Al que no quiere caldo, belleza latina

Dariela Aquique

HAVANA TIMES, 20 abr — Un concurso de belleza es una competencia basada principalmente, aunque no siempre, en los atractivos físicos de sus participantes, incorporando otros talentos que las mismas posean, por lo regular referidos al baile, el canto, la actuación o el modelaje.

Este tipo de programas o presentaciones se realizan en casi todas partes del mundo. Y por estos días, hasta el concurso de Miss Universo, ha anunciado que aceptará la participación de transexuales.

Aunque debe reconocerse que dichos certámenes son bastantes pueriles.

También vale señalar, que más de una joven con dotes físicas al obtener sus premios han podido ganar dinero suficiente para cambiar sus vidas y las de sus familias, teniendo la oportunidad de hacerse de contratos para televisoras o firmas, haciendo promoción y comerciales de productos o devenidas actrices o presentadoras.

En la Cuba prerrevolucionaria, estos eventos fueron de mucha practica y algunas lindas muchachas cambiaron su suerte con ellos. Después de 1959, estas promociones fueron desapareciendo. El Estado las eliminó al denominarlas rezago de la burguesía, que nada tenían que ver con la sociedad de nuevo tipo que se construía.

Así, la mujer cubana dejó a un lado los cosméticos, las perchas y las pasarelas, para subir a las montañas a alfabetizar, ir a las escuelas o trabajos en el campo y aprender a empuñar las armas para junto a sus hombres defender a la Patria de cualquier agresión enemiga.

Generaciones enteras crecieron ignorando estas difusiones. Sin embargo en estos últimos años, los más jóvenes y por qué no, algunos también mayores han retomado la afición por dichos concursos y pasan gran parte de su tiempo en discusiones sobre tipos de belleza y estilo de las participantes de los espectáculos.

Semanalmente y de manera casi obsesiva se descargan de Internet, los programas de Nuestra Belleza Latina, de la Univisión, y son comercializados en los bancos clandestinos de alquiler de películas y shows. Como una epidemia solo se escuchan frases como estas:

-Tienes la última Belleza Latina…

-¿Eliminaron a la cubana?…

-A mi me gusta más la puertorriqueña…

Esto se debe a varios hechos, en primer lugar la tendencia a todo lo foráneo que invade a nuestros jóvenes y a una gran parte de la población, ya saturada de los mismos slogans sociales.

En segundo lugar, la nefasta programación televisiva nacional, que no satisface a nadie y hace que la gente prefiera ver cualquier cosa. Y por último, lo proscrito de estas promociones y de sus trasmisiones en nuestro país.

Si bien banales, el hecho es que la Belleza Latina, tiene altos ratings de audiencia en Cuba, ya sea por simple distracción, por lo llamativo de su alta factura tan contrapuesto a los de nuestras producciones, o por no tener nada mejor que ver y mitigar su monótona cotidianeidad.

Aunque poco aportan, sí bien divierten a muchos cubanos y hacen que los niveles de afición a dicho espacio sean sorprendentes, justamente aquí, donde más censurados son estos espacios y sus objetivos.

Pero así son las cosas, como dice el aforismo: al que no quiere caldo, belleza latina.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

2 thoughts on “Al que no quiere caldo, belleza latina

  • no me gusta “esos certamenes”…la “belleza no esta” en lo que ofrece….”exterior”….sino en lo que te diga “tu corazon”…..un besoi

  • Me encanta el articulo, aunque no diria bajo nigun concepto que la muejer cubana dejo a un lado los cosmeticos, la percha y la pasarela por ser parte de los primeros pasos de la llamada revolucion, elllas solo vivieron al nivel de su tiempo y lo digo porque mi abuela y mi tatarabuela quien aun vive con 107 years old participaron en las campana de alfabetizacion y fueron hasta la Sierra y no por eso dejaron de ponerse bonitas y conozco a otras mujeres con las mismas experiencias y siguen entalcandose el rostro. Antes de la revolucion no todas las mujeres tuvieron la posibilidad de gozar de los ricos espectaculos de la pasarela porque primero la television era un lujo para unos pocos de la ciudad y los teatros eran para los hombres ricos con sus damas de compania(prostitutas), una que otra vez la esposa pero no lo creo que fuera muy frecuente. Existen otros factores mas significativos que pueden ser razones un tanto mas convincentes. Bueno en cuanto a la cartelera televisiva voy de la mano con el articulo, a veces la Mesa redonda hablando de Iraq y los Estados Unidos, en Telerebelde la aventura que han televizado 500 veces desde el 1997 (ejemplo hipotetico) y todos estan cansados de ver y hasta se saben parte de los dialogos, para que contar. Alguas cosas deben cambiar porque no todo el publico televisivo tiene el mismo nivel cultural por tanto las personas eligen un poco de mas de entretenimiento por supuesto que no esta en la television, bueno un poco de belleza latina no viene mal a todos nos gusta saber de celebridades, artistas y probablemente la gente sabe mas de la vida de las mujeres de belleza latina que de lo que esta aconteciendo con el petroleo en las aguas nacionales y todo porque no hay equilibrio, variedad en la cartelera televisiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *