Alocuciones, procesiones y cintas amarillas

Dariela Aquique

René González en la Mesa Redonda.

HAVANA TIMES — El 3 de septiembre después del Noticiero, fue trasmitido por la televisión nacional lo que ellos llamaron una alocución de René González, conocido por los epítetos de Luchador antiterrorista y Héroe de la República de Cuba.

El porqué de la soflama, era exhortar al pueblo a sumarse a las actividades de la jornada nacional e internacional en demanda por la liberación de los Cinco, que se efectuará entre los días 5 de este mes y hasta el 6 de octubre.

Pero el 12 de septiembre, por ser la fecha en que se cumplen los 15 años de sus arrestos, se pretende que tenga una connotación especial donde el protagonismo lo tengan las gentes en las calles, portando todas cintas amarillas.

Y voy a trascribirles íntegramente uno de los párrafos de la arenga:

Quiero que el doce de septiembre el país se llene de cintas amarillas y que el visitante o el corresponsal extranjero que esté en la Isla no puedan ignorarlo. Que ese día la Isla de Cuba se sacuda y aparezcan cintas amarillas en los árboles, en los balcones, en las personas, como quiera que se les ocurra usarlas, en las mascotas, como ustedes lo decidan, que esas cintas amarillas llenen al país y que no pueda ser ignorado, que no pueda dejarse de reportar al mundo que el pueblo cubano está esperando por cuatro de sus hijos que están presos en Estados Unidos.

Más adelante, explicó que la cinta amarilla es un símbolo que entró en la cultura de los norteamericanos durante la Guerra Civil inglesa, cuando las esposas de los soldados los esperaban con cintas amarillas. Fue transmitida luego a la Guerra Civil de Estados Unidos.

Hasta que en los años setenta del siglo pasado una canción volviese a recordar esta vieja costumbre. La letra cuenta la historia de un preso que le pide a su prometida que si aún lo ama, ponga una cinta amarilla en un árbol. Cuando él llega al lugar encuentra en el árbol cien cintas amarillas.

Salvo enterarme de la historia de la canción, y del uso de la cinta amarilla como símbolo de espera para los estadounidenses, todo lo demás me pareció nimio, sobre todo cuando me percaté que tal alocución no era espontánea, sino que la estaba leyendo en un telepronter, o algo similar.

Inmediatamente después, le siguió un video clip de la canción en inglés, interpretada por Kiki Corona, Silvio Rodriguez y Amaury Pérez, entre otros.

Al día siguiente todos los medios oficialistas publicarían materiales al respecto. Se le dedicaría un Mesa Redonda y seguirán las acciones.

En las escuelas, ya se les ha orientado a todos los estudiantes que el día 12 deben asistir portando cintas amarillas. También los sindicatos empezaron a “invitar” a sus miembros a hacer lo mismo. Imagino que pronto los CDR harán reuniones para pedirles a los vecinos que coloquen en sus puertas o cuelguen en los balcones los dichosos lazos.

Lo que resultará finalmente algo bien concertado y muy lejos de ser espontáneo.

Los cuentapropistas que venden confecciones textiles en perchas, han visto en esto la oportunidad de hacer algo de dinero. No sé en las demás provincias, pero ya acá en Santiago están vendiendo los lazos amarillos en 15 y 20 pesos.

Como siempre hay alguien que no está muy al tanto de lo que acontece, y como el amarillo es el color de la Santa Patrona, pregunta que si ¿las cintas amarillas son para llevarlas en la procesión de la Virgen de la Caridad del Cobre?,  la que sería en la tarde del sábado en la víspera de su día hoy domingo 8 de septiembre.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

10 thoughts on “Alocuciones, procesiones y cintas amarillas

  • Ojala existiera espontaneidad en cosas como estas, ojala que ante una injusticia un solo hombre pudiera erguir la cabeza y protestar, y gritar la verdad sin ser silenciado. Estas campañas las hemos vivido durante más de 50 años y nunca proceden de la espontaneidad del pueblo. El pueblo el verdadero pueblo el que subsiste cada dia con salarios de miseria, no tiene tiempo para estas ESPONTANEIDADES, para realizar ALOCUCIONES y quizas si lo tuviera no seria justamente para la campaña por los 5. hay miles de cosas que suceden cada dia injustas, dificiles, duras para el obrero que no pueden ser llevadas a una ALOCUCION televisiva ni por equivocación. Basta de MENTIRAS, BASTA DE DECIRNOS QUE HACER, PERO NO PERMITIRNOS HACER LO QUE ELLOS HACEN!!!!!!!!!!! UNA ALOCUCION NECESITA EL PUEBLO PARA SALVAR LA PATRIA!!!!!!!!!!!!!!!

  • y el que no usa la cinta amarilla va preso???? tambien el pueblo se pone cintas amarillas por los miles de presos que hay en Cuba???………..se ponen cinta amarilla y cuanso se van lo único que quieren es ir a vivr al eje del mal,,,,,,este sistema no se da cuenta que hace rato murio????

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *