Mi salario no alcanza

Daisy Valera

Trabajadores cubanos.

Hace dos meses, cuando cobré mi primer salario pensé que debía escribir sobre la forma mágica en la que pueden desaparecer 335 pesos en dos días.

No lo hice porque cosas más urgentes ocuparon mi tiempo.

El tema vuele a tomar importancia hoy, la tercera vez que me cae mi sueldo en las manos.

Hoy es  el día más feliz y también el más frustrante de todo el mes de trabajo.

Espero esperanzada que llegue mi turno en la cola que puede llegar a ser larga y lenta.

Por fin dejaré de estar pelada como un plátano, como solemos decir por acá.

Sé que en el fondo me equivoco, que el dinero se escurrirá de mis manos como agua.

¿Ese dinero acaso tocará mis manos?

Bueno, el momento cumbre de la felicidad es cuando pongo mis dos pies en el pequeño cuarto donde me pagan.

Pero mi felicidad tiene una vida corta, muere en el instante en que acabo de firmar un papel y recibo el sobre carmelita que tiene dentro mis exactamente 7 billetes.

Otro acto obligatorio en mi día del cobro es notar que la mayoría tienen un salario superior al mío.

Goloseo sus números en la lista, me asombro ante una cifra de 700 pesos, soy envidiosa por unos instantes y después me río de lo que puede hacer la miseria.

Un salario de 700 pesos dobla uno de 300, el mío me dura 3 días, 700 pesos no se pueden estirar más de 7.

¡Horror! El mes tiene 30.

Para los que no crean que se puede gastar todo mi salario incluso en un día, aquí les pongo  un pequeño desglose:

30 huevos: 45 pesos.

500 g de leche: 75 pesos.

1 botella de aceite: 60 pesos.

90 pesos para el pan del mes (un pequeño pan de tres pesos por día).

30 pesos en croquetas y 20 para pagar la comida del comedor obrero.

Los restantes 25 pesos es lo que corresponde al transporte.

Fin del salario, no hay que ser demasiado atento para notar que ni siquiera me puedo alimentar bien.

Hoy en lugar de 335 pesos me pagaron 292 con 81 centavo, estuve enferma 3 días.

Salí del cuarto de cobro con una rabia que casi no pude contener.

Del tiro me senté en la computadora a escribir, con un dolor de cabeza que me hace pensar en un derrame cerebral.

Grito para mis adentros cientos de insultos.

¿Qué coño voy a hacer con 43 pesos de menos?

¿Cómo un método médico no justifica las ausencias por enfermedad?

Después de unos instantes sólo me puedo hacer una pregunta,

¿Cómo un trabajador cubano le puede descontar del salario a otro, cuando sabe que cada peso en el mejor de los casos solo sirve para mitigar el hambre?

No encuentro respuesta, estoy demasiado llena de indignación.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


15 thoughts on “Mi salario no alcanza

  • el 8 febrero, 2012 a las 7:46 pm
    Permalink

    Hola,, les pagan por mes o por quincena, por ejemplo a los custodios..Responde porfavor.

  • el 9 julio, 2011 a las 8:53 am
    Permalink

    La moralina del pituto es increíble. Según él, la autora debió sacar la cuenta de todos los subsidios que tiene para después llegar a la misma conclusión: que el salario no le alcanza. No entiendo cuál es el punto. En la mayoría de los países hay subsidios a las canastas básicas y todavía no me he encontrado a un periodista que se le diga que cuando critique la economía, la salud, lo que sea, tenga la responsabilidad histórica de nombrar todos y cada uno de los subsidios que recibe. Menos que se sienta mal por ello o que “no escriba por escribir”. Los gobiernos saben cuando los salarios no alcanzan y tienen que lograr que de alguna manera la gente siga trabajando por ese salario que no alcanza. Así de cínicos llegan a ser.
    Sergio Tuto, por su parte, apela a lo mismo. Ya esa homologación de una familia con un país la había visto antes. Pero es que no es una familia: son millones de familias. Y en Cuba están las familias que viven bien, las que viven más o menos y las que viven mal.

  • el 8 julio, 2011 a las 11:01 pm
    Permalink

    pitufoinconforme, persona que no firma con su nombre, le respondo

    Daysi trabaja 8 horas de lunes a viernes y se pasa varias viajando. Llega a casa muerta de cansancio sobre todo por el viaje y por sentirse inutil y desarraiga. A esa hora tiene que ponerse a cocinar y luego cae muerta de cansancio contra la cama. ¿Cómo quieres que tenga un pluri empleo? ¿Tú propones que trabaje tal vez 16 horas al día y no descanse? Eso que te parece normal porque seguro no haces, es de lo que ella está mostrando como muy injusto, muy terrible.

    Pero te cuento que Daysi sí ha tenido que sacar tiempo de abajo de la tierra porque no le queda otro remedio, y a pesar de ser licenciada en radiofarmacia se dedica a la artesanía, labor que le la tiene con dolores constantes en las manos pero no puede de hacerlo, aunque le duela, porque sería morirse de hambre. Me da lal impresión de que usted no estás en una situación ni parecida, sino no hablaras así.

    ¿Cómo sobre vive el mes? pues de una manera muy, muy difícil como casi todos los cubanos, eso es lo que ha querido decir. Arriesgándose, poniendo en juego su salud, maltratándose.

    Dices que para estudiar Radioquímica tuvo que ser de una familia de clase alta ¿qué estás insinuando pitufo CONFORME, que en Cuba la “buena” educación es solo para los muchachos con familias acomodadas?

    Cuidado, por atacar a Daysi has terminado dichabando al sistema que pareces defender.

  • el 7 julio, 2011 a las 8:48 am
    Permalink

    Sí germán, 3 empleos pero di la cantidad de horas que son a la semana. Porque yo tengo una amiga en alemania que tiene 5 empleos y a la semana no hace más de 30 horas, y vive de puta madre. un saludo.

  • el 6 julio, 2011 a las 4:16 pm
    Permalink

    Por ultimo!…..si quieres Salir de Cuba,lo haces Ahora,que eres Joven,despues de 40 “olvidate”
    Mi Salario tampoco me alcanza!!! tengo 3 trabajos!!

  • el 6 julio, 2011 a las 4:03 pm
    Permalink

    Pero sabes Daysis,cuando viaje a Cuba,mi hijo que vive en Manzanillo me dijo “Puro” te regalo un pescado,era un “grandote”…pero solo “falta” el Aceite,le dije que porque!?….lo corte,en pedazos!,y en la cocina “china!…le dije…solo a “Fuego lento”…con una tapa…se cocino el pescado,”Sin grasa” es como decir al “vapor”..la carne tiene Grasa,es solo ….dejarla con una Tapa!! Fuego lento!…..pero piensas? que en otro pais es Diferente!??……pero sabes?? un litro de aceite, me dura mas de 6 meses!! cultura Culinaria!! quizas!!

  • el 6 julio, 2011 a las 1:11 pm
    Permalink

    Esa es quizá la parte de las gratuidades de las que no se habla. Dicen los lineamientos que se debe acabar las “gratuidades”. Eso está muy bien, pero los trabajadores también deberíamos eliminar la gratuidad que le damos al Estado de prácticamente regalarle nuestra fuerza de trabajo. Quizá si no le aplicaran el impuesto del 240% a los productos de las tiendas en divisa a productos básicos como el aceite, que ponerlo en la tienda tiene un costo de 85 centavos, alcanzaría un poco más.

  • el 6 julio, 2011 a las 12:35 pm
    Permalink

    Cierto, el salario real en Cuba sigue siendo bajo, no somos los únicos en el mundo que lo padecemos. Pero, ¿te has preguntado alguna vez que si un negocio produce $ 100.00 puede gastar $ 200.00? El salario es el resultado del trabajo de toda una economía. Tiene que estar respaldado por la producción de bienes y servicios. Usted tiene que vender para cobrar, tener dinero y pagar salarios y otras necesidades básicas. 2+2=4, no 5. El gobierno cubano actualiza el modelo económico para buscar el bienestar de todos sus ciudadanos. La ley económica fundamental del socialismo es justa: “La satisfacción plena, de las necesidades cada vez más crecientes de las sociedad, a partir del crecimiento sostenido de la producción y la productividad del trabajo”. Muchos solo piensan en la primera parte, pero hay que tener en cuenta la segunda. Por eso el país tiene que producir más y para eso hay que trabajar duro. ¿Nunca nadie se ha preguntado cómo una familia en una casa podría vivir si el mercado que tiene al frente no les deja comprar ahí. y tiene que ir a comprar en otro mercado que está a decenas de kilómetros más lejos, que la gente que presta dinero en el pueblo, a usted no le presta, que los comercios donde usted negocia lo que en su casa produce se han puesto de acuerdo para no comprarle (y todo por el solo hecho de querer vivir libre y soberano, sin atropellos, abusos, injusticia, desigualdad, discriminación racial, con dignidad)como uno quiere y no como quiere otro, y sus hijos le piden esto y aquello que tienen los demás, que los ingresos económicos que entran a su casa no pueden cubrir todos esos gastos y encima de ello tiene que garantizar la vida de un anciano, la escuela de sus hijos, entre otras necesidades? Hay que preguntarse si el país que funciona parecido a una economía familiar, con la excepción que cobra impuestos para garantizar la educación y la salud gratuita y otras necesidades de toda la sociedad, puede aumentar los salarios si los ingresos totales que tiene no le alcanzan para ello. La política está clara: la satisfacción plena de las necesidades, pero hay que producir. Es la realidad. Cuando uno gana poco tiene que ajustar su presupuesto a ese salario. No se puede hacer otra cosa dentro de la ley que es como hay que vivir. Hablastes de hambre. Haga una necuesta en internet y pregunte que es hambre el 1% de los norteamericanos no lo conocen porque ellos tienen el 75% de la renta de su país. Pero los haitianos y muchos africanos si se la van a…

  • el 6 julio, 2011 a las 12:30 pm
    Permalink

    hola.. llego a tu blog de casualidad. como internet es un espacio abierto, libre, democratico… me permito escribirte mis opiniones sobre lo que acabo de leer.
    concuerdo totalmente contigo respecto a que el salario no alcanza. es cierto, se me va como agua acabando de obtenerlo. yo gano 600 pesos, asi que debiera durarme el doble que a ti. Digo debiera porque en realidad me dura menos. sin embargo, si tu interes no es escribir por escribir, sino dar una vision objetiva de nuestra realidad, deberias darle mas detalles a esos que te leen. Como sobrevives el resto del mes? Como pagas corriente, agua, electricidad? La libreta de abastecimientos…. esa misma si… la que existe desde la prehistoria… ya la quitaron en tu bodega? No? Y entonces por que no pones las cosas que recibes ahi a precios subsidiados? Tres dias enferma? Cuanto te descontaron? Tuviste que ir al medico? Y las medicinas? En cuanto te salio todo eso? Licenciada en Quimica Nuclear? mmm… ya se.. Tus padres son de clase alta verdad? Sino entonces como pudiste estudiar esa carrera y graduarte con solo 22 años? Oye y lo del pluriempleo? Eso no esta funcionando? Porque si con uno estas asi tan con la soga al cuello, por que no te buscas dos? o tres? o cuatro? Cuando hay necesidad de verdad de verdad uno siempre inventa no?

    No escribo esto con afan de entrar en discusiones esteriles y ofensivas. En principio estoy de acuerdo con lo que dices. Ciertamente hay necesidades, ciertamente vivimos el dia a dia bastante apretados. Ciertamente nuestra sociedad es bastante imperfecta y los cubanos estamos bastante inconformes con lo que tenemos y hemos podido hacer. Pero esa asi como la pintas no es nuestra total realidad. Porque a pesar de todo eso tu vas al cine, te gustan los libros, la arquitectura, la artesania etc. Y creo yo que nadie con el deficit alimenticio que quieres dibujar aqui tiene coco pa estar en esas ‘espiritualidades’. En fin. Las cosas no son en blanco y negro. Hay un poco de todo. Y lo que te recomiendo es que si de verdad pretendes transmitirle al mundo la realidad de nuestro pais pongas lo negro, lo negro renegro de tan sucio y podrido, lo marron, lo rojo, lo verde y lo blanco, lo blanco que de tan blanco y tan puro deslumbra como el sol.

    Saludos.

  • el 6 julio, 2011 a las 6:47 am
    Permalink

    Muy bueno el articulo, tu articulo es la explicacion sencilla de algo muy complejo como las necesidades de los trabajadores en Cuba. Completamente de acuerdo contigo. Pero bueno eso que describes es para solo un mes. Me pregunto cuando y con que te vas a comprar ropa y zapatos?? Con que dinero cogeras unos dias de vacaciones para descansar?? Si tienes hijos como les compras ropa?? …… Estas preguntas solo dicen que nadie vive y trabaja solo para comer(malamente). Me alegro que tu articulo contenga aunque sea una pequeña parte de los problemas que tenemos, por algun lado hay que comenzar.

  • el 5 julio, 2011 a las 8:10 pm
    Permalink

    “¿Cómo un trabajador cubano le puede descontar del salario a otro, cuando sabe que cada peso en el mejor de los casos solo sirve para mitigar el hambre?”

    genial pregunta… te felicito, daysi!

  • el 5 julio, 2011 a las 5:06 pm
    Permalink

    Mi exmujer se obstinaba al cobrar, luego suavizaba un poco al recibir la jaba con productos de limpieza o bien la proteína, lo que esa ocasión tocara recibir… momentos después hacíamos cuentas de lo que su ingreso, más mi beca económica daban para ese mes, los números daban exactos, su percepción mensual alcanzaba para ayudar a su familia, pagar la guagua hacia Pinar del Río cada fin de semana, a veces cada quincena, y no más; los billetes que a mi me llegaban cubrían todo lo demás por veinte-veinticinco días, el resto del mes había que inventar un tanto y otro más. En no más de una ocasión hablamos de las muchas separaciones y divorcios que se daban entre nuestros conocidos o gente cercana. De pronto la vida nos dio un vuelco a ambos y cada quien caminó su rumbo, pero entendíamos que en una situación precaria todo el amor y el esfuerzo nos alcanzaba para menos de un mes de plenitud… claro que salíamos de lo común, mi beca la cobraba en dólares y doblaba o triplicaba el salario de ella. Con respecto a la última pregunta que te planteas: pues es así de sencillito, la burocracia no guarda conciencia de clase, no tiene identidad con sus congéneres, sus actitudes se dan a partir de la ficticia investidura que un perverso sistema le dota, eso es más que suficiente para racionarle el bocado de comida al otro.

  • el 5 julio, 2011 a las 2:06 pm
    Permalink

    Salud Daisy,
    buenisimo tu escrito. No me sorprendo. Mi esposa vivio estos momentos en el 1995 cuando trabajo de veladora en el Museo Napoleonico en La Habana. Fue terrible y por eso lo dejo: el salario era de 100 pesos cubanos al mes, le alcanzaba por la guagua y unas boberias. Y lo maximo fue cuando le dijeron que si se portaba bien, si era una buena trabajadora, si cumplia con la Federacion de las Mujeres, con el sindicato, y los demas aparatos del sistema, podia, con el tiempo, lograr una bicicleta.
    Bueno, salud y anarquia

  • el 5 julio, 2011 a las 9:43 am
    Permalink

    Sapientísima daisy, un sacrificio que tiene que hacer la revolución y ud como buena revolucionaria, aceptarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *