La serpiente y el pollito

Daisy Valera 

Mercado en La Habana

HAVANA TIMES, 28 feb — Este no es el título de una fábula que me inventé, aunque los animales que intervienen inevitablemente nos dejan un mensaje, una enseñanza.

Pasaba por una de las esquinas del mercado de Cuatro Caminos, una multitud me hizo detenerme de un tirón y tratar de ver si se estaba repitiendo alguna especie de cacerolazo por la falta de alimentos y sus elevados precios.

Aunque no era así, algo que ver con comida tenía aquel expectáculo donde coincidían las risas y los gritos de: ¡abusadores!

Un hombre azuzaba al descomunal reptil para que devorara al pequeño pollo amarillo que piaba y ese apretaba contra el extremo opuesto de la jaula de aproximadamente 40 cm3.

Me aparté, no quería ver la boca de la serpiente abriéndose para tragar de un bocado el alimento que le ofrecían. No supe qué hacer.

Un policía parado en una de las esquinas cercanas al grupo parece que tampoco: se limitó a mirar.

Mientras me alejaba, triste y desconcertada, sobre todo por la indiferencia de tantos ante un acto explícitamente cruel me vinieron un montón de ideas a la cabeza.

Si hubiese comenzado a gritar a voz en cuello, no, creo que no hubiera servido.

Seguramente me hubieran tomado por loca y el agente ya no del orden sino del desorden, habría encontrado una justificación perfecta para abandonar el tumulto: detenerme y conducirme.

El delgado promotor del show terminaría maldiciéndome porque con lo que recolectara en su sombrero compraría los frijoles de la tarde.

¿Llamar a un grupo de protección animal? Me reí ante esta ocurrencia, la legalidad no es demasiado permisiva con los pocos grupos ecologistas habaneros.

Bien sabemos que mandan segurosos cuando a algunos se les ocurre hacer una limpieza del malecón.

Después de un rato concluí que nuestras leyes no amparan a los animales de múltiples vejaciones y malos tratos. ¿Quién no sabe que los perros callejeros en lugar de ser recogidos, curados y entregados a familias son asesinados a palazos?

La miseria de no pocos y la educación y preparación cultural de varios sectores del pueblo, que no es lo elevada que pretenden hacernos creer, termina brindándonos estos espectáculos siniestros.

Espectáculos que me recuerdan que en esta sociedad vivimos asumiendo roles de serpientes o pollitos.

No me queda otra que preguntarme.

¿Qué sucederá cuando las empoderadas verdes y pintas serpientes de hoy, se conviertan en rebajados pollitos mañana?

A juzgar por la indiferencia o euforia de los que en Cuatro Camino miraban los animales enjaulados, quizás los pollos de mañana no tendrán la más mínima posibilidad de defenderse.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

12 thoughts on “La serpiente y el pollito

  • Kurt, muy buena tu observacion, quizas hasta real de la posicion de Daysi (como bien dice Luismi) . Pero cuando aludes a que en Sta Clara discutias con la policia para que no se llevaran a los perros lo haces en plural, lo que quiere decir que no eras el unico q se paraba alli para discutir con ellos, A ESO NO LE LLAMAS TU TAMBIEN VALOR COLECTIVO?. Vamos hermano, no tires piedras… cada cual escoge sus batallas y como y donde librarlas.

  • Una vez,le dije a mi ex-esposa,que vi morir a una planta…era un niño,tendria 6 años…viviamos en Mayari..una zona de stgo de cuba..teniamos una mata de ciruelas..y yo me “encaramaba” en ella..como niño al fin…”jugaba con mi pene”…una hermana me “descubrio” y amenazo con decirlo a mis padres…..no subi mas a la mata de ciruelas…la planta ,empezo a morir…y aunque le regaba agua…..siempre se moria..pero le hablaba a ell “no te mueras”al final se seco”…

  • jajaj..claro q entendi…..cuando vivias en garaita y estudiabas en el ipvce….te gustaba ser ecologista..jaja…lo que te falto decir es que en tu pueblo..los perros callejeros se los dan de merienda a los leones del zoologico…..yo se q todo eso es una mostruocidad..pero realmente es el ciclo de la vida…pero el gran problema es que haya gente q se divierta con eso….
    mira..cuando yo estudiaba en santa clara e iban a recoger los perros callejeros para matarlos..nosotros discutiamos hasta con la policia y no dejabamos q se los llevaran…pq no pudistes hacer lo mismo q nosotros?..pq es muy facil indignarse y luego ir a llorar….pero lo dificil es enfrentarse a una turba q se esta divirtiendo con algo inmoral….
    asi como inmoral es lo que hacia aquel grupo de rock de destrozar conejos en el escenario….o lo que hacen muchos rockeros de quemar gatos…..no soy ecologista..solo soy humano…y no me gusta q se abuse de nada….ni de personas ni animales…
    me hubiera gustado q en el articulos hubieras puesto q te paarstes al lado del policia y le dijistes..como permiten eso? o hubieras retado al dueño del show…en vez de venir y escribir aqui lo que no hicistes y quisistes hacer….
    q lo tomes como una metafora de la realidad..ok….pero como metafora al fin debe tener un mensaje y el unico mensaje q me dio fue q te apendejastes….

  • Kurt…lee de nuevo por favor…, jejeje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *