxxxxxx para descalificar sumariamente a sus enemigos políticos”, y en xxxxx pon un guareber.
    Las etiquetas, aunque no sean self-labeled si cumplen su rol en el imaginario social. Y creo que si es posible encontrar una ideologia “neoliberal” que no es mas que la continuacion de la ideologia liberal de toda la vida con las nuevas tendencias propias de la globalizacion.
    Si bien no creo que ser un intelectual “integrado” sea lo que exige el momento creo que no hay que pasarse de apocaliptico y afirmar que en Cuba “no hay cultura”, eso es una tremenda exageracion, pfff.
    De todas maneras yo coincido contigo y con la autora en que hay demasiados prejuicios, y sobre todo demasiados intereses encontrados en las personas que participan de ese tipo de debates hoy en Cuba.
    Lo que si me cuesta creer es en la doctrina liberal de la autoregulacion del mercado. Oye, los sistemas que se autoregulan son (teoria basica de la estabilidad), o bien extremadamente simples, o bien tienen una componente que extremadamente dominante sobre las demas (eso sin entrar a analizar las componentes de realimentaciones positivas), y el mercado en una sociedad moderna no es ni sencillo ni tiene una componente en extremo dominante.Les recomiendo a los que quieran entrar en ese tipo de debates leer un poco sobre estabilidad de sistemas (aunque sea una formacioncita basica matematica), eso puede ayudar a un mejor entendimiento.

  • el 7 octubre, 2011 a las 7:20 am
    Permalink

    Melkay?? de que hablas??…o mejor escribe??….por favor!!

  • el 7 octubre, 2011 a las 7:08 am
    Permalink

    Amiga…Internet,es ver al “diablo”….en un PC…o un laptop,o a la “inversa”,ver a Dios….es como lo mires!!
    Alguien hablo una vez de un “socialismo democratico!??….
    Creo ? la perestroika!!….todo se “derrumbo”….sin saber,que eramos “diferentes”…del Caribe…con sol ,playa
    Con nuestra musica…y ver que el mundo “cambia!…..desde “arriba” no previeron,los acontecimientos….me pregunto ?? quienes “sufrieron”…..hablamos de cubanos?? periodo especial?..sin prever que nada es eterno

  • el 7 octubre, 2011 a las 4:24 am
    Permalink

    Muy de acuerdo con la entrada. Terriblemente de acuerdo. También me alegra ver Havana Times goza de buena salud, cuando una de sus autoras puede sin ningún problema deshaecer esquemas y decir “me inclino a descartar una alternativa socialista”.

    Hay un par de puntos, sin embargo, que creo que contienen prejuicios, tanto positivos como negativos.

    El primer es el de los “alardes sobre Educación e Instrucción”, de los cuales uno creería que su falsedad ha sido desmentida hasta ahora. Alguien que haya pasado por las aulas universiarias, de pre, secundarias y hasta primarias puede percatarse que la Educación en Cuba está en una crisis muy honda con pronósticos de empeorar. Una visión más cercana les dirá que ha estado así durante años. He escrito mis opiniones junto a las de otros en debates que pueden ver aquí: http://www.penultimosdias.com/2011/10/04/49154/ y aquí: http://lamalaletra.wordpress.com/2011/10/05/secretos-de-la-jose-miguel/

    Lo segundo serían las connotaciones negativas alrededor del tema del neoliberalismo. Destacadísimos intelectuales de inclinación liberal/libertaria han tratado de explicar que en casi todos los casos los modelos fracasados no sufrieron problemas por los defectos del libre mercado, sino por intervenciones estatales de diverso tipo qe deformaron la autoregulación librecambista. Si llegara algún día el momento de crear un nuevo modelo político-económico en Cuba, yo apostaría todas mis fichas a un modelo liberal, y creo que así haría también el profesor Jardines.
    Una gran síntesis de argumentos las da un connotado liberal de S XXI cubano, este artículo de lectura obligada:
    Extraigo un párrafo:

    “Sin embargo, en el sentido actual de la palabra, el “neoliberalismo”, en realidad, no existe. Se trata de una etiqueta negativa muy hábil, aunque falazmente construida. Es, en la acepción que hoy tiene la palabreja en América Latina, un término de batalla creado por los neopopulistas para descalificar sumariamente a sus enemigos políticos. ¿Quiénes son los neopopulistas? Son la izquierda y la derecha estatistas y adversarias del mercado. El neoliberalismo, pues, es una demagógica invención de los enemigos de la libertad económica -y a veces de la política-, representantes del trasnochado pensamiento estatista, con frecuencia llamado “revolucionario”, acuñada para poder desacreditar cómodamente a sus adversarios atribuyéndoles comportamientos canallescos, actitudes avariciosas y una total indiferencia ante la pobreza y el dolor ajenos. Tan ofensiva ha llegado a ser la palabra, y tan rentable en el terreno de las querellas políticas, que en la campaña electoral que en 1999 se llevó a cabo en Venezuela, el entonces candidato Chávez, hoy flamante presidente, acusó a sus contrincantes de “neoliberales”, y éstos, en lugar de llamarle “fascista” o “gorila” al militar golpista, epítetos que se ganara a pulso con su sangrienta intentona cuartelera de 1992, respondieron diciéndole que el neoliberal era él.”

    Y una confirmación de otros autores en Wikipedia: “As such, the term is not associated with any definite ideology and is usually used accusingly and derogatorily against others, rather than as a self-label.”

    Así que me parece todavía un atraso tratar de dilucidar posibles caminos para Cuba y que la mejor defensa de la libertad política y económica sea algo así como “sabemos el neoliberalismo es malo, pero probablemente tenga cosas necesarias y positivas también”.

    En temas como estos a veces vale la pena repensar todo lo que ha sido asociado con la propaganda. Los cubanos somos personas que crecimos en un país aislado. Aislado en transporte y aislado en comunicación. Existe una gran cantidad de información y cultura preservada y difundida por el exilio y por focos dentro de la isla. Pero las políticas estatales de relajar el acceso a la información, bueno, el Estado avanza lento y a regañadientes, con cosas que nuestros mismo gobernantes llamarían “contramarchas estratégicas”. Y mientras tanto pasa otro día y otro año, y la muerte al final del camino, sin que los cubanos tengamos ni siquiera total confianza en nuestros propios criterios… simplemente porque no hay cultura. En Cuba no hay cultura.

    Así que, en lo que esperamos, el primer paso sería que la mayoría de los que están en la Isla dejen de confiar en todo lo que venga de los voceros y la prensa del Estado. Entonces, y sólo entonces, se podría reconocer que hay aprenderlo casi todo de nuevo.

  • el 6 octubre, 2011 a las 9:41 am
    Permalink

    Dariela,

    Fuera de Cuba los conceptos de pluralidad, libertad de expresión, derechos individuales y democracia forman parte inseparable del equipaje ideológico de las personas con mente progresista y de izquierdas. Lo cual no quiere decir que esos mismos conceptos no se los apropien también los liberales.

    Es a través de esos conceptos como se formó el consenso entre opiniones diversas en los países democráticos . Y será a través de esos conceptos como se formará el consenso de la Cuba del futuro donde cabrán todos los cubanos.

  • el 6 octubre, 2011 a las 7:20 am
    Permalink

    Coincido contigo Dariela y tengo esperanzas en que el cubano de a pie y el blog, en algún momento se encuentren. Tengo en mi bitácora la actualización diaria de los principales blogs que leo desde la isla y también los de afuera, y lo primero que hago en la mañana es ver cómo anda la cosa. Por momentos me parece que vivo en la locura, pues lo que leo está vinculado más con nosotros los de afuera que los que están adentro. Creo imprescindible que aparezca el maldito cable o lo que sea, que permita que el que esté interesado, pueda leer lo que quiera.
    si me preguntaras que quiero en un futuro para Cuba, no tendría una respuesta lo suficientemente elaborada. Desde una opinión muy personal, te diría quizá, que quiero lo mejor que he vivido en las otras partes y casi todo eso tiene que ver con lo que tu resumes como “pluralidad, libertad de expresión, derechos individuales, y democracia”. No conozco al dedillo las propuestas de los grupos opositores y no podría delinearte el pensamiento de Yoani Sánchez. Pero sí creo firmemente en que un país con oposición es mucho mejor que un país sin ella. Un país sin ella, a lo mínimo, resulta sospechoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *