Leyendo los nuevos lineamientos para Cuba (II)

Daisy Valera

Foto: Irina Echarry

Leyendo los nuevos lineamientos también se pueden encontrar algunas noticias nada despreciables:

Se evitará  tener diferencias de precios en la red estatal  y se contemplará  la opción de  contratación de fuerza de trabajo en el exterior.

También se considerará compensar el costo de las ayudas solidarias.

Eso de enviar médicos a otros países de manera desprendida, poniendo en riesgo la calidad de la salud en la isla, parece que dejó de hacerle gracia a muchos.

En el epígrafe relacionado con la política inversionista aparece un nuevo pero imprescindible lineamiento, el número 117, se priorizará  invertir en reparación y construcción.

Aunque no se deja claro si la construcción será solo de centros turísticos o se encaminará a solucionar el  descomunal déficit habitacional, estas líneas son un pequeño soplo de esperanza para miles de familias hacinadas.

De paso se insiste en evitar la espontaneidad y la improvisación en las inversiones, parece que de eso ya hemos tenido bastante, habrá que ver si se rompe con la inercia.

La política en el plano social es uno de los platos fuertes.

Aunque se habla de rescatar la importancia del trabajo como forma de acceder a los ingresos  no se dice si realmente ascenderán los sueldos.

En el nuevo lineamiento 143 se habla de seguir reduciendo gastos en la esfera social, la justificación es que de esta manera se podrá invertir en la salud, la educación la cultura y el deporte.

Interesante cuestión, porque a unos pocos renglones de este lineamiento aparecen otros que hablan de disminuir también los gastos en las ramas anteriores.

Se habla de graduar más técnicos medios y obreros calificados porque es lo que demanda la sociedad, de trasfondo se puede leer que disminuirán las carreras universitarias.

El lineamiento 156 habla de consolidar el uso del método clínico en la salud para racionalizar el uso de los medios tecnológicos para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades.

En la cultura se evaluarán todas las actividades que puedan pasar del sector presupuestado al sector empresarial.

En cuanto a seguridad social, el Estado continúa en el proceso de hacerse más y más el desentendido, disminuirá el presupuesto destinado a la seguridad social.

Los salarios aumentarán, en primera instancia, para aquellos que realizan las actividades que impacten en la economía del país.

Se  continuará con el reordenamiento laboral,  aplicando el principio de idoneidad demostrada, esto claramente pone en una situación difícil a los jóvenes que pretenden conseguir trabajo en el sector estatal.

Lo anterior tiene como objetivo, seguro ya lo adivinaron,  reducir los gastos del  Presupuesto del Estado.

Resumiendo la parte de subsidios y gratuidades se podría decir que no habrá más subsidios y mucho menos gratuidades.

Se eliminara la libreta de abastecimiento y la mayoría de los comedores obreros.

Solo se le dará asistencia social a aquellos que no puedan trabajar y los que no tengan familia, tienen que cumplir los dos requisitos.

Como si no existieran familias donde todos trabajan y aun así necesita ser asistidas por  el Estado.

Aunque muchos pensaban que no se haría, se aprobó la construcción de campos de golf, Parques Temáticos, Spa  y otras instalaciones destinadas al turismo.

Pero también se autorizó la compra/venta de carros y viviendas entre propietarios particulares.

Desgraciadamente la construcción de viviendas deben ser en lo adelante, más con el esfuerzo propio y con menos intervención de los recursos del Estado al que tributan los mismos trabajadores.

También se cobrará el gasto de agua sin subsidio.

Analizar los lineamientos puede llegar a ser un proceso muy largo, la necesidad reside en el hecho de que los casi 1000 delegados que aprobaron el documento en el Congreso, han desencadenado profundos cambios en la isla, quien sabe si irreversibles.

Pero mejor no perdamos el sentido del humor, porque el Estado cubano se las ha arreglado para gastar cada día menos su presupuesto, al menos alguien salió ganando.

Los trabajadores  tendremos que apegarnos a la consigna: de cada quien según su capacidad a cada cual según su trabajo, mientras parece que el liberalismo se comienza a poner de moda.

 

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *