Sancti Spíritus no es La Habana

Daisy Valera

La Candonga, Sancti Spiritus

HAVANA TIMES — Dejé Sancti Spíritus cuando tenía 17 años, los ómnibus chinos  no habían invadido el transporte interprovincial y el pasaje hasta La Habana, costaba solo 23 pesos.

La ciudad me resultaba entonces una precisa lista de centros de estudios, una acumulación de horas de lecturas que comenzaron con Mark Twain y terminaron en Guillermo Cabrera Infante. La certeza de mi embelesamiento y unos puntuales conciertos de trova que hablaban de vida en otra parte.

La Villa del Espíritu Santo era un planeta para abandonar aunque fuera con la espalda pegada al irritante vinil rojo de las guaguas Astro.

En casi 9 años, el precio del pasaje se ha triplicado y el tiempo de mis visitas espaciadas no suma 8 meses.

Quizás todo esto explique mi compulsión de comparar constantemente el lugar donde nací con La Habana o la manía que me asalta de encajonar a los espirituanos en definiciones tan simplistas y absurdas como:

Son rollizos y amables, montan mucho en bicicleta, caminan despacio y no se empujan en las guaguas.

Hace pocos días viajé para ver a mi familia y logré tomar fotos de una gran parte de la ciudad. La conclusión de siempre: Sancti Spíritus no es La Habana, solo que por esta vez no me sentí desconcertada e incómoda.

Podría decirse que el hecho casi me hizo respirar con tranquilidad.

La Calle de piedras, Sancti Spiritus.

Aunque hay pequeñas señales que hacen sospechar de un intento por replicar espacios habaneros salta a la vista que fue un experimento fallido.

Sancti Spíritus tiene también un Coopelia pero le falta la cola, hay viejos carros americanos pero no son taxis donde las personas se amontonan como pescados en latas, hay cientos de edificios con estilo yugoslavo pero con ausencia de goteras y caños tupidos.

Si bien le falta vida cultural, y esto no ha cambiado en 8 años (o en 20), también le falta mendigos, alcohólicos tirados en las aceras, calles atestadas de escombros y edificios haciendo malabarismos por permanecer. El hacinamiento es un problema que va decreciendo de a poco.

Los espirituanos tienen ómnibus urbanos que llegan a tiempo,  platanitos a 50  centavos y mazos de habichuelas por 3 pesos (exactamente la mitad de los precios de la capital) y carniceros con pesas que no se tambalean.

Finalmente hay una diferencia fundamental, la encontramos en los rostros de los habitantes de las dos ciudades. La Habana, el lugar de las oportunidades, está llena de caras de hastío y desesperación, en Sancti Spíritus falta menos el gesto apacible y la sonrisa.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


3 thoughts on “Sancti Spíritus no es La Habana

  • el 27 abril, 2013 a las 11:18 am
    Permalink

    estoy de acuerdo contigo daisy, solamente con ir para guanabo, se nota la diferencia en el pasar del tiempo. la habana es una locura, como cualquier capital del mundo. pienso que todo el mundo se queja de vivir en la capital, en cualquier pais, pero si les preguntas porque no se van pal campo o otro lugar mas tranquilo, dicen que no, porque seria un paso pa atras, o una perdida del desarrollo o las avansas que han logrado para llegar pa donde esten. la capital es como un carcel psicologico, y lo peor es son ellos mismos quienes le impide escapar de ahi.
    Creo que debe ser obligatorio para todo los cuidadanos de las capitales tomar unas vacaciones en el campo dos o tres veces al anyo para que se tranquilizen, la cuidad seria mas pacifica asi.

  • el 18 abril, 2013 a las 5:18 am
    Permalink

    Jajajaja!!! Los spirituanos quieren tanto a Santi Spiritus como quieren a las suegras…..mientras mas lejos mejor. .Si por los spirituanos fuera Santi Spiritus es el mejor lugar del mundo para vivir menos para ellos. Conozco a unos cuantos y es increible como se repiten, tiene que ser parte de la idiosincrasia, de la cultura de la historia de esta villa.

  • el 17 abril, 2013 a las 1:14 pm
    Permalink

    Que esperas para regresar a vivir en S.S, se vive mejor que en la Habana , la Habana no aguanta mas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *