¿A qué se ha relegado la imagen de José Martí?

Dariela Aquique

José Martí

HAVANA TIMES, 28 ene — Hoy se cumple el 158 aniversario del natalicio de José Julián Martí Pérez, el héroe nacional, el apóstol o el más universal de los cubanos, cualquiera de estas denominaciones con los que le hemos conocido a lo largo de la historia cubana.

Aquel hombre de mediana estatura, frente ancha y ojos tristes, que apenas alcanzó a vivir 42 años de edad, pero que dejó una vasta obra literaria, que va desde la poesía, el teatro, la epístola, el ensayo o la crónica periodística.

Un hombre de una increíble sensibilidad y un pensamiento lúcido y profundo, que se adelantó a su época por tener una larga visión de la realidad política y social de nuestra isla y de América toda. Desarrolló toda una encomiable labor por unificar idea y acción en pos de alcanzar la independencia de Cuba.

Pero más allá de ser un revolucionario, fue un ser humano con todas las innegables circunstancias que esto implica. Tuvo una vida como hijo, hermano, amigo, padre, hombre, artista, ciudadano. Sin embargo el Martí que nos hacen llegar es solo al individuo perfecto, él icónico, la imagen sublimada del héroe antimperialista a ultranza.

Y Martí fue más que eso y también menos. Fue más, porque no podemos circunscribirlo solo al rebelde, se tiene una vida más allá de las ideologías y fue menos, porque vivió quizás; como deja ver en algunos de sus escritos, con el presentimiento de que su estancia en la tierra no iba a ser demasiado larga, por eso sintió miedos y por eso tuvo una vida amorosa muy intensa y por eso padeció de alcoholismo y por eso amó las artes y la filosofía.

A Martí lo han disminuido a una profusión de rincones kitschs en las aulas de las escuelas, a un montón de reproducciones de su rostro lacónico, a un sinfín de bustos de yeso por doquier o a atribuirle cuanto texto convenga, al punto que ya no se sabe bien que dijo o no dijo el poeta.

Ha sido su figura y su legado usado como pretexto para esa gran cruzada política, que llevamos los cubanos hace ya mucho tiempo.

En el centenario de su nacimiento, un grupo de jóvenes subversivos, liderados por Fidel, los que se hicieron llamar así: generación del centenario, llevaron a cabo la acción de asaltar el cuartel Moncada aquel 26 de julio de 1953 y fue Martí llamado el autor intelectual.

No hay una brigada de colaboración cubana en cualquier latitud del mundo, que no enarbole a Martí como estandarte de su misión y peor aún, muchos aspectos del sistema político-social del país, esgrimen el ideario martiano como premisa, aun cuando distan sobremanera de lo que aquel hombre del siglo XIX, pensase.

Los cubanos del exilio tienen una emisora radial y una televisiva con su nombre, donde no se hace más que campaña mediática contra el régimen castrista. Los de aquí y los de la otra orilla no profesan el debido respeto a la memoria del que nació un 28 de enero en la calle de Paula.

Politizar a Martí, más que reverenciarle llanamente, creo que ha sido la razón por la que las jóvenes generaciones experimentan ese grado de desacralización hacia su imagen.

Sus obras completas apenas se editan. Solo pasajes de sus trabajos son los más difundidos. Pocos conocen por ejemplo que Martí al referirse al socialismo dijo de este que yerra pero consuela, o que le dedicó un poema al hachís.

Ayer desde mi ventana, he escuchado a un grupo de pioneros pasar con sus uniformes, coreando consignas donde se entremezclan frases de Martí y pidiendo libertad para los cinco héroes. Niños que no saben exactamente que van diciendo a gritos, maestras que tienen que llevar a esos niños a las calles, porque eso fue lo que se le orientó.

Todos son indiferentes, pioneros y maestras, gentes que les escucha.

Martí es solo un pretexto y yo que siempre he sido admiradora de su vida y de su obra, no puedo evitar en este aniversario no más que sentir pena. ¿A qué se ha relegado la imagen del maestro?

 

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


26 thoughts on “¿A qué se ha relegado la imagen de José Martí?

  • el 7 febrero, 2012 a las 1:09 am
    Permalink

    Diferencias entre nuestras visiones aparte, admito que has introducido novedosos e interesantes enfoques, que vale la pena estudiar. Gracias por los enlaces (ya los estuve visitando) y por tu capacidad para entablar un diálogo civilizado con oponentes. Sí, que viva Cuba, para siempre cubana…

  • el 4 febrero, 2012 a las 5:35 am
    Permalink

    Vale, mucho gusto me ha dado debatir con vosotros, Isidro y Frank, como tu bien dices son pocos los espacios en este tipo de blogs donde se puede expresar opiniones y debatirlas libremente sin entrar en insultos y descalificaciones. Si quereis podeis pasaros por este foro donde encontrareis todos los puntos de vista, desde los vuestros a los mios, con muchas referencias a enlaces y a libros: http://1898.mforos.com/
    Adios y Viva Cuba Libre! de los Castros claro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *