Una revista Sputnik y la glasnost tropical (I)

Daisy Valera

Glasnost-TropicalHAVANA TIMES — Unas pocas revistas Sputnik eran una especie de anomalía en el librero atestado de novelas policíacas y manuales de mecánica de mi vecino Manuel.

Manuel: proletario instruido, mecánico de una fábrica de compotas, vanguardia nacional, abuelo de mis mejores amigos de la infancia, y obrero premiado con el privilegio de mirar directamente la momia de Lenin; había desarrollado la costumbre de empezar la mayoría de sus frases con si existiera la Unión Soviética.

Corría el año 1995, sus palabras se vaciaban de sentido frente a mis Atlas de Geografía y las motivaciones profesionales de mis compañeros de grupo; sumábamos más de diez los que pretendíamos ser astronautas o científicos.

La URSS existía y yo desempolvaba las Sputnik de la pequeña biblioteca de Manuel. Regresaba una y otra vez a las caricaturas del gato Leopoldo, me dejaba impresionar por las fotografías de un parto en el agua; no leía, observaba.

Las imágenes compuestas por fotos recortadas, los colores intensos y brillantes, la dureza y el  olor del papel de Kymmene, son recuerdos difusos y gratos de mi niñez.

Las revistas Sputnik sobrevivieron el período especial. Compré hace algunos días un ejemplar de marzo de 1989 y leí en la sección “Cartas de los lectores”:

“…Creo que a partir de ahora si existe una verdadera democracia en la URSS, donde por primera vez hay una auténtica libertad de prensa y de expresión. Ahora si van por el camino correcto. Rolando Felix OLIVE. Camagüey, Cuba”.

Quizás Rolando, hastiado del trío cromático nacional y del papel de bagazo de caña esperaba que los medios de la isla siguieran las señales que llegaban de Moscú.

Por esos días se decidió en la isla que los parámetros editoriales de Pravda y Rusia Soviética se impusieran frente a los de Novedades de Moscú o la Gaceta Independiente.

Ahora que ensayamos una especie de perestroika tropical, con el perfeccionamiento empresarial y el cuentapropismo que recuerdan tanto las leyes soviéticas de Empresas Estatales (1988) y de Actividad Laboral Individual (1987);  el discurso oficial apunta que la prensa debe apoyar el desarrollo de un socialismo próspero y sustentable.

Puede que el señor Olive haya tenido que esperar veinte años para ver la instrumentación de una glasnost cubana.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


2 thoughts on “Una revista Sputnik y la glasnost tropical (I)

  • el 18 septiembre, 2013 a las 9:54 am
    Permalink

    Daisy muy buen post. Lo que no creo que el señor Olive esté viendo una glasnot en Cuba. Eso no ha llegado.
    Saludos.
    Marlene

  • el 17 septiembre, 2013 a las 1:23 pm
    Permalink

    Ni sueñe con una Glasnot mira lo que le paso a Carcasses y por otro lado..Donde esta el gorbachov tropical?Mi pensamiento politico es de izquierda por que me solidarizo con “Los humillados y ofendidos” como los Llamo Dostoevski,pero la palabras que mas le temo son “socialismo” que sirve para escudarse a cuanto dictador anda por ahi y anduvo(recordemos al partido nacional-SOCIALISTA de Hitler)y POPULISTA que usa la derecha cuando un gobierno hace algo por los mas pobres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *