Sin Plan B

Daisy Valera

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Gastar los últimos 50 centavos.  ¿Ser o no ser estafada por ETECSA?

Al quinto timbrazo se acaban las dudas y pago una frase: Tengo que verte Daisy…hoy mismo.

La voz al otro lado del móvil es casi un suspiro. Algo (alguien) se jodió.  Reconozco al instante  la mezcla de amargura y cansancio.

Llamémosle a mi amiga, Luna, aunque sea trigueña y sus labios me hagan dudar de sus abuelos españoles…de La Mancha.

“Me quedan dos años más en este país. Mis papeles se estancaron en algún asqueroso buró de California, hago el número 1 000 000 en alguna de las infinitas listas de la oficina de intereses.”

Después del arrebato sonríe, “yo no puedo.”

No me habló nunca del Yuma, ni de los Estados Unidos, menos del Enemigo del Norte y no porque pensara que le podía salar el viaje, Luna no cree ni en su madre.

Había decidido vivir aquí el tiempo que le quedara. Vivir aquí, no fingir que está en esta isla soñando con Dominos’ Pizza mientras se traga una piceta de 2 pesos.

La veía tan enamorada de la ciudad como siempre, con lo suficiente de provinciana como para quedarse embelesada frente a un edificio medio en pie.

Engavetó el pasaporte, se puso a hacer amigos y enemigos (un jefe déspota, el chivato del primer piso de su edificio).

Me hablaba eventualmente de lo triste que podría ser emigrar, perder amigos, familia.

Presiente que nunca se despojará de Cuba.

Detestaría trabajar en Mc Donald’s y no escribir la primera línea de un poema aburridísimo.

Teme acabar vagando en la blogósfera para compensar su ausencia. Un comentario aquí, otro por allá.

-Esto es una mierda Daisy, las FAR, el transporte, los segurosos, el hambre, la peste, los escombros…todo.

Después de 40 minutos cambió de tema:

Se acostó con un amigo (¿o no?). Lee por primera vez a Zoe Valdés.  Toma malteada con cargo de conciencia (los pobres niños de África, los de Centro Habana).

Sé que está asustada.

No tiene un plan B, no sabe cuánto más pueda resistir en La Habana.

Persiguió con la mirada un avión en el cielo del Reparto Eléctrico, nunca se había sentido tan comemierda.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


7 thoughts on “Sin Plan B

  • el 9 octubre, 2012 a las 4:16 pm
    Permalink

    Estimado “AndoEnBici.com”

    Lo que para usted puede resultar banal puede no serlo para otros. La verdad absoluta no existe. Delimitar con omnipotente severidad los lindes del término “banal” es un ejercicio extremadamente aventurado.

    “Lo banal” lleva dentro de sí la antítesis perenne:

    El drama existencial de cualquier ser humano, no es banal.

    Por otra parte, no hay nada más banal que la vida misma, desde nacer hasta morir.

    Usted puede estar de acuerdo o no, es su pleno derecho, pero no venga con ínfulas intelectuales a menospreciar los textos de los demás.

  • el 8 octubre, 2012 a las 2:10 pm
    Permalink

    Dhaniel:

    Estoy muy de acuerdo en que se tenga LIBERTAD para expresarse. También para hacerlo con temas menos banales que parecen a Ud lo hacen muy feliz. Pues nada !disfrútelo!

  • el 7 octubre, 2012 a las 8:49 pm
    Permalink

    Dile que no se prejuicio con trabajar en McD que mucha gente ilustre ha tenido que bregar por ahí.

    Para trabajar en Centros de Estudis Equis, con horario abierto, ganando poquito, hay que quedarse en Cuba.

  • el 5 octubre, 2012 a las 4:58 pm
    Permalink

    Estimado “AndoEnBici.com” le hago una propuesta:

    En vez de escribir corrosivos comentarios que ni ayudan ni sirven, siga andando en bici y deje a la gente expresarse en santa paz.

    Por si no lo sabe, un blog es un lugar donde cada quien tiene la absoluta LIBERTAD de escribir lo que le venga en gana, desde un ensayo crítico hasta una interjección para soltar los vapores del alma.

    Por si no lo sabe, para escribir en un blog no hace falta ser periodista.
    Y si quiere agarrárselas con el “periodismo vacío” pues váyase a criticar al periódico Granma o a la mesa redonda de la televisión cubana.

  • el 5 octubre, 2012 a las 8:11 am
    Permalink

    Otro excelente ejemplo de periodismo vacío.

  • el 5 octubre, 2012 a las 4:20 am
    Permalink

    El que espera desespera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *