Democracia en el trabajo

Daisy Valera

Meeting at The Cheeseboard
Meeting at The Cheeseboard

HAVANA TIMES — Democracy in the Workplace (Democrácia en  el trabajo) es el título de un documental profundamente interesante. Filmado en 1999 por Robert Purdy y Margot Smith, logra adentrarse en la cotidianidad de tres negocios propiedad de sus trabajadores en California:

Este film de 27 minutos ganó el premio la Manzana de Bronce a la excelencia de la Red Nacional de Audiovisuales Educativos en los Estados Unidos.

Les adelanto que los trabajadores toman las decisiones por consenso y/o votación. Rotan sus puestos de trabajo siempre que lo deseen, de modo que nadie está condenado a hacer un trabajo repetitivo por horas o largas temporadas. También utilizan las  asambleas para decidir la política de precios, cómo invertir o repartirse las ganancias.

Rainbow
Rainbow

Para aquellos que ven  la igualdad como fuente de desaliento y apatía, se sorprenderán al saber que todos los trabajadores cobran el mismo salario, sin importar el tiempo que lleven en el negocio.

Todos tienen el mismo paquete de beneficios que incluye planes de seguro médico y dental,  cuatro semanas de vacaciones al año y consultoría con abogados, todo esto pagado por la cooperativa.

A los que ven en el crecimiento la prueba definitiva de un buen funcionamiento, puedo decirles que estos negocios han trabajado de esta forma desde que empezaron a principios de los setenta y no solo siguen existiendo sino que han logrado generar nuevos empleos y diversificarse.

Una de las características a resaltar de estos proyectos es el hecho  de que ayudan a otros negocios similares a surgir. Inspirados unos por las cooperativas de Mondragón, otros por el sindicalismo revolucionario y los movimientos comunitarios, y algunos por la cultura vegetariana y vegana.

Inkworks
Inkworks

El documental, lejos de idealizar las cooperativas, muestra también los malos ratos que han pasado, la responsabilidad y la presión que conlleva el privilegio de trabajar de esa manera.

Demuestra con ejemplos prácticos lo bien que funciona la satanizada propiedad privada en manos de los trabajadores, en oposición a la “propiedad de los trabajadores” administrada por un funcionario estatal.

También que el derecho a elegir un presidente cada cierto tiempo es un gesto ridículo si lo comparamos con la posibilidad de trabajar cada día en un ambiente realmente democrático.

En el siglo pasado, muchas corrientes de izquierda predicaron la abolición global del trabajo enajenado y el aburrimiento. Iniciativas como las que expone el documental  podría ser una de las soluciones.

El camino hacia experiencias de este tipo en Cuba, aun se esta construyendo. Quizás el germen podemos encontrarlo en los pequeños negocios familiares.

Ver el documental puede llegar a ser en una experiencia esperanzadora para aquellos que buscan una alternativa a la esclavitud salarial.
—–

Nota: Le hicimos al documental unos improvisados subtítulos en español. Si los quieren pueden mandar un email a Circles a [email protected]  con el asunto “Documental Democracy in the Workplace”.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


7 thoughts on “Democracia en el trabajo

  • el 7 septiembre, 2013 a las 11:57 am
    Permalink

    Eduardo, hablo por la industria, no por los casos del documental que son tan representativos de la industria como lo era Uvre Blanca de las vacas.

    El grueso de las panaderias o imprentas del mundo requieren relativamente poca inversión. Claro, una imprenta que imprime bonos requiere un equipo mas caro que las 99 imprentas que se dedican a brochures, almanaques, revistas, tarjetas, etc. Tanto la panadería como la imprenta se manejan con poco personal. Una panaderia necesita un maestro panadero, el ayudante, la cajera, el vendedor y un administrador. Por eso digo que no veo la necesidad de hacer ponina para montar este tipo de negocios. (Porque una cooperativa es una ponina)

    Quizas el 2 % de las panacerias del mundo crezcan. Abran una sucursal, lleguen a ser cadena o simplemente se muden a un local mas grande. Lo usual es que se mantengan como empezaron. Por eso digo que son de supervivencia, porque no crecen.

    Yo conozco un caso de ex empleados de Coca Cola. Fueron despedidos y por una cooperativa montaron una embotelladora. Tienen su propia marca de refrescos y envasan para otros. Los fundadores son accionistas, puede que trabajen o no. Pero la empresa se rige pir el mercado. Hay metas de ventas y metas de ganancias. Se paga y se contrata y se despide segun las leyes y los objetivos de crecimiento.

  • el 7 septiembre, 2013 a las 11:37 am
    Permalink

    El niño que se convierte en adulto sin disfrutar su juvdntud, la pareja que se casa sin noviazgo, el socialismo que se pretende construir sin lograr un capitalismo avanzado. Quemar etapas del desarrollo solo sirve para deteriorar lo que hubiera podido ser.

  • el 7 septiembre, 2013 a las 10:17 am
    Permalink

    Daisy, Marx y Engels lo estudiaron y lo publicaron en sus textos: El verdadero socialismo va a llegar de los paises capitalistas desarrollados. Despues de casi 100 años de multiples intentos por desmentirlo desde el 3er Mundo revolucionario, la historia les sigue dando la razon.

  • el 6 septiembre, 2013 a las 1:11 pm
    Permalink

    Donde si te doy la razón es en esto:

    “Las cooperativas exitosas, TODAS, tienen el común denominador de haber surgido y crecido allí donde la propiedad privada ha alcanzado un alto grado de desarrollo, hay estabilidad y seguridad legales y las fuerzas productivas no tienen freno.

    Si lo mío no está seguro siendo mío , menos lo estará cuando sea de nosotros.”

    Por eso los engendros de cooperativas que intenta montar el Estado Cubano tienen su suerte echada.

  • el 6 septiembre, 2013 a las 9:45 am
    Permalink

    Traducción de Google Translate:

    Gracias , Margarita, por su excelente presentación .

    El Área de la Bahía de San Francisco es el centro de gravedad para trabajar empresa de propiedad asociado en los Estados Unidos. Las varias empresas perfiladas en la democracia en el lugar de trabajo son representativos de lo que está sucediendo en los EE.UU. , sino también en Canadá y muchos otros países capitalistas.

    Esta pequeña película muestra lo que fue el principio de la base económica del socialismo en la década de 1800 , antes de Engels y Marx – , con el apoyo financiero de la burguesía – enterrada en el movimiento y se inserta la píldora de veneno ideológico. Este dúo tuvo muchos problemas por más de tres décadas , y finalmente cambió el principio económico básico de la propiedad directa y de cooperación de la empresa , el 100 % de la propiedad de todas las cosas productivas por cualquier futuro estado socialista .

    El socialismo de la propiedad monopolista de Estado de Engels y Marx es lo que ha destruido la reputación del socialismo , históricamente y en todo el mundo . Hoy en día, a pesar de que hay varios ejemplos de éxito de trabajo asociado de la propiedad de la empresa – que son Mondragon el más espectacular , pero sólo uno de los muchos – los sectarios se aferran a su tonta idea de que el Estado socialista debe tener derecho a la tierra y cada tipo de empresa.

    Por otro lado , algunos marxistas ultra- izquierda – sobre todo los trotskistas – resolver sus problemas ideológicos culpando al principio de monopolio estatal sobre Joseph Stalin. Usted ve, Engels y Marx son dioses , y los dioses son infalibles . E & M por lo tanto, no pueden haber generado la fórmula monopolista de Estado estúpido por el socialismo. Debe de haber sido generado por el asesino Stalin !

    Desafortunadamente para ellos, los escritos y las vidas de los dos farsantes burgueses, Engels y Marx , son evidentes para todos.

    La Democracia película en el lugar de trabajo demuestra lo que debería haber sido la fórmula para el socialismo éxito desde el principio. Los que hacen el trabajo de la sociedad – tanto los proletarios y los pequeños burgueses – debe poseer sus medios de producción directamente , no a través de la agencia del estado.

    Esto significaría que los derechos legales de propiedad privada son una parte integral del auténtico socialismo. No es la existencia de estos derechos , que es el problema , es el hecho de que , en virtud de estos derechos , los que hacen el trabajo debe también , por alguna manera, también son los propietarios directos .

    El Estado debe poseer algunas cosas 100 %, y debe ser co-propietario de la empresa más importante en parte y en silencio – para obviar la mayoría de los impuestos y todas las burocracias de impuestos – pero , los trabajadores y los pequeños empresarios deben ser los propietarios legales primarios. Esta es la única garantía de la democracia tanto en el lugar de trabajo y el dinamismo social y económico.

    Si la izquierda se podría analizar la película que Daisy ha tan bien perfilada, y ver la simple verdad de lo que constituye auténtica , el socialismo viable , la gente de todos los países podrían ser ganados fácilmente a la transformación , y el capitalismo monopolista podrían ser colocados en el contenedor – en lo que debería ser .

    Temo sin embargo que el de la izquierda continuará con su tontería sectaria , y permitir acabar con la civilización en el contenedor de basura.

  • el 6 septiembre, 2013 a las 9:41 am
    Permalink

    “… trabaja la familia o contratan a uno o dos de afuera…” Si ves el documental, verás que no es cierto

    “…Salvo excepciones, suelen ser negocios de supervivencia….” Esto tampoco.

  • el 5 septiembre, 2013 a las 8:43 am
    Permalink

    Las cooperativas exitosas, TODAS, tienen el común denominador de haber surgido y crecido allí donde la propiedad privada ha alcanzado un alto grado de desarrollo, hay estabilidad y seguridad legales y las fuerzas productivas no tienen freno.

    Si lo mío no está seguro siendo mío , menos lo estará cuando sea de nosotros.

    Por otra parte, no veo la necesidad de que pequeños negocios como panadarías y tiendas requieran propiedad cooperativa o que sus dueños se empleen. Son el tipo de negocio que se montan con poco capital, trabaja la familia o contratan a uno o dos de afuera. Salvo excepciones, suelen ser negocios de supervivencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *