Perfumes caros vs. champú barato

Daisy Valera

Caminaba por la Avenida Salvador Allende y como le temo al sol de agosto en esta isla, entré a una de las tiendas más frecuentadas en La Habana, la Plaza Carlos III.

El aire acondicionado de la Carlos III me hizo olvidar un poco la deshidratación y las casi quemaduras solares.

Como mi objetivo no era comprar algo, si no escapar del calor, me entretuve caminando un poco, mirando vidrieras y personas.

La imagen de la tienda me recuerda un poco a nuestra sociedad.

Pueden distinguirse claramente dos grandes grupos de personas:

Los que consumen cervezas, pizzas o helados, juegan al billar y montan a sus hijos en los aparatos del pequeño parque de diversiones de la tienda.

Y el grupo de los que con ropas humildes van a los departamentos más baratos a comprar artículos de primera necesidad como jabones, detergentes y otras pequeñas cosas.

La Plaza Carlos III nos brinda un espectáculo triste.

Departamentos donde personas con caras risueñas eligen perfumas de 60 CUC y otros atiborrados de personas con caras de cansancio que esperan para comprar el champú de peor calidad a 1 CUC.

A través de las vidrieras se pueden ver artículos tan insólitos como asientos de bebes para autos.

¿Acaso hay alguien en Cuba que pueda comprarlos al precio de 98 CUC?

¿Acaso hay alguien en Cuba que pueda comprar autos?

Así de interesante es esta tienda, en los pasillos puedes encontrar a una chica de 18 años limpiando el piso y a una dependiente con un falda bien corta y tacones altísimos fumando un cigarrillo al estilo de las divas del Hollywood de los 50.

Los televisores cuestan 400 CUC y las lavadoras 300.

El salario promedio del cubano es de 16 CUC y solo pueden adquirir esos artículos en estas tiendas

El escenario está decorado por dos grandes carteles “a trabajar duro” y “si se puede.”

La verdad es que yo no pude ni comprarme una manzana que me hubiera costado 0,45 CUC.

Salí finalmente, prefiriendo el calor a un espectáculo que fue para mi demasiado deprimente.

Espero que los carteles no estén equivocados, y que trabajando duro, podamos evitar que se acrecienten las diferencias adquisitivas dentro del pueblo cubano, mientras tanto seguiré soportando el sol en las calles de la Habana.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


3 thoughts on “Perfumes caros vs. champú barato

  • el 19 junio, 2012 a las 1:44 am
    Permalink

    Sabes que producto lleban los perfumes caros, que no lleben los baratos ?

  • el 8 septiembre, 2010 a las 6:20 pm
    Permalink

    Eso es una escena común en cualquier país latinoamericano. Son las desigualdades propias del modelo capitalista.

  • el 7 septiembre, 2010 a las 9:53 pm
    Permalink

    En pocas palabras has retratado la realidad cubana y de los cubanos. ¿Que triste verdad? Lo peor es que a eso es que los hermanos Castro llaman SOCIALISMO. Yo lo llamo genocidio y dictadura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *