Los ómnibus, en La Habana y en Sancti Spíritus

Daisy Valera

En La Habana. Foto: Caridad

Hace poco regresé de Sancti Spíritus, mi provincia natal, a esa pequeña ciudad del centro de Cuba me une mi también pequeña familia, a la que visito siempre que tengo la oportunidad.

Yo no puedo ver a Sancti Spíritus como una ciudad, para mi sigue siendo una villa, como la llamó Diego Velázquez al fundarla en 1514.

La villa del Espíritu Santo es pequeña y limpia, con algunas edificaciones viejas que no presentan peligro de derrumbe y con muchos edificios pequeños y muy parecidos.

En Sancti Spíritus la construcción más alta es de 12 pisos y el medio más extendido de transporte es la tracción animal.

Muchos  espirituanos  son rollizos, asumen que la gordura es sinónimo de salud.

Hay pocos locos, menos travestis y el teatro y los cines prácticamente no funcionan.

Coincidirán conmigo que Sancti Spíritus es un lugar muy diferente a La Habana.

Pero en la semana que estuve por allá pude llegar a encontrar un pequeño punto de contacto, y estaba justo en el transporte.

Hace menos de un año comenzó a aparecer  una flota de ómnibus urbanos, chicos y de un color verde intenso.

Parece que los cubanos tenemos cierta  necesidad de ponerle nombre de animales a las guaguas, los habaneros tienen sus camellos y los espirituanos decidieron ponerle “cocodrilos” a su nuevo trasporte.

Fue en la cocina de una vecina donde comenzó la conversación sobre los “cocodrilos.”

Las cuatro mujeres que junto a mi velaban que se terminara de hacer el café, estaban contentas que después de tantos años retornaran las guaguas que desaparecieron con el período especial.

La guagua solo cuesta 20 centavos y los carretones tirados por caballos cuestan un peso, así que es un ahorro considerable.

De la parte positiva se pasó a la parte negativa del asunto, mis vecinas me comenzaron a comentar los males del trasporte urbano.

A una el pelo le quedó trabado en la puerta de la guagua, un amigo de otra se partió el pie al ser empujado fuera del ómnibus.

Todas coincidieron que hay que correr como en una maratón para lograr abordar y que adentro nadie cabe.

Que hay que tolerar  malos olores inimaginables y que las personas suban con gallinas o sacos de viandas haciendo la situación más difícil.

A mi la historia me pareció muy conocida, les terminé diciendo que eso es lo que tengo que soportar yo todos los días en nuestra capital.

Pero si piensan que todas las anteriores dificultades fueron contadas con tristeza, se equivocan, en aquella cocina nadie paro de reír a carcajadas de los problemas en los cocodrilos.

Los espirituanos  son también diferentes de los habaneros,  más optimistas y alegres  pero desgraciadamente menos críticos.

A partir de esta semana pienso enfrentarme al transporte de una manera diferente, sin olvidar que la situación  es crítica, voy a tratar de sonreír y recordar que nací en Sancti Spíritus.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


3 thoughts on “Los ómnibus, en La Habana y en Sancti Spíritus

  • el 10 junio, 2011 a las 8:35 am
    Permalink

    Hola solo quiero desirles que me encantaria llegar asta su villa soy mexicano vivo en estados unidos y me encantaria conoser

  • el 8 diciembre, 2010 a las 7:27 pm
    Permalink

    Jorge el estado ha centralizado la vida cultural y economica del pais en la capital “DE TODOS LOS CUBANOS”, por lo tanto no tiene sentido que si estudiaste informatica digamos en la UCI, termines subutilizando tus conocimientos en un joven club en tu provincia, lo mas logico seria que buscases trabajo en algun proyecto que te permita utilizar a tope tus capacidades, donde ocurre esto en Cuba? en la habana mi socio, ademas la centralizacion de la vida cultural y economica en la Habana no es problema de sus hijos, sino de sus padres y algunas veces hasta de los abuelos, ya que al fin y al cabo los hijos no pintan nada hoy verdad, sino mira la plantilla del consejo de estado y dime que porciento es menor de 30 annos, ademas los cuadros del partido tambien vienen a hacer carrera a la habana, para pensar un poco no, te aconsejo que por un tiempo te vayas a hacer vida a alguna provincia del pais para que veas que dificil se te pone el bailao, ni por la television se ve nada de otra provincia que no sea la capital, razona brother, si se te permite.

  • el 6 diciembre, 2010 a las 6:19 pm
    Permalink

    CARAMBA, POR QUE NO TE QUEDASTE EN TU PROVINCIA? DESPUES DICEN QUE NUESTRAS PROVINCIAS SON ATRASADAS, LOGICO, SUS HIJOS SE QUEDAN EN LA CAPITAL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *