Final de la pelota desde las afueras

Daisy Valera

Fanáticos de Industriales entierran a Villa Clara.

A mi no me gusta la pelota, aunque la provincia donde nací tiene uno de los mejores equipos del país, me niego rotundamente a participar de le emoción colectiva.

En mi instituto hay personas de todo el país, por lo que la Serie Nacional de Béisbol se vive segundo a segundo.

A mi no me queda mas remedio que enterarme por los gritos de mis compañeros de beca, los santiagueros, los de industriales( equipo de la capital) y los villaclareños son los que mas gritan.

Me asombra como discuten con una rabia tal que parecen ellos mismos los que van al campo a jugar a la pelota, que si este es mejor que aquel, que mi equipo es el que va a ganar el título.

Millones de comentarios más, casi indistinguibles, porque nunca es un diálogo lo que desarrollan estos fanáticos del deporte nacional.

Por pura casualidad este año no tuve que estar en mí beca el día de la final de la serie, los equipos que discutirían esta final serían Industriales y Villa Clara.

Estuve en un lugar bien diferente, un barrio capitalino del Reparto Eléctrico, y a pesar de mi desinterés ante la pelota, terminé sentada delante del televisor de la casa de un amigo.

Casi nunca se da el fenómeno de Daisy mirando un juego de pelota.

Pero si estoy en esa extraña situación y uno de los equipos que juega es el que representa a la capital del país “Industriales,” con gusto me pongo a alentar al equipo contrario.

Porque sencillamente yo soy de otra provincia y todos los que no somos habaneros odiamos el interés y la atención que se le presta en la prensa y en todos lados al equipo azul.

Pero más importante que la rivalidad de los que observamos el partido fue la discusión de cuan enajenante se esta volviendo nuestro deporte nacional, a medida que los juegos se vuelven más emocionantes las personas olvidan sus carencias y problemas cotidianos, los de La Habana salen a comprarse pulóveres azules de su equipo y los de Villa Clara los anaranjados.

Por la calle comienzan a aparecer carteles que dicen ¨Industriales Campeón y muchos otros.

Nos podemos encontrar en cualquier esquina naranjas ahorcadas con hilos y fotos del león que es la mascota de los de la capital, los dueños de carros les comienzan a pegar chapas y carteles.

Hay una paralización, se deja de apreciar la realidad cuando comienza el final de la serie.

El Reparto Eléctrico gritaba con cada carrera de su equipo y había un silencio extremo cuando las hacia el contrario, finalmente la victoria fue de los azules, y yo pude ver algo que hacia muchos años no veía.

Muchos de los vecinos salieron a compartir entre ellos la victoria de su equipo y a cantar, todo esto me provoco alegría y a la vez tristeza.

Alegría por ver a tantas personas unidas y tristeza al ver cual era el motivo de todo esto: una simple competencia el hecho de haber derrotado a un rival.

No estaban festejando algo que lograron  como colectivo de vecinos, como barrio, desgraciadamente actividades como sembrar arboles, solucionar problemas como la iluminación de las calles y edificios y ponerle un alto a cercar para apropiarse de lo que en algún momento fueron espacios de todos, no son las cosas que se proponen lograr y festejan los vecinos del Reparto Eléctrico.

Me parece que apreciar el deporte y practicarlo debe ser un derecho que tenemos todos los cubanos, pero este beneficio nunca debe interferir en lograr alcanzar otros logros imprescindibles para el país.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.



2 comentarios sobre “Final de la pelota desde las afueras

  • voy a hablar de mí porque no quiero convencer:
    la felicidad está en los pequeños detalles, nada de grandes cosas , de quimeras… que gane el equipo que nos gusta, abrazar a quien queremos, y otras cositas más que nada tienen que ver , en mi opinión, con las “grandes” cosas, recuerda las palabras de buddha.
    Mientras más grande sea la meta más grande será la decepción de no alcanzarla. a mí me parece que el hombre anda en busca de la felicidad pero no es consciente de esa busqueda, recuerdo las palabras de osho, cuando dice que “una vez alcanzada la meta te quedarás parado en ella como un tonto”, entonces lo que sucede es que partes a alcanzar otra y luego lo mismo, así la vida de meta en meta y no creo que te de tiempo para disfrutar de todo lo que nos ha regalado la natrualeza y sin que lo pidieramos. en fin… la felicidad son los toros para las vacas y las vacas para los toros… digo yo.. un abrazo revolucionario con una meta gigante jajaja. “El deseo es la…

    Respuesta
  • En lo unico que coincido contigo Daysi en lo referente al equipo Industriales…pero eres libre de opinar lo que te paresca.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Vedado, La Habana, Cuba.  Por Arlene Greaves (Trinidad y Tobago).  Cámera: Nikon D3300

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]