La juventud cubana coqueteando con la religión

Daisy Valera

Foto: Darko Perica

Hacia tiempo que no me detenía en el balcón de mi cuarto de Beca; más allá de los arboles que son atípicos en la ciudad pero que en mi escuela abundan, porque alguna vez esta zona fue un jardín botánico, puedo ver la Facultad de Química de la Universidad de La Habana.

Por las mañanas se presenta el paisaje igual que siempre, estudiantes entrando y saliendo, o conversando antes de asistir a clases. Pero lo que pasa al caer la noche en los escalones de la facultad es lo que ahora me inquieta.

Casi todos los días en esta escalera toman asiento un grupo considerable de estudiantes de mi escuela, el instituto de ciencias y tecnologías aplicadas; creo que el número ronda entre 10 o 12.

El tema que los ocupa es la religión, después de interactuar con algunos de ellos se que creen en la presencia del maligno, leen la Biblia, hablan de Cristo, del infierno, del purgatorio y de una posible salvación.

En Cuba en los últimos tiempos grupos como estos han proliferado, cada ves es más frecuente que al caminar por la calle, te entreguen volantes con frases como: cristo te salvara, o que tropieces con grupos de adolescentes y jóvenes que cantan alabanzas al señor.

La religión en la isla es un tema complejo, pero estos raros síntomas sociales no se deben pasar por alto.

Los cubanos  pasamos por etapas como en las que estaba mal visto que entraras a una iglesia o creyeras en alguna religión y por otras en que tener la imagen de Juan Pablo Segundo en la puerta de la casa era algo correcto.

Supongo que hoy esta explosión en la juventud, de un interés por la religión cristiana, es consecuencia de estas situaciones tan contradictorias que se han venido dando en Cuba en los últimos 50 años.

Quizás es una demostración bien clara de que las sociedades no comprenden por imposiciones sino a su propio ritmo, y gracias a buenas explicaciones, que con respecto al tema religioso siempre faltaron en este país.

Pero hay otra visión de porque los jóvenes vayan por allí buscando religiones a las que aferrarse, y es en gran medida las pocas perspectivas de futuro que tienen, para mi es otra alternativa, como lo es marcharse del país.

La religión se esta convirtiendo en una respuesta a las condiciones menos humanas que van tomando nuestras relaciones sociales y una muestra de como los jóvenes no creen que pueden transformar su realidad para algo que los haga sentir más satisfechos.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.



3 comentarios sobre “La juventud cubana coqueteando con la religión

  • Que error ese de pensar en el “FUTURO”, el pasado es un recuerdo, el futuro un deseo, debemos dedicarnos a vivir el ahora, si no se nos pasara la vida sin vivirla. respecto a aquellos que creen que en otro lugar del mundo pueden tener un “FUTURO”, bueno pueden creer lo que quieran, pero lo más probable que les espere sea la explotación capitalista, que ya no es que le depare un futuro oscuro, sino que ni siquiera podrán vivir el presente. la humanidad debe comprender que todo lo que es externo al ser es superfluo, la felicidad entendida como estado placentero solo se puede alcanzar yendo hacia dentro, no buscandola en un audi o un televisor LCD. Se busca y se desea por una profunda inconformidad, cuando se aprenda a disfrutar de la vida, de la existencia, y vivr en armonía con la naturaleza, aspirando solo a lo minimo necesario, serán felices, de lo contrario seguiran arriezgando la vida en balsas. luismi el oceánico.

    Respuesta
  • bueno si esos jovenes han decidido reunirse asi de esa manera no veo pq preocuparse, en definitiva nuestra sociedad ha avanzado mucho. Cada quien es libre de pensar y escoger para si su vida y la formade mirar el futuro

    Respuesta
  • Desde Dentro de Cuba.

    Distribuido por Cuba Free Press, Inc. –
    http://www.cubafreepress.org

    12 de Agosto del 2002

    CRISIS EN LA IGLESIA DE DIOS. Fabio Prieto Llorente,
    de la API de Isla de Pinos, para Cuba Free Press.

    Isla de Pinos.- La reciente huida hacia Estados Unidos
    de Samuel Contino Ledezma, Director Provincial de la
    Iglesia de dios en Cuba, provocó una crisis en esa
    denominación cristiana.

    Según varios feligreses la vida homosexual del líder
    religioso y un faltante de $ 350.00 entre otros hechos
    fueron los motivos de la huida.

    Un funcionario que solicitó a este reportero el
    anonimato, dijo, que Contino Ledzma participó en la
    década pasada en una reunión televisada con Fidel
    castro y proponía que los cristianos participarán en
    labores agrícolas en campos gubernamentales.

    A pesar de sus continuos viajes a Estados Unidos
    predicaba, a la vez un sentimiento anti-
    norteamericano y de sumisión al Gobierno actual de la
    Habana. La Sede Nacional de la Iglesia de Dios en Cuba
    radica en Isla de Pinos y trabaja por superar la
    crisis.

    Reportó: Fabio Prieto Llorente, para Cuba Free Press.

    ——————————————————————————–

    CUBA FREE PRESS, INC.
    P.O. Box 652035
    Miami, FL 33265-2035
    Phone: (305)270 8779 — Fax: (305)595 1883
    E-mail: [email protected]
    Home: http://www.cubafreepress.org
    Copyright © 2002 – Cuba Free Press, Inc.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Cabo San Lucas, Baja California, México. Por Ray McCloud Hensley (EUA). Cámera: Google Pixel

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]