El Yellow Submarine de Cuba

Daisy Valera

El bar Yellow Submarine en La Habana. Foto: lajiribilla.cu

A pocos pasos del parque donde cada 8 de diciembre se recuerda con un concierto el asesinato de John Lennon  y de su estatua de bronce muy famosa en La Habana, se encuentra el Submarino Amarillo.

El bar ocupa el espacio de lo que antes fue un centro recreativo en ruinas y destaca por promover principalmente la música rock de las décadas del  60 y 70.

Entré al submarino con unos pocos pesos en el bolsillo a las siete de la noche, porque hasta las ocho no cobran la entrada.

Una entrada que cuesta 2 CUC, un precio pagable para algunos y excesivo para no pocos otros.

Yo estoy entre los últimos, calculé que Eddy y yo podríamos tomar con ese dinero  una cerveza para pasar el rato.

Lo primero que percibí fue la voz de tenor ligero de Freddie Mercury.   Se recordaba con sus canciones un año más de su nacimiento el pasado día 5 de septiembre.

Con un poco de tiempo me fui adaptando a la oscuridad y comencé a descubrir las características del lugar, llegué a una conclusión rápidamente: asombrosamente hermoso.

No sé si mi apresurada conclusión se debe a mis pocas posibilidades de frecuentar los caros centros recreativos de esta capital, pero intuyo que es probable.

Toda la decoración del bar era en amarillo y azul.  Desde las sillas y cojines hasta la puerta del baño, esta última diseñada como la de los submarinos que he visto en películas.

Junto a fragmentos de canciones de los Beatles las paredes mostraban sus personajes animados de la película The Yellow Submarine.

En  la barra, las botellas estaban custodiadas por grandes imitaciones de las carátulas de los álbumes de los chicos de Liverpool.

El fuerte aire acondicionado completaba la magia del lugar porque el aire frío es sortilegio aquí en el trópico.

El Submarino  es  un espacio exclusivo para escuchar rock and roll y especialmente conciertos de canciones de The Beatles interpretadas por diferentes agrupaciones.

Pero hay algo muy especial en el lugar, algo que supera el caro diseño y los precios no  tan chocantes.

Lo atípico es el público, los estudiantes y universitarios no son mayoría esta vez.

Personas con edades entre 40 y 50 años ocupan casi todas las mesas, cantan a voz en cuello e incluso bailan, todo lo anterior acompañado de una sonrisa de oreja a oreja.

La juventud de los años 70 es feliz en el Submarino Amarillo, recuperan las preferencias que tiempos atrás les secuestró las políticas musicales del papá Estado.

Seguro a mis cincuenta podré disfrutar tranquilamente de las cosas prohibidas de hoy.   Es una lástima que yo no sea muy paciente.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

One thought on “El Yellow Submarine de Cuba

  • daisy?!, estás rozando el ultraderechismo. cómo es eso de que papá estado?! no era esa la idea socialista?! un estado que protegiera al proletariado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *