Aché para los impuestos

Dariela Aquique

Marti y Moncada en Santiago de Cuba.

Hacerse Santo, recibir los guerreros o la mano de Orúla, despojarse, quitarse una wuenbá, tirarse los caracoles, ¡Aché!, son frases comunes para nuestra gente.

Las religiones son de gran arraigo popular.  La creencia y práctica de las llamadas Religiones Afrocubanas, es habitual y la regla de Ocha  y la regla de Palo Monte son las más difundidas.

De ellas, los nombres, atributos, rituales, cantos y bailes son a todos familiares.  No hay una barriada que un 3 de diciembre, víspera de Changó (Santa Bárbara) o 17 de diciembre, víspera de Babalú Ayé (San Lázaro), no tenga un bembé (fiesta para los santos con toques de tambores batá).

La Ochá (Santería) es ahora mismo una tendencia en boga que ha degenerado de su esencia ancestral para convertirse en una fuente de ingresos económicos y forma de lucro de muchos que, en nombre de la fe religiosa, cobran sumas irrisorias por los llamados trabajos u obras.  Encontramos muchos iyabbós (iniciantes), vestidos de blanco durante un año entero y cumpliendo lo que les dictó el Itá (lista de prohibiciones y mandatos), según el tablero de Ifá (sagradas escrituras).

Lo cierto es que consultarse o un remedio espiritual, asciende a cifras sorprendentes.  Ahora cobran sus honorarios en moneda libremente convertible.  En los altares, no se encuentran ya las típicas comidas de los Patakines africanos (leyendas yorubá), sino que se les ofrendan manzanas y hasta champan.

Los practicantes compiten en cuanto a las solvencias financieras y parece que tendrá mayor poder el Santo hecho con más lujo y de mano del Padrino con más posibilidades.  En euros o dólares americanos, en pesos convertibles o sus excesivos equivalentes en moneda nacional darán cuenta de la efectividad de sus fetiches.

En el centro de una zona muy folclórica en Santiago de Cuba, la casa de Jacobo, la de Rosa la china o la calle de Martí y Moncada, son sitios muy frecuentados.

En ellos se expenden objetos y materiales de toda índole para dichas prácticas: ídolos artesanales, hojas, herramientas para santos y brujerías, etc.  Aquí encuentra usted cualquier cosa.

Esto hace que, por supuesto, los economistas con visión suspicaz burocraticen estas acciones y hagan que ellos no escapen al fisco y sus nuevas normativas y tarifas.  Según reza en la GACETA OFICIAL, los productores vendedores de artículos religiosos y de animales con este fin, tendrán que acogerse al plan de patentes y pagos de impuestos.

Así que ahora hasta los Santos contribuyen su poquito con la “restauración” de la economía del país.  ¡Aché…!

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Un hombre y su perro, La Habana. Por Charlie Lockwood (Reino Unido). Cámera: Canon:6D Mark II

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com