Indultos en Cuba: Indulgencia estratégica

Dariela Aquique

HAVANA TIMES, 16 ene — Ayer en medio del tumulto para subir a la guagua, una amiga que me acompañaba fue cercada por dos carteristas que intentaron robarle la cámara fotográfica.

Ella logró defenderse del asedio, sujetando con fuerza el pequeño artefacto y mirando en tono amenazador a los ojos del cuatrero, el que al sentirse descubierto hizo señas a su compinche y huyó entre el gentío.

Una vez que comenzara su marcha el abarrotado transporte, mi amiga me comentó lo recién sucedido y no faltaron personas de las que estaban próximas, que al oír la conversación, expresaron sus opiniones de censura al hecho y así sucesivamente, como es habitual para los cubanos, el diálogo trasgredió los límites de ser entre dos, para que un montón de desconocidos argumentaran, preguntaran y añadieran otras historias análogas al incidente.

Entre tanto barullo, unos textos polémicos surgieron en consecuencia:

“Con tanta delincuencia e indisciplina social y el gobierno dando indultos”.

“Imagínate, con leyes flojas y conmutando penas, la delincuencia está a su aire”.

“Más de 2900 sancionados para la calle y dicen que se hará todos los años”.

“Eso es para quedar bien con la Iglesia, tú no ves que viene el Papa”.

“Eso es que las cárceles estaban llenas y no hay comida para darles allá adentro”

Fueron estos, entre muchos, los términos en que algunos pasaron de comentar el intento de atraco de dos maleantes y su relación con la actitud benevolente que han emprendido las autoridades.

Yo, a título personal, tengo mi propia opinión al respecto y no voy a negar que experimenté cierto placer al constatar que varias personas tienen consideraciones similares a las mías, porque justamente un consenso de sentires, es lo que le ha estado haciendo falta a esta sociedad y el derecho a expresarla libre y llanamente.

Como he dicho en posts anteriores; considero que esta magnanimidad política, no hace más que parte de una habilidad muy bien diseñada para ganar afectos perdidos.

Y vino a mi memoria exactamente una frase muy parecida, que escuché de mi profesora de Historia, por allá por mis años de estudiante como bachiller.

Recuerdo que en la clase se hablaba justamente de la partida de Fidel a México para preparar la continuidad de la lucha armada, después de la salida de la cárcel de él y sus compañeros el 15 de mayo de 1955 como resultado de una amnistía general concedida por el gobierno del dictador Fulgencio Batista.

Fui yo misma quien preguntara a la profe, ¿cómo era posible que un tirano sanguinario otorgara una amnistía que incluía además a prisioneros que habían intentado derrocarlo del poder?

A lo que recibí como respuesta,…que no le quedaba otra alternativa porque afrontaba un grado de impopularidad tal, que esta indulto no podía calificarse más que de indulgencia estratégica

Es así que, salvando las distancias, arribé a la conclusión de que los gobiernos trazan sus maniobras según la coyuntura social del momento.

Batista se expuso al derrocamiento por conceder una amnistía que no fue más que para limpiar su imagen ante el pueblo.

Ahora los cubanos nos exponemos todos a ser víctimas de acciones delictivas a causa de un indulto otorgado por nuestro gobierno también para limpiar su imagen ante el mundo.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


6 thoughts on “Indultos en Cuba: Indulgencia estratégica

  • el 23 febrero, 2012 a las 8:43 pm
    Permalink

    Estoy plenamente de acuerdo con mi gobierno cubano en indultar a tantos inocentes que salieron o al menos a personas que tienen derecho a la reivindicacion en la sociedad, mi madre esta presa ,no por ser su hijo digo que es inocente. En realidad lo es porque hay pruebas y se haran valer y yo confio en que habra otro indulto y a ella le llagara tambien su oportunidad . Viva la revolucion cubana.

  • el 18 enero, 2012 a las 4:11 pm
    Permalink

    Querida Charlene, he querido en este post, referirme solo a la estrategia gubernamental. Estoy de acuerdo con que hay que ir a la raíz de cuáles son las cusas que llevan a delinquir a un número grande de personas y hacen países con grandes poblaciones penales. También con que hay presos y presos y que el ser humano merece segundas oportunidades.

    Pero nuestras leyes vienen siendo hace algún tiempo, bastante endebles y si encima para dar la nueva buena cara de condescendientes, vamos a llenar las calles de quienes están recibiendo castigo por sus faltas, y que su tiempo de rehabilitación o escarmiento no ha acabado, discúlpame amiga, pero eso es contribuir con alterar la paz ciudadana.

    Que me perdonen los católicos, que ellos en el medioevo quemaron a bastantes en la hoguera y no fueron para nada indulgentes, pero yo en esto de las leyes, soy de la escuelita de la Ley del Talión. Si vivieras en mi ciudad, lo comprendieses.

  • el 16 enero, 2012 a las 3:01 pm
    Permalink

    Estoy completamente seguro que los indultos responden a una estrategia del gobierno… aqui no se hace nada porque son buenos y ya… pero por otro lado me siento feliz de que muchos que lo merecian pudieron pasar fin de año con sus seres queridos.. aunque el cubano ha pasado por mucho y aun le falta nunca hemos perdido nuestra humanidad… es cierto , creo que todos merecen una segunda oportunidad…. pararse sobre los extremos solo nos lleva al abismo tanto de un lado como de otro…

  • el 16 enero, 2012 a las 1:12 pm
    Permalink

    Todos los que se equivocaron alguna vez, merecen una segunda oportunidad. O si no que lo digan los que se equivocaron más de una vez y rectificaron ?Cuántos en esa guagua no habrán delinquido alguna vez en su vida, quizás con la suerte de no haber sido apresado? ?Cuántos no tienen algún familiar rehabilitado que merece, como cualquiera, caminar libre por la calles y volver a empezar?

  • el 16 enero, 2012 a las 11:07 am
    Permalink

    te mentiría si te dijera que me gustó este artículo. Sí es posible que el indulto haya sido llevado a cabo por esa razón. Ahora, Cuba cuenta con una población penal tan grande, que considero como un paso de avance el indulto. Según estuve leyendo los indultados no eran precisamente asesinos en serie.
    En lo particular, sospecho casi siempre ante los discursos que se basan en el orden y en los países con poblaciones penales grandes. Me gusta pensar más en las causas que llevan a las personas a delinquir; en si hay verdaderamente una rehabilitación; en el por qué un orden diz que se sostiene metiendo muchas personas a la cárcel. Por lo demás, creo que hay que darle una oportunidad a los indultados y no asumirlos como una masa de delincuentes que ha sido liberada para violar la paz ciudadana.

  • el 16 enero, 2012 a las 9:32 am
    Permalink

    …demasiado simple su valoración del indulto…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *