Ya tengo trabajo

Daisy Valera

Desde el día 14 de este mes comenzó mi vida como trabajadora.

La dinámica de levantarme a las seis de la mañana y tomar varias guaguas para llegar al trabajo a las 8 en punto.

Mi centro se llama ORACEN y es una oficina de regulación ambiental y seguridad nuclear.

Mientras mis sueños de investigar y estar rodeada de reactivos se caen a trozos aprendo a rellenar formularios y papeles.

Me dispongo a cumplir tres años de servicio social.

El servicio social es de obligatorio cumplimiento sino queda invalidado mi título universitario.

Y se cumple en cualquier lugar en el que te ubique el ministerio al que tu universidad pertenezca, el INSTEC (Instituto Superior de Ciencias y Tecnologías aplicadas) lugar donde estudié, pertenece al CITMA (Ministerio de Ciencias Tecnología y Medio Ambiente).

El servicio social – dicen algunos – es la forma de pagar la gratuidad de los estudios universitarios.

Dejando de lado por un momento que mi trabajo en los próximos 36 meses será leer y rellenar papeles, papeles importantes, pero papeles al fin; debo decir que soy afortunada.

Según las primeras impresiones, me rodean personas tranquilas y solícitas.

En los pocos días que he estado aquí me han hablado sobre que consistirá mi trabajo y como debo hacerlo.

Me han dado ánimo, para que no me atormente frente a tantos papeles, recuerdo una expresión, algo así como: no te preocupes alguien incluso con solo noveno grado puede hacer esto.

Después de esa frase se me aguaron los ojos, realmente la compañera tenía muchas intensiones de hacerme sentir bien pero logró el efecto contrario.

Porque yo no solo llegué a noveno grado (ni ella tampoco), seguí estudiando por 8 años más.

Otra cosa agradable es que las personas que me rodean pertenecen a mi misma clase social, aun no he escuchado el sonido de un celular y todos parecen preocupados por conseguir comida, así que no hay miradas por encima del hombro.

Se establecen relaciones de respeto y cordialidad y yo no podría estar más cómoda.

Algo importante, mi salario mensual por contrato es de 275 pesos, aun no sé como me alcanzará para llegar a fin de semana, nada de pensar en fin de mes.

En estos momentos espero que puedan arreglar la computadora que me asignaron y que aun no enciende.

Pero a pesar de los pesares estoy aquí, donde pretendo hacer un buen trabajo y esforzarme por superarme como profesional.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

3 thoughts on “Ya tengo trabajo

  • Daysi creeme en el capitalismo no es todo oro lo que brilla, en Italia el gob le ha quitado mitad de los recursos destinados a la ciencia y muchos cientificos emigran para los EE.UU en busca de un trabajo mejor, p’q los EE.UU tendra 1000 defectos pero con la ciencia son los # 1, que te puedo decir, fuerza y coraje que 3 anos pasan rapido

  • !Que remedio!

  • Así es como se paga en el socialismo humanista daisy, una miseria, eso es lo que es. En el capitalismo brutal y salvaje te pagarían por lo menos un salario digno para vivir y estarías investigando ganándote el sueldo, no haciendo un trabajo de 9no grado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *