Gloria a Madiba, un imprescidible

Hay hombres que luchan un día, y son buenos
hay hombres que luchan un año, y son mejores
hay hombres que luchan muchos años, y son muy buenos
pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.
– Bertol Brecht

Nelson Mandela.  Foto: wikipedia.org
Nelson Mandela. Foto: wikipedia.org

Dariela Aquique

HAVANA TIMES — Muchas religiones tribales celebran el nacimiento con llanto y la muerte con canto. Creen que los seres vienen al mundo a luchar y eso les resulta triste. Cuando mueren, creen que van a descansar y que sus almas se elevan a otra dimensión, por eso lo celebran.

Sin embargo, hoy en todas partes del mundo, amén de estas costumbres y credos, se mezclarán los cantos y las lágrimas. A casi un siglo de existencia, ha muerto un hombre imprescindible.

Nelson Rolihlahla Mandela falleció en Johannesburgo este 5 de diciembre. Conocido en su país como Madiba, título honorífico otorgado por los ancianos del clan de Mandela, y que quiere decir el hombre que hizo el milagro. Tuvo una azarosa e intensa vida.

De la etnia xhosa, nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo. Fue uno de los trece hijos tenidos con una de sus cuatro esposas por Gadla Henry Mphakanyiswa (Henry Mgadla Mandela), un consejero principal de la casa real Thembu.

Huérfano desde los nueve años, recibió la educación primaria en una misión wesleyana (metodista). Y la secundaria en la Healdtown Methodist Boarding School de Fort Beaufort. Su profesora, una misionera británica, le puso el nombre anglófono de Nelson, el cual adquirió validez a efectos legales.

En 1939 marchó a la ciudad de Alice para titularse en Derecho en el Fort Hare University College, una institución académica reservada a estudiantes no blancos. En 1944 ingresó en el Congreso Nacional Africano (ANC), un movimiento de lucha contra la opresión de los negros sudafricanos.

Después de la creación del Partido Nacional Sudafricano en 1948, con su política de segregación racial (el Apartheid), Mandela cobró importancia dentro del ANC, en la Campaña de desobediencia civil de 1952, y el Congreso del Pueblo de 1955, en el que la adopción de la Carta de la Libertad provee el programa principal en la causa contra el apartheid.

En 1957 se separa de su primera esposa, Evelyn Ntoko Mase, con la que tuvo tres hijos: una niña que murió siendo lactante, su primogénito Madiba Thembekili, falleció en 1969 en un accidente automovilístico y Makgatho Mandela, abogado y hombre de negocios, que a la edad de 54 años, en el 2005  murió a consecuencia del SIDA.

Comprometido con los métodos no violentos de resistencia, siguiendo la inspiración de Gandhi, Mandela y otros 150 compañeros son arrestados el 5 de diciembre de 1956 y sentenciados a prisión.

Más tarde fue condenado por sabotaje, además de otros cargos, a cadena perpetua. Estuvo 27 años en la cárcel, la mayoría de los cuales estuvo confinado en la prisión de Robben Island  donde fue el prisionero número 466/64.

Durante aquellos años, su esposa Winnie simbolizó la continuidad de la lucha, alcanzando importantes posiciones en el ANC.

En 1988 fue trasladado a la prisión Víctor Verster, permaneciendo allí hasta su liberación y donde diversas restricciones le fueron levantadas.

A lo largo del encarcelamiento de Mandela, las presiones locales e internacionales sobre el gobierno de Sudáfrica para dejarlo en libertad eran notorias.

Tras su liberación en febrero de 1990, lideró a su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multiracial en su país. Ganó las elecciones, convirtiéndose en el primer presidente negro de Sudáfrica. Gobernó desde 1994 hasta 1999.

Después de 38 años de matrimonio con Winnie Madikizela (Winnie Mandela), se separó a causa de escándalos políticos en abril de 1992 y finalmente se divorció el 19 de marzo de 1996. Con Winnie tuvo dos hijas, Zenani (Zeni), nacida el 4 de febrero de 1958, y Zindziswa (Zindzi), nacida en 1960.

En su 80 cumpleaños, el 18 de julio de 1998, contrajo matrimonio con Graça Machel, la viuda de Samora Machel, el antiguo presidente de Mozambique y patrocinador del ANC, fallecido en 1986.

Recibió más de 250 premios y reconocimientos internacionales durante cuatro décadas. Destacan entre ellos: Premio Sájarov (1988). Bharat Ratna (1990). Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional (1992). Isithwalandwe (1992). Premio Nobel de la Paz (1993). La Orden al Mérito del Reino Unido (1995). Embajador de la Conciencia, premio otorgado por Amnistía Internacional (2006), entre otros.

Ostentaba más de 50 títulos de Doctor Honoris Causa, otorgados por varias Universidades del mundo. Tales como, la red Laureate International Universities, la Universidad Europea de Madrid, la Universidad Andrés Bello de Chile, la Walden University (Estados Unidos), la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, la Universidad de Bilgi (Estambul), la Universidad de Carabobo (Venezuela) y la Universidad de las Américas, de Ecuador.

Afecciones respiratorias, secuelas de los cruentos años de prisión, fueron afectando la salud de Madiba. No obstante, logró el milagro de la inmortalidad. Es uno de los imprescindibles hombres de la historia.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


9 thoughts on “Gloria a Madiba, un imprescidible

  • el 9 diciembre, 2013 a las 6:41 am
    Permalink

    Ilumíneme con su sabiduría, si es tan amable. Rectifique lo que dije y olvídese de mí, que es un tema que Vd objetivamente ignora. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *