El peso del azúcar en Cuba

By Dariela Aquique

Cortador de caña. Foto: Bill Hackwell

Era un spot diario, aparecían en la televisión, imágenes de moliendas y cortes de caña y la voz grave de aquel locutor, que decía: ¡Azúcar para crecer…!

El azúcar, las zafras, todo era como algo muy ligado a nuestras vidas, de hecho el año en que nací (1970), se llamó  El año de los diez millones, porque era la meta de producción de toneladas de azúcar a cumplir, y aquello implicaba el esfuerzo de todo el pueblo.

Todos comprometidos, con aquella actitud de absoluta pertenencia que caracterizó a la gran mayoría de los cubanos los primeros 30 años de la Revolución.

Hoy, entre tantos errores cometidos que han lastrado nuestra base económica, el haber descuidado la industria azucarera que era el reglón principal productivo en el país ha sido el más garrafal.

Según estadísticas tomadas de una de las conferencias magistrales del economista Juan Triana, especialista del Centro de Estudio de Economía Cubana y profesor titular de la Universidad de La Habana:

…En estos momentos la taza de crecimiento promedio de dicha industria es negativa.  En los últimos tres años y medios, la industria decreció más de un 50 percent lo que resulta absolutamente ilógico, pues es justamente uno de  los sectores más estratégicos para el país y uno de los de mayores potencialidades, dadas estas por su capacidad y versatilidad…

Siendo el sector del que se tiene mayor conocimiento acumulado no se explota.  Siendo el sector en el que la cifra de fuerza de trabajo es de alrededor de 200 mil empleados, de 4 millones que es la fuerza de trabajo total del país, se desaprovechada su capacidad de productividad.

Esta industria puede producir todo el año: alimentos, energía, alcohol, productos para disimiles usos.  Un central puede generar electricidad a costos menores que en una termoeléctrica, siendo además energía renovable.

Empero dejamos de invertir en la tecnología necesaria para desarrollar esta industria, puede decirse que es un sector casi quebrado, evidenciado con el cierre de centrales.  (En el año 59 contábamos con cientos de centrales azucareros y hoy quedan en activo un aproximado de 60)

Incurrimos en errores estratégicos de priorizar otros sectores, que han dado a largo plazo ciertos ingresos en divisas, pero nunca en la magnitud que podía hacerlo el azúcar.  Y es que el azúcar es ahora mismo la mercancía del mercado mundial más estable y sus precios han llegado a cifras de 500 dólares la tonelada y paradójicamente no tenemos azúcar para exportar.

Decían nuestro abuelos: “sin azúcar no hay país” e insólitamente hemos sobrevivido, claro que en condiciones económicas paupérrimas.  Dependíamos en un 85 percent de los financiamientos del azúcar que se le vendía a la Unión Soviética, desde los años 60 hasta la caída del campo socialista.

El azúcar es parte de la historia de Cuba.  Ahora enfrascados en la labor de recuperar la industria azucarera, una de las prioridades de la nueva política económica de la actual dirección del gobierno.  Nos hace replantearnos tácticas fallidas.  Se necesita azúcar…azúcar para crecer.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


2 thoughts on “El peso del azúcar en Cuba

  • el 18 junio, 2011 a las 1:13 am
    Permalink

    Y el azúcar fue divisa hasta que alguien determinó que junto con el café -y próximamente el petróleo- no lo sería más. Claro que hubo un quién, o hubieron unos quienes que determinaron la desaparición del valor de dichos productos en el mercado bursátil. Arbitrariamente consideran que la riqueza de unos no es posible y sus endeudamientos no se pueden saldar a partir de productos “descontinuados, inservibles, superados, reemplazables”… Tira un ojo para buena parte de los paises latinoamericanos y hallarás las ruinas de una industria que fue merecedora de programas políticos que le impulsaran hacia un crecimiento sostenido; mira el deterioro de cientos de miles de familias que procuraban un ingreso a partir de esa “infernal” actividad rural -y uso ese término por las inclementes condiciones en que se trabaja la caña-. Que un país se acabará en cuanto su principal actividad generadora de divisas se termine no es factible, ya lo vemos, pero es como el mismísimo fuego que corre por el cañaveral antes de la cosecha, deja la mata endeble, sumamente frágil ante el machete.

  • el 16 junio, 2011 a las 2:49 am
    Permalink

    Dariela! la produccion de Azucar,como dices es como decir ” una cultura para Cuba!…pero muy Costosa,
    En europa se ! inventaron” el azucar a travez de un tipo de Remolacha,se inventaron unas tabletas que se llaman SÜSS STOFF,segun para “reducir” las calorias,creo que son quimicas,son tabletas endulzantes,son pequeñas,y con solo una,endulza una taza de cafe,en un supermercado,vale menos que el azucar “original”…en si,a mi entender,es muy costosa la produccion de azucar ,de la caña,pero tambien tiene sus derivados,el Ron ,los tableros,pienso para los animales,producir electricidad,etc..veremos la vaina!! saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *