Ciudad con Victrola

Daisy Valera

HAVANA TIMES, 16 ene — La ciudad de Sancti Spíritus no huele mal. Nada de basura en los portales, de lomas de escombros perpetuas y de ese olor asfixiante a diesel.

Cuando se pone el sol, los jardines espirituanos  regalan fragancias de jazmín y galán de noche.

Es bueno descansar de La Habana, del ruido, de la prisa y de la peste.

Recorrí las calles de mi otra ciudad redescubriéndola y paré en el patio de una vieja casona que es ahora sede de la UNEAC (Unión de escritores y artistas de Cuba).

UNEAC que en Sancti Spíritus cuenta con poco más de 100 miembros.

La Noche de la Victrola había comenzado.

Noche de música, de historia, de piña colada a 5 pesos el vaso y cerveza La Palma a 10.

La recreación y el ron, para suerte de los habitantes de la provincia, no alcanzan los precios habaneros.

La victrola verde descansaba en la esquina del bar gracias a la magia del mecánico  Armando Miranda.

Mirarla era mirar a una sobreviviente, entre las 20 000 que se estimaba, existían en la isla para el año 1959.

Sancti Spíritus fue la última ciudad cubana donde llegó la victrola.

Cuentan que los músicos, inquietos ante la posibilidad de perder sus empleos en los bares del pueblo, saboteaban los equipos.

Le introducían piedras u otros objetos por la ranura de la moneda para trabar el mecanismo o directamente le prendían fuego haciendo parecer que era un accidente.

Las victrolas finalmente vencieron, para el 59 la ciudad contaba con más de 200.

Con el tiempo estos equipos se convirtieron en importantes aliados de muchos intérpretes que veían en ellas la forma de difundir su labor.

Al ser sustituidas por nuevas tecnologías, las victrolas fueron trasladadas a los círculos sociales formados en diferentes áreas rurales.

Mientras disfrutaba de la música de Los Zafiros y la impresionante voz del Benny, descubrí como la victrola verde llegó a ese patio.

No puso ni un peso el Ministerio de Cultura, ni los que se encargan de representarlo en la provincia.

En Sancti Spíritus al parecer es más fácil construir una tienda de productos en CUC que arreglar el sistema de ventilación del único cine.

La victrola amenizaba la noche gracias a los 4700 pesos que salieron del bolsillo del artista de Cabaiguán (municipio espirituano) Senel Paz.

Entonces me quedo con la duda ¿El dinero para el desarrollo cultural de Sancti Spíritus dónde está?

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


One thought on “Ciudad con Victrola

  • el 17 enero, 2012 a las 1:09 pm
    Permalink

    Oye los de cultura no les importa más de lo que esta en la Habana, Cuba es un país muy centralizado, por eso todas las personas tratan de buscar oportunidades en “La Capital de todos los cubanos”, espero que vuelvan las cosas a la normalidad, como eran antes de la debacle soviética-cubana, antes cada pueblo tenía su banda, sus carnavales con máscaras como el de Sancti Spíritus, al que alguna vez fui con mi amigo Rine y otros fiesteros. En el infierno espero a los responsables de todo lo que ha pasado, incluso a los pasivos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *