La casa de los otros

Daisy Valera

Foto: Caridad

HAVANA TIMES, 31 ene — Recogí mis bártulos una vez más, ahora suman tres las casas que he habitado desde que terminé la Universidad.

En solo un año y cinco meses he recorrido tres municipios, Nuevo Vedado, Alamar y ahora el Cerro. Los alquileres duran bien poco, no más de 6 meses.

Recordando: en la casa del Vedado llovía más dentro que fuera, de las cuatro ventanas, 2 estaban clausuradas y la única pila que servía era la del fregadero.

En Alamar me deprimía la monotonía arquitectónica y el P 11, las obligatorias 2 horas de viaje hacia cualquier otro lado de la ciudad.

Pero he llegado al Cerro y me he sentido diferente.

Mi apartamento tiene vistas a muchas azoteas,  a una chimenea gigante  y a una mata cargada de mangos aun verdes.

A pesar de que no tengo idea de cómo o cuando terminaré de vagabundear y que por otra parte, tengo la certeza de que no heredaré una casa, ni podré reunir dinero para en un futuro lejanísimo comprar una en esta isla.

Estoy tranquila, tranquila y segura.

He comenzado a preocuparme menos de la violencia de la Calzada*,  y de la basura que no cabe en los tachos.

Ahora pienso menos en la casa que he conseguido para vivir y me he comenzado a obsesionar con la de los otros.

Posiblemente porque el pasado día 17 de enero a las 10 de la noche yo pasada en una ruta 20 a pocas cuadras de Infanta y Salud, justo después que se desplomara un edificio habitado.

Me concentro en las columnas y capiteles de las viejas casas del Cerro. Trato de averiguar si resistirán hasta que sus dueños pidan un préstamo o reciban subsidios.

Me pregunto si la barbacoa que construye uno de los vecinos, sin demasiados conocimientos de ingeniería, sostendrá el peso de su familia.

Hasta el  momento no son suficientes los materiales para construcción que el Estado vende por moneda nacional. ¿Llegarán a partir de ahora de forma  menos intermitente?

¿Darán abasto los albañiles, los plomeros y electricistas? Tan escasos cómo necesarios.

La Habana, mucho de ella, ha terminado coleccionando techos apuntalados, fachadas apoyadas en barrotes metálicos y escombros.

Por alguna razón, las únicas construcciones que conozco que se han emprendido en los últimos tiempos, con recursos estatales, serán propiedad de militares o miembros del MININT.

Entramos en la temporada del esfuerzo propio y de eliminación de subsidios.

Pero la verdad es que es más sencillo esforzarse en Miramar que en Centro Habana.

Ahora cruzo los dedos para que no se siga convirtiendo en polvo la ciudad y ninguna otra pared centenaria se robe una vida.
—–
*Referencia a la Calzada del Cerro, una de las principales arterias de este municipio capitalino.



Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

10 thoughts on “La casa de los otros

  • Muy Bonita reflexión Daisy. Pero creo que estas poniendo información subliminal, que no comparto, en lo que escribes y te aconsejaría que anduvieras por La Habana, y no precisamente con Eusebio Leal, que seria lo ideal. Tan solo que caminaras un poquitín más, y que vieras las obras de reconstrucción que se hacen en el Centro Histórico de la Ciudad, para que lo sepas, con recursos del Estados, que veas los nuevos hoteles que se construyen, que también son con recursos del Estado, que veas las escuelas que se reparan con recursos del Estado en diferentes municipios cada año, que veas la reparación capital que se le hace al Hospital Calixto García y otros hospitales y policlinicos, por sólo mencionar algunos. Me parece que debes mirar más y con mayor detenimiento y no dejar información subliminal que deseas trasmitir como has hecho en el siguiente “Por alguna razón, las únicas construcciones que conozco que se han emprendido en los últimos tiempos, con recursos estatales, serán propiedad de militares o miembros del MININT.”
    Es verdad, ahora el Estado no se va a ocupar de arreglar las casas de la ciudad, de la población, sino sera el propio inquilino quien tiene que ocuparse para ello, pero eso no es nuevo.
    Te pongo el ejemplo de los edificios multifamiliares. Ese reglamento lleva mas de 20 años, y tu no habías ni nacido, por lo que no sabes de eso, por lo tanto, infórmate. Para el caso de los edificios multifamiliares, el consejo de vecinos, en pleno acuerdo de todos, es quien se tiene que encargar y velar por el cuidado del edificio, así como cada inquilino de velar y mantener su propia casa, por lo que no veo la novedad en eso. Por años hemos estado con los brazos cruzados, con la boca abierta esperando que el Estado nos lo de todo, pues eso se esta acabando, por suerte, ya era hora.
    Es verdad, también ha habido irregularidad en la entrega de materiales, tan necesarios para acometer las labores de reparación y construcción por esfuerzos propios, porque nos falta constancia y control. Ya lo dijo Máximo Gómez que nos conoció muy bien, cuando dijo, “O no llegamos o nos pasamos”. Creo que eso evidencia a las claras que casi siempre no llegamos.
    No te engañes a ti misma y tampoco a los lectores, critica con justeza y con la verdad, creo que es más constructivo si verdaderamente aprecias, como tu misma te defines: “estoy comprometida con el propósito de construir una sociedad mejor.” ¿Y yo me pregunto, para ti cual y cómo es esa sociedad mejor?¿Que paradigma estas usando como espejuelos para ver y compararla con nuestra sociedad? Creo que deberíamos reflexionar sobre eso.
    Un cordial saludo

  • No coincido con la opinión anterior. La muchacha está informada desde su forma de vivir, que es la que más comparten muchos jóvenes universitarios en Cuba que no tienen dónde vivir. Las casa que más rápido se construyen son las del MININT o la de las FAR, violando muchas veces quién es el dueño del terreno, no importa ya la casa está construida.
    Si desea mire videos de La Habana antes del triunfo de la Revolución. Sin engañarnos La Habana está destruida. El único que ha sacada un poco adelante la infraestructura de nuestro país se puede decir que uno grande Eusebio Leal, pero es uno solo.
    Además me da risa como dice que se acabaron los regalos, a nadie en Cuba le regalan. La bolsa mensual para alimentar a una familia está calculada en unos 80 cuc, si usted trabaja para el estado olvídese de llegar a ese nivel. Con qué dinero usted piensa reparar su casa. Los Hoteles están abiertos para los cubanos, las vivienda y los carros se pueden comprar, reparar las viviendas. Un profesional en Cuba honrado no puede comprarse una casa, ni un carro, ir a un hotel es un lujo.
    Los jóvenes la tienen bien difícil en Cuba, la única salida antes de luchar contra toda la plaga que dice que hizo esto o aquello hace no sé cuántos años, es emigrar o escribir en blogs.
    Cómo dijo el Che un día cuando le gritaron Viva el Ché!!, estoy vivo no es necesario que lo exclamen.
    Por eso exhorto a la muchacha a seguir con sus artículos. No siempre podemos vivir en la zafra del 70.

  • El autor del primer comentario debería informarse mejor: la inmensa mayoría de las reparaciones en la Havana Vieja no se realizan con recursos del Estado, y sí con fondos de proyectos internacionales, organismos de la ONU y hasta con donaciones privadas de mecenas extranjeros, incluso con fondos de gobiernos nacionales y subnacionales extranjeros.
    Además, ignora completamente el hecho de que antes los materiales sólo podían adquirirse con una autorización del Estado, y que sólo algunos materiales, como el cemento, eran de “venta libre” en CUC (pero como otros sólo eran distribuídos en los Rastros del Estado, era legalmente imposible reparar una casa por esfuerzo propio aún teniendo el dinero).
    De más está decir que ahora los materiales en los Rastros, liberados, aún no dan cuenta de la demanda ni son baratos.
    Además, debería recordad que hasta hace menos de un año, alquilar era ilegal, lo que no obsta para que todos lo hiciéramos.

  • La senora Yakarta no leyo bien el articulo de Daysi. Esta muchacha no hace mas que recoger una realidad social que la rodea, y ella misma apunta en su articulo que los materiales que el Estado ( unico distribuidor en Cuba) no alcanzan. No veo que Daysi este pidiendo nada regalado, sino esta preguntando como hacer para que su ciudad no se derrumbe. La senora Yakarta, no se si desde Malasia, abre una perorata oficialista contra esta joven y la abruma con reglamentos ( que no se cumplen ) . Senora , usted es la que debe limpiar sus espejuelos, empanados como estan de justificaciones a una debacle.

  • Yakarta: Se puso buena la TV, llegaron los rapero aquí ….

  • Yakarta, Daysi se refiere a las VIVIENDAS, que es donde vive LA GENTE!!! Museos, hospitales, escuelas y otros sitios públicos no valen (que además no están muy bonitos que digamos). Viviendas es lo que necesita el pueblo, no solo los del MININT y el MINFAR. !Qué se nos cae la ciudad encima! Van 4 derrumbes en 15 días!

  • Coincido con la senora Maria Silvia, Yakarta revuelve el estomagodo con su comentario demagogico, cuales son las escuelas y hospitales que repara el estado dueno absoluto de todo lo que se mueve en Cuba? si el 90% de los hospitales en Cuba dan una impresion dantesca, por su falta de higiene y de recursos para el ciudadano de a pie. oh!!!! quizas Yakarta habla de los hospitales de la gran gerarquia del regimen cubano, como lo es el SIMEQ y demas salas de hospitales para extranjeros. Policlinicos y escuelas estan todas en su mayoria desbaratadas, mesas y sillas estan rotas, en las pizarras no se puede escribir por su deterioro, los estudiantes tienen que compartir los libros entre dos o tres si para la asignatura aun existen libros (de ediciones muy antiguas). Oh!!!!! quizas Yakarta ve la pequena zona de la habana vieja reparada por el contratista Eusebio Leal, como la Cuba general. No!!!!!!! Yacarta no tiene los espejuelos empanados!!!!!!!!, es ciega a la cruel realidad cubana, muy de seguro a su conveniencia.

  • Te inventaste ese nombre y te salió “meco, doña, me-co”… Señora o señorita Yakarta, Usted, desde su walt disney cuenta tanta basura. Le digo en breves palabras: lo que Usted hace es un atentado contra la inteligencia. Yo asumo que no es cubana, y si lo es no vive en La Habana, Cuba; y si alguna vez vivió en esta ciudad fue muy muy lejos de la realidad. Entiendo que bien pudo haberse encontrado un arranque de curiosidad y por suerte nos honró con su presencia cayendo al sitio de Havana Times, de pronto le pareció que llenar el espacio con ocurrencias podía ser grato y hasta le recargaría un tanto el ego. Pero parece que podemos prescindir de su dicho, con toda sinceridad se lo digo, y no porque no sean bienvenidos esos chispazos que provocan la polémica, sino porque su comentario no guarda ninguna relación con lo expuesto por la señorita Daisy, y si Usted considera que cabe perfectamente todo cuanto dice y es relevante en algún sitio, le ruego haga llegar esa promoción a las principales agencias turísticas tan lejanas de Cuba, y que se encargan de vender mentiras.

  • La casa de los otros
    Daisy Valera: Hasta mediados del 2010 fui una estudiante universitaria. Hoy, con 22 años, soy Licenciada en Química Nuclear y engroso la fila de los trabajadores cubanos.
    A pesar de que no tengo idea de cómo o cuando terminaré de vagabundear y que por otra parte, tengo la certeza de que no heredaré una casa, ni podré reunir dinero para en un futuro lejanísimo comprar una en esta isla.

    Solo te digo una cosa que carajo haces ahi teniendo ese nivel de estudio???? En cualquier pais Democratico tendrias todo lo necesario para vivir , no se puede vivir solo de utopia tienes que pensar en ti y llegar a tener todo lo que aspira en la vida, no se puede ser comemierda solo hay una vida y tienes que aprobecharla .
    No tengas miedo vete y vive tu vida ya que lo que te gobiernan no le falta nada y el pueblo esta como tu o peor. Abre tus ojos mira hacia arriba mira las cosas buenas que tiene la vida y eso lo encontraras en un pais de Economia de Mercado o sea uno Democratico

  • No hay peor ciego que el q no quiere ver ni peor sordo q el q no quiere oir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.