El Niagara en bicicleta

Dariela Aquique

monte053
Foto: Irina Echarry

HAVANA TIMES — Una canción muy popular de Juan Luis Guerra y la 440. El Niagara en bicicleta, es toda una sátira al sistema de salud dominicano. A la falta de recursos, la indolencia, la ausencia del personal especializado.

En medio de todo aquello hay un estribillo recurrente: /tranquilo Boby, tranquilo/. Que hace alusión a como una de las enfermeras les dice a los pacientes para que no se desesperen o disgusten.

Esta canción y un artículo que escribiera para Cubaencuentro el año pasado. Serán las dos asociaciones que haré para contarles la historia de una vorágine burocrática.

Del referido artículo, citaré:

Los placebos son sustancias que carecen de acción curativa, pero que producen un efecto sicológico de mejora en la persona que lo recibe (…) Los cubanos conocemos de sobra el efecto placebo, pero aplicado a los padecimientos de índole social, donde muchos (…) creen estar sanos o curados de tanta y tanta afección que causa el veto a nuestras más elementales prerrogativas cívicas.

Las nuevas leyes recientemente aprobadas en Cuba, fueron recibidas con entusiasmo. El artículo 81 de la Ley de la Vivienda, permite que las familias hasta el cuarto grado de consanguinidad, consigan adjudicarse las propiedades de parientes, si ellos han salido del país, de forma legal o no, y con carácter definitivo.

Hace casi tres años mi hermano abandonó el país de manera ilegal y hoy tiene la residencia en la ciudad de Louisville, estado de Kentucky, Estados Unidos.

Al ponerse en vigencia la ley, comenzamos los procedimientos para devolverle a mi tía su condición de propietaria sobre el título de la vivienda que mi hermano dejó.

Mucho hablaron los medios de las ventajas de dichos trámites, los que pasarían por canales con el menor burocratismo posible.

Cuando fuimos al notario, este nos explicó que ese tipo de trámite se hacía solo en la Vice-Dirección Jurídica del municipio de Vivienda. Una vez allí se nos indicó que había que solicitar al Registro Civil, las inscripciones de nacimiento que prueben el parentesco de quien reclama la propiedad y el propietario anterior

Requerir al distrito de la Oficina de Vivienda a la que corresponda, la emisión de un documento de subsanación del título de propiedad, el que a su vez requiere que tengas una tasación actualizada del inmueble dada por la Oficina del Arquitecto de la Comunidad

Se precisa además de un escrito formulado por la Oficina de Inmigración y Extranjería, que acredite que el otrora propietario reside fuera del país.

Como la salida de mi hermano fue ilegal, el caso pasa por otro orden de gestiones. El envío de una carta a la Oficina de Inmigración y Extranjería, la que será analizada y la que para ser respondida, precisará de una investigación con el CDR, la que una vez realizada debe ser avalada por la Unidad de Seguridad del Estado que atiende el área.

Presentar los certificados de defunción de parientes con parentesco primario y las fotocopias de sus títulos de propietarios en caso de estar vivos.

La Oficina de Inmigración envía a la Oficina del Carnet de Identidad, la orden de cancelación del documento de identificación, la que a su vez enviará a la Oficina de Control de Distribución Alimentaria (OFICODA), la solicitud de baja del individuo de la libreta de abastecimiento. Y por consiguiente la cancelación de los contratos de servicio de gas, electricidad y agua, hasta que sean legalmente actualizados.

La Oficina de Vivienda hace la confiscación del inmueble hasta una vez terminado el trámite jurídico, con la emisión del nuevo título, el que exige la diligencia de declaración para el pago de impuesto correspondiente a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT).

Finalmente debe inscribirse el título en las Oficinas del Registro de Títulos de Propiedad. Todo esto habiendo probado que el familiar ha convivido por más de cinco años en dicha vivienda, lo que de no ser así anularía la posibilidad de una feliz gestión.

No voy a contarles los detalles de cada tramitación para no atormentar a los lectores. Lo que sí puedo decirles es que se experimenta la sensación de cruzar el Niagara en bicicleta.

Y que no falta una recepcionista, secretaria u abogado que ante tu desespero, te diga con mucha parsimonia, como si estuviera cantando el estribillo de la canción: /tranquila mija, tranquila/

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *