Elpidio Valdés y yo

Dariela Aquique

aventuras_elpidio_valdesHAVANA TIMES — Salgo al balcón y veo a un grupo de niños jugando en la calle. Uno de ellos corre a horcajadas sobre un palo y dice: ¡Arriba Palmiche!  Eso me alegró, porque actualmente los niños juegan en sus play station o en sus PCPs y sus personajes son superhéroes galácticos, mutantes o qué sé yo.

Lo cierto es, que ver a los pequeños jugar a ser Elpidio Valdés me hizo sentir un poco de nostalgia, porque mi generación creció junto a ese popular personaje que vio la luz en 1970 en la revista Pionero.

Apareció como una figura de historietas infantiles cubanas. Y como todo cómic, no parecía ser más que el protagonista de una secuencia de viñetas o de representaciones gráficas que narraban breves episodios divertidos.

Su creador, el caricaturista, ilustrador, historietista y guionista Juan Padrón, tampoco creyó que su mambí pudiera alcanzar la categoría de tradición cultural entre generaciones de niños y jóvenes que en 44 años han disfrutado de sus aventuras.

Dice su autor que surgió casi por accidente cuando él hacía la historieta del samurái Kashibashi y en la leyenda aparecía un cubano del Siglo XIX que a él se le antojó un mambí y le puso Elpidio Valdés por la Cecilia* de Cirilo Villaverde. Y como expresión de la nacionalidad cubana.

Elpidio es un coronel del Ejército Libertador que lucha por la independencia de Cuba frente al colonialismo español.  Sus hazañas son geniales y esto hizo que llegara a la pantalla grande por allá por 1974, convirtiéndose en el clásico de los dibujos animados nacionales.

Una entretenida saga realizada por Padrón y producida por el Instituto Cubano de Cine e Industria Cinematográficos (ICAIC), la conforman los cortos animados:

Elpidio Valdés contra el tren militar (1974)
Elpidio Valdés asalta el convoy y Elpidio Valdés contra la policía de Nueva York (1976)
Elpidio Valdés está rodeado y Elpidio Valdés encuentra a Palmiche (1977)
Elpidio Valdés contra los rayadillos y Elpidio Valdés fuerza la trocha (1978)
Elpidio Valdés contra la cañonera (1980)
Y los largometrajes Elpidio Valdés (1979) y Elpidio Valdés contra dólar y cañón (1984)

Elpidio Valdés y yo nacimos el mismo año. Mis contemporáneos y los que vinieron después se saben de memoria las frases, coletillas y canciones de sus películas.

No ha faltado quién llamara a su mascota Palmiche como su bravo caballo. O quién haga un chiste con el acento del General Resople. O quién no recuerde con agrado y vuelva a ver una y otra vez los dibujos animados de ese singular escuadrón de caballería al mando del Coronel Valdes junto a Pepe, El corneta, Marcial, la intrépida Eutelia y su novia María Silvia.

Ver a esos niños jugando a Elpidio Valdés, a más de cuatro décadas después que jugáramos a lo mismo mis amiguitos y yo, me motivó a este post. Y como él me quiero despedir: ¡Hasta la vista, compay…!

*Cecilia Valdés, nombre del personaje protagónico de la primera novela cubana, escrita por Cirilo Villaverde.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


3 thoughts on “Elpidio Valdés y yo

  • el 23 abril, 2014 a las 5:25 pm
    Permalink

    Dicen que vieron que Elpidio Valdés haciendo cola en el consulado español para hacerse ciudadano, Resoplez ahora es un honesto empresario radicado en La Habana, Eutelia se casó con el andaluz y vive en Sevilla, Maria Silvia tiene una Paladar y el pobre Palmiche arrastra un coche lleno de turistas gordos y colorados por Prado.

  • el 12 abril, 2014 a las 5:27 am
    Permalink

    Eso lo han desaparecido de las pantallas cubanas. Demasiado fuerte la adulación a los gaitos, jajajaja

  • el 11 abril, 2014 a las 9:43 pm
    Permalink

    Te falto mencionar “Mas se perdio en Cuba”, otro largometraje de EV donde se refleja la guerra d 95 y la intervencio yanki.Lo que mas me dio gracia es q casi presentan a los gallegos como nuestros amiguitos.Claro que como corrian los anos donde los gallegos empezaban a invertir en Cuba, habia q presentarlos con mejor cara.Igual los disfrute.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *