A veces soy cubana

Daisy Valera

Haciendo trabajo de campo.

HAVANA TIMES – Cuba. Labana. Son lugares que regresan como pulsos a mi vida, por accidentes que nunca ando buscando. Dice un amigo que ya perdí hasta el acento y ahora hablo como mexicana de un futuro “mundo globalizado”, exagera.

No he trazado ninguna estrategia particular para ir perdiendo a Cuba. Los recuerdos de la cubanita que una vez fui se han ido diluyendo en tanto Researchgate, en tanto Netflix, en tantos tacos al pastor y aguitas de horchata.

Pero llega el día del Cuba-accidente y quien sabe por qué, te encuentras rodeada de antropólogos y músicos colombianos. Tú que ni sabías que Colombia tenía costas en el Pacífico. Y sabes que tendrás que responder las preguntas de casi siempre, porque todos son caribeños en México. A todos les intriga esa isla y hasta planean comprar sus boletos de avión pa hacer la visita.

Primero le muestras un poco de música, no sabes por qué eliges a X Alfonso y Habana Abierta; les encanta. Después cuentas un trocito de tu vida porque apenas te conocen, y te cagas en el Estado y te preguntan por la “represión de verdad”, por las armas, por los muertos; le respondes que la conversación no era un concurso. Luego, claro que hay que bailar salsa y pones a los Van Van e incluso te acuerdas de las vueltas y los pasos.

Finalmente, casi te dan ganas de llorar y casi sientes nostalgia. Pero no lloras porque todo pasa muy rápido. Esa fiesta es de colombianos y ahora se baila champeta y te enseñan a bailar para que se te olvide todo, de nuevo.

Se acaba la noche, te vas a una librería, te compras un libro de Wendy Guerra. Seguro nunca leíste nada de ella por envidia, porque te dijeron que así escriben las cubanas de verdad cuando tú querías ser una cubana de verdad. Ahora eso no te importa.

Empiezas a leer Nunca fui primera dama, y cuando se acabe el libro sabes que se te acabará de nuevo Cuba, hasta el próximo accidente.

 

 

 

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


17 thoughts on “A veces soy cubana

  • el 4 febrero, 2019 a las 6:13 pm
    Permalink

    Daisy, tu respuesta me lleva a preguntarte: ¿haber nacido en Cuba es algo que debe remediarse?

  • el 3 febrero, 2019 a las 6:25 pm
    Permalink

    Gracias Daisy. Creo que ser “cubana de verdad” tiene que ver con lo que se siente y se hace por este país, esta implicación con su destino estemos donde estemos. No es una cuestión de patriotismo sensiblero y panfletero, no es una cuestión de mostrar sellos caribeños como el ser alegre, extrovertida, o saber bailar casino. He visto esa preocupación y ese compromiso sincero, por ejemplo, en Tania Bruguera, una artista que no vive en Cuba, que no necesita correr riesgos uniéndose a la campaña de un puñado de artistas independientes para sumar lauros a su ya sólida fama. Es una relación entrañable como con el hijo o con la madre, o con un amigo muy especial. Se ama y se duele y se sueña que Cuba tenga la libertad y la prosperidad que se busca en otras tierras. Que Cuba sea al menos un día un país donde todos tengan el derecho de contribuir a su destino.

  • el 2 febrero, 2019 a las 9:08 pm
    Permalink

    Hace aproximadamente 5 años alguien me suguirió que leyera Wendy Guerra, y lo que dijo expecíficamente fue que: Así escriben las cubanas de “verdad”. Me pareció una exageración en aquel momento y quizás por eso no estuvo en mi lista de lecturas de estos años.

  • el 2 febrero, 2019 a las 5:01 pm
    Permalink

    Daisy, tu post me ha dejado una duda: ¿qué es para ti ser “cubana de verdad”? ¿Y por qué Wendy Guerra lo es?

  • el 2 febrero, 2019 a las 1:06 pm
    Permalink

    Claro que es superficial, totalmente de acuerdo. Y la verdad, no tengo una lista para ir marcando atributos de cubanidad.

  • el 1 febrero, 2019 a las 9:37 pm
    Permalink

    Eso no es ser cubana ni mucho menos, es superficial tu post. Ya te olvidaste de Cuba, la dejaste bien atrás. Y Wendy ha vivido bien toda su vida.

  • el 31 enero, 2019 a las 5:43 pm
    Permalink

    yo me largue en el momento mas duro del periodo especial, todo lo que tengo son malos recuerdos, si me viene algun flashback es el de desagradables momentos que el comunismo ofrecia. no tengo nada que ver con la isla, ni relacion, ni buenos recuerdos ni nada. siento lastima por los que han quedado atrapados en esa carcel flotante que es lo unico bien logrado en ese pais.
    Adios para mas nunca mas volverte a ver.

  • el 31 enero, 2019 a las 2:36 pm
    Permalink

    Hola Caridad! Gracias por la bienvenida. Interesante comparación. No se si estoy recordando cosas positivas :). Experimento Cuba mediante flashbacks, y es algo que definitivamente me sorprende.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *