Mi última entrevista en La Habana

Daisy Valera

Foto: 100yaldabo.com

HAVANA TIMES — Para regresar a Cuba después de llegar a México, esperé esos dos años límites que te autorizan para no perder la residencia cubana. Había demasiado que conocer, la ciudad, una nueva cultura, la maestría en paleosuelos.

No se regresa con mucha alegría al lugar del que se escapa o del que te hacen escapar. Las islas tienen ese inevitable tono de cárcel.

Si trataba de recordar mis últimos meses en mi tierra primero pensaba en los amigos, y después, casi inmediatamente en Osiris; mi encuentro con Osiris había sido, sin duda, lo más relevante de mi tiempo final en La Habana.

Mi entrevista con el dios de la muerte egipcio, devenido funcionario púber de la Seguridad del Estado, marcó mi estado de ánimo y mi manera de mirar al país en el momento de la despedida.

Quizás todas las entrevistas con miembros de la Seguridad del Estado comienzan de la misma manera; creo que a fin de cuentas lograron encontrar la línea perfecta: “Yo soy el que te atiende”. Una frase entre paternal y científica. Yo soy el encargado de supervisar ese defecto, de atender esa enfermedad que tienes y que te ha apartado de la “Revolución”.

La segunda, la tercera y el resto de las frases se enfocaron en un único tema: mi cero trabajo futuro en el mundo de la ciencia. Estaba a punto de terminar mi servicio social y Osiris apareció para informarme que no podría seguir trabajando porque no era confiable.

La entrevista transcurrió en la biblioteca polvorienta y llena de libros escritos en ruso de la Empresa CUBAENERGÍA.

Allí estaba Osiris (que debía llamarse Yasmani, Yunieski….sé que podría adivinar) con su cadenita en el cuello, su pullover ajustado y su colmillito de oro. Sobre la mesa la recompensa del Minint, la bonita llave de una Yamaha.

Aquel miembro de la versión caribeña de la KGB venía a informarme que leía mis post en HT y que sabía de mis exámenes aprobados para el posgrado de la UNAM. Venía quizás a alentarme, a confirmarme que sería mejor para mí si no me quedaba en la Isla.

Cumplió su cometido, no es fácil de tolerar que semejante idiota sea el encargado de vigilarte quien sabe hasta cuándo; atento a estampar el cuño de disidente donde primero se le ocurra.

Regresé a Cuba dos años después de aquella entrevista.

Pasé seis depresivos días en Cuba (historia para otro momento), una mañana en La Habana y algunas horas en el aeropuerto José Martí. No pude evitar sentir que en cualquier momento Osiris aparecería y podría hacerme perder el vuelo.

Logré tranquilizarme cuando aquel avió de interjet finalmente despegó.

O quizás después, sentada y con frío en una taquería de barrio de la Ciudad de México, cuando llegó mi orden de cuatro tacos al pastor.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


12 thoughts on “Mi última entrevista en La Habana

  • el 19 agosto, 2017 a las 1:19 pm
    Permalink

    Lapon, estimado compatriota tienes toda la razón, cada cual con su carpeta bajo el brazo.
    Prohibido olvidar, yo no colaboro.

  • el 19 agosto, 2017 a las 12:41 am
    Permalink

    !Perdón! por -posiblemente- meterme donde no me han llamado, pero quiero acotar algo con todo respeto. Cuba es nuestro país. El que no nos pertenece es ese gobierno de porquería que nos ha robado el derecho de existir y ser. Daysi -y todos nosotros- tenemos el libre derecho de volver de visita -o para siempre- cuando queramos. No se trata de “amor” – ?nostalgia masoquista?- a la cadena o al sepo. Allí están nuestros recuerdos, nuestras familias, nuestras anteriores e importantes vivencias. Hay quien puede dar un carpetazo y ya. Yo, no puedo. y me arrogo el derecho de volver a lo mío cuando sienta necesidad o inevitable obligación circunstancial. Así de simple. Y, que conste, nunca he tenido la mala suerte de “entrevistarme” con ningún Osiris.

  • el 18 agosto, 2017 a las 11:49 pm
    Permalink

    Su país, la casa, su familia, y sus seres queridos, hasta que a los mayorales les de la gana. Ése ha sido el gran error del cubano que ha salido “consiente”, de que aquello es una férrea dictadura, y vuelven a sabiendas del maltrato que les espera (y ésta opinión no es recriminado a nadie), que tienen el poder para si les da la gana se meten en tu casa y se roban todo, te secuestran, te quitan el pasaporte y no te dejan salir. ‘Eso’, los ha empoderado a ellos, los tratan como les de la gana porque saben que sus víctimas lo aguantan para poder entrar otra vez, o salir, que es aún peor, y no se plantean que más daño se les hace con no ir.

  • el 18 agosto, 2017 a las 11:55 am
    Permalink

    “Volviendo a su país”? Estimado, Cuba hace mucho que dejó de ser un país… Es una finca ajena con un enorme barracón de 11 millones de esclavos controlados por unos cuantos mayorales de donde ella misma dice “lugar del que se escapa”.

  • el 18 agosto, 2017 a las 10:32 am
    Permalink

    Excelente tu testimonio Daisy, gracias por contarnos.
    Esperamos las impresiones de tu visita a Cuba aunque ya lo anunciaste: seis días depresivos en la Isla.
    Las veces que fui a Cuba sentí siempre que fui a pasar trabajos.Cuba se ha convertido para mí en un hueco negro que no quiero visitar.
    Muy lindo encontrarse con los amigos pero todos estaban en situación de miseria.Ya no pienso ir más hasta que los osiris no tengan ningún derecho en Cuba a entrevistarme, ¿será para el 2030 o para el 3000? Creo que moriré fuera de Cuba, pero en realidad no puedo permitirle a cualquier imbécil que utilice su impunidad y arbitrariedad contra mi persona y como bien dices la seguridad está plagada de impresentables, brutos y prepotentes.Más bien delincuentes con cadena y carnet.

  • el 18 agosto, 2017 a las 7:18 am
    Permalink

    Señor que esta volviendo a su pais, a su familia, a sus seres queridos. Ella no ha cometido ningun delito entonces por que quieres que se auto destierre. Los segurosos en Cuba estan en cada centro de trabajo y en cada barrio. Son policias politicos publicos y estan para meterle miedo a todo el que se pase de la ralla. Puedes robar, matar y hacer lo que sea y nunca te llamaran a menos que disientas politicamente, entonces salen debajo de la alfombra.

  • el 16 agosto, 2017 a las 12:44 pm
    Permalink

    Lo que yo no entiendo es ese regreso… Regresó a los dos años para no perder qué… Tenía temor de que el grillete que la esperaba y que lleva su nombre se extraviara o se lo pusieran a otro? A mí personalmente me resultaría incomprensible siquiera la posibilidad de darle el gusto a Osiris de reencontrarse conmigo y pretender de nuevo “atenderme”…
    El síndrome de Estocolmo en el cubano de hoy está muy generalizado definitivamente.

  • el 16 agosto, 2017 a las 11:55 am
    Permalink

    Excelente. No todos los dias se puede tener la dicha de encontrarse frente a frente con un asiduo lector de tus articulos en Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *