Los 15 de la Mesa Redonda

Dariela Aquique

Foto: mesaredonda.cubadebate.cu
Foto: mesaredonda.cubadebate.cu

HAVANA TIMES — Hoy se cumplen 15 años desde el día en que salió al aire por primera vez la Mesa Redonda. Y por ello la televisión cubana ha efectuado toda una jornada previa al cumpleaños del agobiante programa, haciendo retrasmisiones de los capítulos que ellos imaginan han sido los más significativos durante esta quinceañada.

El espacio se funda el 16 de diciembre de 1999, a raíz de los sucesos relacionados con el niño Elián González. La primera edición se tituló: ¿En qué tiempo se puede cambiar la mente de un niño?

Desde entonces empezó lo que el Comandante dio en llamar: la batalla de ideas. Todo un programa político-ideológico al que se le destinaron considerables recursos financieros y logísticos, movilizando semana a semana, de pueblo en pueblo de la isla, transporte, equipos televisivos, artistas, dirigentes, etc. Toda una empleomanía se encargaba de las (gracias a Dios) ya desparecidas Tribunas Abiertas que costaban toda una fortuna al presupuesto estatal, bien contrapuesta a la precariedad de la vida cotidiana de los cubanos.

El protagonismo de esta cruzada lo tenía la Mesa Redonda, que se convirtió en una suerte de órgano oficial, de uno de los últimos delirium tremens del viejo Castro. Se denominó un programa informativo y de debate de la radio y la televisión cubana con participación de panelistas invitados. Pero en todo debate siempre hay opiniones encontradas; y este programa es el único panel de debate en el planeta donde todos piensan igual, dicen lo mismo y no existe la opción de réplica.

Los temas del acontecer nacional e internacional, así como las noticias de Internet siempre están acompañados del juicio de quien las “informa” o comenta. Persistentemente tendencioso, la política, el deporte, la cultura y cualquier otro tema se perfilan desde la óptica oficialista. El espacio ha tenido como invitados a distintas personalidades nacionales y extranjeras desde presidentes como Evo Morales y Daniel Ortega hasta el fallecido Hugo Chávez.

También llegaron al programa otras personalidades abiertamente de izquierda o pro izquierda como el futbolista argentino Diego Armando Maradona, la escritora mexicana Elena Poniatowska, el trovador cubano Silvio Rodríguez, el politólogo norteamericano Noam Chomsky y los Premios Nobel de Literatura Wole Soyinka y de Economía, Joseph Stiglitz.

Los periodistas Randy Alonso, Arleen Rodríguez Derivet y Reinaldo Taladrid, entre otros, han sido los rostros más constantes durante estos quince años, todos los días de 6:30 a 8:00 de la noche en los televisores de los cubanos. Saturando a la audiencia al punto de la impopularidad, creo que este programa tiene mucho que ver con la compulsión de las gentes por ver reality shows, certámenes de bellezas, concursos y culebrones foráneos, aunque no sean tan buenos (no importa)…cualquier cosa es mejor que la Mesa Redonda…, dicen muchos.

El hecho es que están cumpliendo 15 años, más allá de haber cumplido su objetivo. Salvo algún programa que haya resultado verdaderamente interesante. La Mesa Redonda ha servido de pie forzado para parodias en las televisoras de Miami, de cómico estribillo en una canción de Frank Delgado, de tema para chistes populares, de agobio para quien no tiene DVD o no puede pagarse el paquete.

Ah, se me olvidaba, también sirvió de espacio para que Fidel diera recetas de cómo hacer frijoles en 20 minutos en la olla multipropósito, durante los días de efervescencia de su otra campaña: La revolución energética en Cuba.

Sonrían para la foto. Sin duda la Mesa Redonda en estos 15 años, aunque sectario, no ha dejado de ser, paradójicamente, un programa variopinto.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


7 thoughts on “Los 15 de la Mesa Redonda

  • el 20 diciembre, 2014 a las 12:31 pm
    Permalink

    Lo de Randy daba pena, que tipo mas bajo.

  • el 19 diciembre, 2014 a las 1:22 pm
    Permalink

    Ha de ser dificil sentarse cada noche frente a una audiencia y meter un “paquete” sabiendo que se miente y manipula sin pudor y que la mayoria de la audiencia se rie o no le presta la minima atencion.Fui maestro y a pesar del larguisimo tiempo transcurrido,siento verguenza cada vez que recuerdo la vez que menti a un alumno, por no saber la respuesta a una pregunta suya,violando el mas elemental principio del pedagogo y de cualquier comunicador.No mentir

  • el 16 diciembre, 2014 a las 9:49 pm
    Permalink

    Me uno a los que bautizaron la Mesa redonda en La mesa retonta.
    Sólo existe por interés político del gobierno. Es mediocre, aburrida, y toma a los espectadores por tontos. Ese es el resultado de la falta de democracia en los medios y en Cuba, se la pasan tomando de tontos a los espectadores y lectores.

  • el 16 diciembre, 2014 a las 9:07 pm
    Permalink

    Siempre tuve la impresión que la Mesa Redonda tuvo lejana inspiración en aquella Universidad del Aire que en períodos intermitentes, desde 1932 y hasta principios de la década del 60, dejó una profunda y positiva huella en la radiodifusión cubana. Sólo que como bien señala Dariela, en la Mesa…no hay diversidad de opiniones, no hay debate, ni interrogantes del público asistente, a diferencia de la primera. En estos 15 años no cupieron en sus disertaciones unidireccionales ni siquiera las dudas o los distanciamientos, como aquellos que hicieron famoso al desaparecido comentarista Eduardo Dimas en la pequeña pantalla, cuando al confrontar ciertos criterios evidentemente impuestos, o “bajados”, terciaba con aquello de “a mí no me consta…”

  • el 16 diciembre, 2014 a las 8:04 pm
    Permalink

    La única critica al régimen que ha publicado fue cuando compró pollo en la tienda y no le dieron bolsa de plástico para llevarselo. Para este propagandista eso es lo único malo que hay en Cuba.

  • el 16 diciembre, 2014 a las 3:58 pm
    Permalink

    Ya Randy Alonso se hizo las fotos quinceañeras en la Plaza de San Francisco de Asís? ajajaajajajaj Nada más ver su cara en la TV y su guataquería repugnante daban deseos de apagar el televisor.

  • el 16 diciembre, 2014 a las 2:35 pm
    Permalink

    El mejor ejemplo para mostrar que es el totalitarismo y la falta de libertad de expresion en Cuba. Recuerdo que a veces invitaban al profesor Esteban Morales y cuando publico algunos articulos alertando sobre la corrupcion en las altas esferas del gobierno, lo botaron del PCC y jamas lo han vuelto a invitar a la mesa redonda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *