Digamos adiós a productos de aseo subsidiados

Daisy Valera

Productos basicos de higene.

Algunos suponían que no pasaría, otros esperaban que fuera más tarde, pero con el inicio del año no quedó espacio para las dudas.

El aseo personal desapareció de la libreta de abastecimiento, justo el 1 de enero del 2011.

Los jabones de tocador y de lavar y  la pasta dental, tan esperados por todos, se esfumaron para siempre a precios subsidiados.

También desaparece el detergente líquido, para pesar de los habaneros, que eran los únicos que en el país gozaban de este privilegio.

El paso de productos de la libreta de abastecimiento a las redes minoristas aparece  contemplado en uno de los Lineamientos a ser tratados en el próximo congreso del PCC (abril 2011), este reza:

Lineamiento 289: Reestructurar las ofertas de bienes y servicios, revisando los precios minoristas de los productos que formen parte de la canasta básica y que se defina puedan ir transfiriéndose a la venta liberada sin subsidios en pesos cubanos.

Sin embargo el 17 de diciembre del 2010 quedó aprobada por el concejo de ministros la Resolución 230 en la que se concluye suprimir a partir del primer día de enero la venta de productos de higiene y aseo en el mercado normado y aprobar los nuevos precios de estos.

Aunque se suponía que los lineamientos serían para el análisis popular y la aprobación o no de los mismos se determinaría en el congreso, parece que no está sucediendo nada ni cercanamente parecido.

Ya se han puesto en práctica mediadas que debían salir de una discusión de las masas partidistas y el pueblo en general.

Los productos de aseo que antes se vendían por la libreta ahora presentan precios que han aumentado incluso en un 250 por ciento.

No existen medidas para racionalizar la comercialización por lo que pueden ocurrir acaparamiento y reventa de los productos a precios más elevados.

No se conoce si los productos mantendrán su calidad o esta disminuirá.

La falta de materia prima para la producción de los mismos provocaría que miles de familia tuvieran que comprarlos en el mercado en divisas que es considerablemente más caro.

Ante esta medida solo existe mucha incertidumbre, y descontento del sector de la población con escasos recursos.

Realmente la liberación de estos productos en lugar de mejorar la situación actual lo que provoca es una disminución del poder adquisitivo porque no ha aumentado el salario de los cubanos.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *