Los cubanos y la Obsolescencia Programada

Daisy Valera

HAVANA TIMES — Los primeros electrodomésticos que recuerdo son un ventilador Órbita que me garantizaba el sueño las pocas noches sin apagón. Una plancha que se encargó de alisar todos mis uniformes desde la escuela primaria hasta el preuniversitario y una lavadora Aurika verde; que amenazaba con romperse a cada intento de centrifugar pero siempre permanecía en una pieza.

Muchos de estos equipos fabricados en la URSS hace más de 30 años siguen siendo útiles en los hogares cubanos. Se siguen reparando “planchas rusas” y produciéndose artesanalmente vasos metálicos para batidoras Eta.

No extraña que durante la pomposa “Revolución Energética” de mediados de los 2000 muchos propietarios de refrigeradores Frigidaire o equipos de aire acondicionado soviéticos, se negaran a cambiarlos por sus homólogos fabricados en China.

A pocos años de estos trueques algunos equipos que llevan en funcionamiento décadas conservan su aura de inmortalidad, mientras los modernos refrigeradores Haier y las ollas arroceras Liya se amontonan inservibles en almacenes y talleres.

Por estos días el cubano se adapta a lo desechable y frágiles que son los nuevos electrodomésticos y desarrollan cierta nostalgia por los equipos duraderos y reparables.

En el seno de la dinámica de compra, tira, compra surge el movimiento SOP (Sin Obsolescencia Programada). La Obsolescencia Programada se refiere al fenómeno de diseñar con premeditación objetos de poca durabilidad para potenciar el consumo y es un tema casi desconocido para la población cubana.

Podría pensarse que el “consumismo” no es uno de los males que aqueja a un país en constante crisis de desabastecimiento, sin embrago, la Obsolescencia Programada nos afecta fundamentalmente por dos razones:

—    los equipos que se ofertan provienen del mercado internacional, no de industrias locales.

—    los cubanos perciben salarios risibles.

Para comprar en las tiendas una plancha, una batidora, y un televisor que cuestan 20, 50 y 400 CUC respectivamente, un trabajador con un salario medio (450 CUP) tendría que ahorrar el mismo íntegramente por poco más de 2 años.

El hecho anterior convierte a los mencionados electrodomésticos poco duraderos  en prácticamente tesoros insustituibles.

Ante esta realidad el movimiento SOP, promovido por el ingeniero español Benito Muros, apuesta por la comercialización de productos que no estén programados para tener una corta vida y que respeten el medio ambiente por la eliminación de grandes volúmenes de desechos.

La empresa de Muros, OEP Electrics, ha creado una bombilla sin Obsolescencia Programada con una garantía de 25 años y reparable de por vida. Sumado a esto la bombilla permite un ahorro de hasta un 92% en electricidad y emite hasta un 70% menos de CO2.

Si el Estado cubano tuviera la intención de realizar una nueva revolución en el área de la energía, pero esta vez que sí diera resultados, debería no desoír el llamado del SOP y librarnos de las lámparas supuestamente ahorradoras, las hornillitas eléctricas y los temibles DVD Parker.

No estaría nada mal, por ejemplo, empezar construyendo una fábrica de las bombillas de Muros en la isla.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


17 thoughts on “Los cubanos y la Obsolescencia Programada

  • el 21 junio, 2013 a las 1:49 pm
    Permalink

    En Julio antes de viajar a Cuba prometo copiar algunos materiales sobre el tema en una USB y una vez alla enviaterla de regalo por Correo postal . El email mio supongo lo tienes porque aunque hay un compromiso de no publicacion creo tu tienes asceso a verlo. Puedes comunicarte conmigo por esa via.

  • el 21 junio, 2013 a las 5:47 am
    Permalink

    @Manuel

    Mi acceso a internet es esporádico, si me pudieras hacer llegar el documental te lo agradecería.

  • el 20 junio, 2013 a las 9:05 pm
    Permalink

    Daysi en el sitio El evagelio de la duda puedes leer mas sobre la obsolecencia programada , puedes visitar el sitio de la compania Oep electris o escribir a la direccion [email protected] tendras mas informacion sobre Brito Muros y el monto de estudiosos de este tema en el mundo. En cubano1erplano hay uno de los documentales dedicado al tema .

  • el 18 junio, 2013 a las 7:09 am
    Permalink

    Hay muchísimas cosas que se pueden hacer en Cuba para resolver problemas y para exportar. Y hay muchísima gente con talento y creatividad, pero que no tiene orientación en cuanto a crear empresas que generen valor. Porque no nos engañemos, lo de ahora solo es un bazar, un pulguero, una candonga o como quieran llamar a ese ejército de chinchales a donde ha ido a dar la fuerza laboral.

    El crecimiento está limitado porque nadie excepto el Gobierno puede importar y exportar.

    Para hacer esos motores te dirían que no hay dinero. Pero si tu te ofreces a ponerlo te van a sacar la mugre con las mordidas y los sobre costos.

  • el 18 junio, 2013 a las 6:51 am
    Permalink

    Daisy todo el planteamiento de este senor es de caracter politico. Tecnicamante no tiene ningun fundamento. No te agobiare ni la lector con datos tecnicos. Un breve recorrido en la Red usando Google te indicara la pobreza de datos del producto. El link que te doy:

    http://www.eleconomista.es/hpymes/noticias/4290506/10/12/Me-persiguen-por-crear-una-bombilla-que-no-se-funde.html

    Tiene algunos comentarios de lectores que desnudan la pretendida seriedad del producto y del “inventor”.

    Seria triste que el poco capital de inversion disponible lo despilfararamos siguiendo un camino atolondrado

  • el 18 junio, 2013 a las 12:29 am
    Permalink

    Quizás lo más doloroso de todo sea comprender a la larga que se dilapidan los recursos del país en adquisiciones sin futuro y que luego nadie responde por ello. Va por cuenta de Liborio…

  • el 17 junio, 2013 a las 8:02 pm
    Permalink

    Deysi, otro invento genial para la economia cubana seria montar varias plantas para fabricar autos que funcionan con MOTOR ELECTRICO y con MOTOR DE AIRE COMPRIMIDO. Para Cuba esta tecnologia seria la solucion al serio problema de los elevados precios de la gasolina y de paso se dejarian de emitir millones de toneladas de CO2 a la atmosfera. Los autos con motores de aire comprimido todavia estan fase de prototipos, pero los electricos ya estan a escala comercial. Los precios son bastante competitivos con los autos de combustion interna convencionales y si existiera una politica gubernamental para potenciar su utilizacion, mejorarian mucho la calidad de vida del pueblo cubano.

  • el 17 junio, 2013 a las 1:48 am
    Permalink

    Lo mejor contra la obsolescencia programada (y no programada también) es la libre competencia y el empiedra miento del consumidor.

    Diferentes ofertas donde la gente compre lo que supone que va a ser más duradero, por reputación del fabricante o por garantías de la tienda.

  • el 17 junio, 2013 a las 1:46 am
    Permalink

    Lo que pasa es que en Cuba han metido productos chinos de a 3 por kilo pero hay muchos productos made in China duraderos y con buen control de calidad.

    Cuando hay un solo Importador para todo el país es difícil que entren variedad de calidades de un producto. Y cuando los empleados de ese importador andan viendo cómo les sobra un peso de la compra, compran lo más barato de lo barato.

  • el 17 junio, 2013 a las 1:41 am
    Permalink

    Dice él que ha recibido amenazas de asesinatos.

    Dicen otros vendedores de bombillas que ese producto ya existe.

    Dicen unos ingenieros que en todo bombillo led algo de adentro se puede cambiar y el bombillo sería eterno.

    Dicen que no tiene patente sobre el invento. Ni tienda física, ni red de distribución.

    Dicen algunos de sus compradores que no hay garantía contractual definida, que es difícil contactar con ellos para el remplazo y una persona compró 2 bombillos y uno se rompió a los 4 meses.

    Dicen que el precio es casi 30 dólares.

    Digo yo que visité esa web y no muestra los precios de los productos. Ni fotos de la fábrica, ni de los trabajadores sonriendo, ni mapa de cómo llegar ni donde encontrar nuestros productos, ni como ser distribuidor, como hacen otras empresas.

  • el 16 junio, 2013 a las 7:45 pm
    Permalink

    Fabricar algunos de esos productos en la Isla sería una garantía de mayor durabilidad -reposición a tiempo- y de reducción en los precios al consumidor. Todo está en que se acabe de decidir su inclusión en lo que se supone que sea el programa de desarrollo industrial del país, pues no resulta sostenible a la larga seguir de importadores natos.

    Por otro lado, no deja de asombrarme que se consideren más duraderos los productos soviéticos con respecto a los chinos. Conociendo ambos, pienso que lo que queda de bienes de consumo de la ex URSS en Cuba funcionan en buena medida gracias a la inventiva criolla, no por su calidad intrínseca, que siempre dejó mucho que desear. China fabrica una gran diversidad de calidades, como demuestra la presencia de sus productos en casi todos los mercados del mundo. Lo que va resultando evidente respecto a Cuba es que no se hizo una buena selección de provedores, y ni siquiera se garantizó el flujo de piezas de repuesto. He aquí el resultado. Pero nadie paga las culpas. Digo yo.

  • el 16 junio, 2013 a las 5:36 pm
    Permalink

    El error lo cometío el pueblo cubano al no programar y tener en cuenta la obsolescencia de Fidel Castro y de su hermanito Raul, la obsolescencia de una Revolución que por definición no lo es más desde hace rato y la obsolescencia de un modo de gobernar que ha llevado al país y a los cubanos a la ruina.

  • el 16 junio, 2013 a las 5:12 pm
    Permalink

    Apoyo tu propuesta de la fabrica de bombillos, ya habia leido sobre el movimiento que encabeza este ingeniero español, hasta amenazas de asesinato ha recibido

  • el 16 junio, 2013 a las 11:42 am
    Permalink

    Daysi , aunque en cubanos 1er plano se toco el tema , seria bueno que sugirieras ver el documental La Obsolescencia Programada de esa forma habra mas conocimiento sobre la misma .
    Aprovecho el tema para rendir homenaje a la inventiva del cubano que a logrado burlar esa absolescencia y recordar que hemos sido obligado a ello no solo por una question de politica interna , no olvidar que la misma compania propietaria de la marca Frigidaire y sus filiales en terceros pâises por las leyes del bloqueo no puede vender a los cubanos..
    Parece que Fidel Castro cometio un error al querer llevar a todos los hogares cubanos, equipos electodomesticos, teniendo en cuenta que ningun otro estado ha echo eso por su pueblo y el costo économico que genera para el pais,

  • el 16 junio, 2013 a las 7:30 am
    Permalink

    Daysi:
    Excelente artículo, has tocado un punto que delata la hipocresía del gobierno cubano a la hora de aplicar verdaderas políticas medio ambientales.
    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *