Adiós Sindicato y que (no) te vaya bien

Daisy Valera

Foto: ecured.cu

HAVANA TIMES, 7 mayo — Pediré mi baja del Sindicato el próximo 15 de mayo, no pudo ser el primero.

Ya en esos informes evaluativos que me hacen cada 3 meses no dirá: interesada en las labores sindicales.

Les juro que estaba sinceramente interesada en trasformar mi pésimo almuerzo del comedor obrero en 15 pesos diarios.

Pasa que tengo un dedo fracturado y no estoy de humor para visitas.

¿Visitas de quién? De un compañero del sindicato, por supuesto.

¿Viene a comprobar la inflamación de mi dedo o a desearme una rápida recuperación? No lo sé.

No se me da muy bien lidiar con incertidumbres, prefiero cortar por lo sano: adiós aguerrido Sindicato de los Trabajadores, bye-bye Central de Trabajadores de Cuba.

El compañero que me visitara creo que es un militar retirado y miembro del PCC, de apariencia amable pero no nos conocemos.

No estoy de humor para visitas de extraños, no es nada personal.

Dicen las malas lenguas que no hay nada más parecido al sindicato que la administración. Usted elige creer el chisme o no.

Por lo pronto dejo de romperme la cabeza pensando hacia dónde va el dinero que entrego mensualmente por pertenecer a esa organización.

Me libro del pesimismo, les aseguro que las reuniones sindicales pueden ser dolorosas:

-No nos quejemos por esto que no se va a solucionar
-No compraremos aquello porque no hay presupuesto
-Tal vez para el año que viene.

Hay excepciones, por supuesto.

Nota: No se me olvida que somos un país bloqueado.

¿Qué papel han jugado los sindicatos ante el crecimiento instantáneo de disponibles/desempleados?

Persuadir, convencer.

No me siento cómoda cuando se cumplen indicaciones en lugar de luchar por reivindicaciones.

Me irrita cuando la barrera entre lo laboral y lo privado se diluye hasta convertir la casa en una extensión del centro de trabajo.

Me desespera la desprotección de muchos trabajadores en esta Isla.

Así que digo adiós. Es increíble lo que puede hacer una amenaza de visita.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

12 thoughts on “Adiós Sindicato y que (no) te vaya bien

  • daisy le doy pierna a todos, pero te mando un beso estoy argulloso de ti y de haberte conocido a todos por aca les enseño lo que escribes y les digo que eres mi amiga,saludame al lafe dile que no extraño para nada a cuba pero si a ustedes, apúntate dos veces en el sindicato para salirte dos veces y asi que de bien confirmado que por muchas vueltas que des en el tio vivo siempre estaras en el mismo lugar,
    bueno saludos del chino desde mexico
    Lafe: China todo en la vida se paga

  • Daisy, te contare que en una ocacion intente demitir de las filas de la CTC, y al final no lo logre, todos venian y me decia que “todosssss” debiamos pertenecer al sindicato que si yo estaba loco, pues bien en todas la reuniones del sindicato pedia la palabra y dejaba muy mal parada a la administracion, que crees que paso? cuando comenzo el tema de los llamados “disponibles”, fui del primer grupo que sacaron de mi empresa jajajaja, con alegaciones adsurdas, y el sindicato no discutio nada con la administracion, es mas nunca me contestaron mi demanda, al final cerraron la cooporacion completa por fraude y no se cuantas cosas mas provocada por los mismos que me sacaron, fue el cierre de CUBALSE, no se si recuerdas, ahora estoy luchando como se puede, despues de trabajar mas de 15 años ininterrumpidamente es duro verse en la calle, pero palante, te apoyo en cuba los sindicatos siempre estaran del lado de la administracion y nunca de los trabajadores,un saludo Pepito

  • Hola Daisy

    Sindicalismo… más allá de las particularidades exóticas del sindicalismo en Cuba, que por lo que cuentas no dan para estar de mucho humor, y más con un dedo fracturado, quizá sea un buen momento para pensar sobre la cuestión sindical en sí misma…hubo marxistas que ya por los delirantes años 60 europeos plantearon que la táctica sindical sólo pudo ser una herramienta de transformación y lucha de clases en un periodo de la historia delimitado… a partir de una cierta fase histórica, según ellos, todo sindicalismo se vuelve necesariamente un obstáculo para la emancipación social, porque sus presupuestos son los de un modelo de civilización basado en la realización del trabajo abstracto, en el dominio de la esfera económica como centro de gravedad social, no en su superación …mejoras en derechos laborales pero…¿cual es el sentido general de la producción? Trabajar mejor pero…¿trabajar para qué? Quizá tuvieran razón o quizá solo fueran locuras de unos excéntricos afrancesados… pero bueno, lo que sí es posible es que no tenga mucho sentido plantearse estas divagaciones teóricas dada la vivencia diaria de “las particularidades exóticas del sindicalismo en Cuba”… que por otro lado tienen, en su potencial para el desanimo, un cierto aire de familia con “las particularidades habituales del sindicalismo de cualquier parte”…

    Un abrazo
    y que tu dedo mejore al ritmo que necesites

  • Pues Daysi,

    Si “el” sindicato no te gusta, deberías de reunirte con unos amigos y fundar un sindicato alternativo, porque los sindicatos hacen falta.

    Ya sé que eso tiene el grave problema de que en Cuba están prohibidos los sindicatos independientes. Pues precisamente por eso es muy interesante que alguien se mueva para forzar a que lo que está prohibido deje de estarlo … por el bien de los trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *