Lo que se dice y como se dice

Dariela Aquique

jesuischarlieHAVANA TIMES — Sabemos que la información en Cuba es un problema, porque los medios de difusión, todos oficialistas, solo dicen lo que quieren y lo dicen como entienden. Por eso, algunas noticias tienen amplia cobertura, otras muy pocas y, por supuesto, las hay con ninguna.

El mundo sigue conmocionado por los execrables actos terroristas de extremistas islámicos acontecidos en París, que costaron la vida a 12 personas en la sede de la revista satírica Charlie Hebdo. Por varios días los medios internacionales no hablaban de otra cosa, pero muy poca cobertura tuvo los primeros días esta noticia en Cuba.

Casi inmediatamente después del suceso muchos mandatarios del mundo se pronunciaron condenándolo, incluso los propios árabes. Sin embargo, demoró el Gobierno de la Isla en emitir un comunicado de censura y la condolencia al Estado, la prensa y el pueblo francés.

Es fácil entender por qué la oficialidad no se hace eco del orbe en determinadas circunstancias y solo se limitan a hacer mención de ciertos hechos, y no un análisis de estos.

Para hacer un reporte periodístico a propósito del tema, tenían que referirse explícitamente a la motivación religiosa del suceso (fundamentalismo versus libertad de expresión y democracia).Y como todos sabemos estos dos últimos son los exámenes pendientes del gobierno cubano.

Los líderes políticos que condenaron el atentado, enfatizaron la defensa de estos derechos. Y, ¿qué podrían decir aquí? ¿Reprobar a un musulmán que considera que puede matar en nombre de Alá, porque su ídolo ha sido burlado y punto?

No sería muy ético insultar a un sectario, cuando hace apena unos días la artista cubana Tania Bruguera fue arrestada tras ser acusada de “resistencia e incitación al desorden público” por organizar un performance para que los ciudadanos dijesen sus opiniones ante un micrófono abierto en la Plaza de la Revolución de La Habana.

Este hecho fue uno más de los tantos que suceden frecuentemente en la isla. Las detenciones y hasta golpizas por parte de las autoridades cubanas a miembros pacíficos de la sociedad civil y activistas que ejercen su derecho a la libertad de expresión es algo común.

Lo peor es que de estos sucesos se enteran solo los implicados, los testigos oculares, o quienes pueden leer la noticia en sitios digitales, porque aquí los rotativos hacen mutis o priorizan otras noticias.

Mientras ocurría lo de Bruguera, los medios reseñaban una jornada celebrada en New York por activistas norteamericanos y de otras nacionalidades a favor de la liberación de Los 5.

Mientras desde el miércoles la noticia más importante fueron los hechos de Charlie Hebdo, en Cuba se mostraban fotos del nacimiento de Gema, la hija de Adriana y Gerardo y ponderan la iniciativa de un atelier infantil en la ciudad de Cienfuegos, al confeccionar una típica canastilla para la bebé.

Todo esto me recuerda Brainstorm, el corto de Eduardo del Llano (abajo), en el que el Consejo Editorial del diario más importante, esperaba la orientación de un nivel superior para emplanar la primera página; mientras tanto, apostaban y discutían si la noticia principal era:

– un record deportivo internacional implantado por un atleta cubano

– el impacto de un meteorito que provocó un siniestro que costó vidas humanas

– la hazaña del rescate de los sobrevivientes, por un héroe fortuito (y enano además)

– la consecuente muerte de un renombrado artista de la plástica

– la interrupción del servicio eléctrico en una cuarta parte de la capital.

Pero al final, la orientación de la noticia principal fue que la capital alcanzó el primer lugar nacional en la emulación portuaria. Mientras tanto, un ataque alienígeno desbastaba La Habana.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


26 thoughts on “Lo que se dice y como se dice

  • el 19 enero, 2015 a las 7:56 am
    Permalink

    .. y alguien sabe si ha mejorado el nivel de los salarios en …. Chhhhhhhiiiipre….

  • el 17 enero, 2015 a las 12:58 pm
    Permalink

    …los gobiernos deben representar a las mayorias y mal o bien eso es lo que pasa en cuba….en tu pais tambien pasa lo mismo….obama escucho a la mayoria cuando decidio cambiar su politica hacia cuba …lastima que tu volviste a quedar entre la minoria….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *