Yo me quedo con los gusanos de Cuba

Carlos Fraguela

HAVANA TIMES — He escrito sobre los gusanos marinos que han pasado por mi acuario, ellos no dejan de impresionarme por su belleza y sus adaptaciones interesantes. Junto a algas que traigo para fotografiar, siempre vienen también nuevos animales. Ahora han aparecido unos nuevos que merecen una mirada por su peculiaridad.

Se trata de unos poliquetos errantes que se alimentan de plancton y sedimentos, muy parecidos a las lombrices en la tierra, seres del reciclado. Excavan en la arena o en el fango del suelo marino, donde sobrevivir es la misión diaria en un medio muy escaso en nutrientes, pero siempre abundante de vida.

La característica que más me impresiona de ellos es que dentro de su pequeña boca evaginable esconden una estructura increíble producto de la adaptación, se trata de branquias convertidas en una extremidad que con la gracia de una mano proyecta al exterior palpando todo en busca de alimento. Esa prolongación es hermosa por sí sola, con forma de rama de coral.

Ese miembro sensitivo solo lo saca cuando necesita alimentarse. Cuando transita por entre granos de arena o partículas de fango debe guardar la “mano” dentro de la boca.

Otra joya de la naturaleza que merece atención y cuidado.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Carlos Fraguela

Carlos Fraguela: Soy amante de la libertad, de la naturaleza, las artes decorativas, la música, la tecnología y los seres humanos. Repudio la estupidez humana, aunque comprendo que existe como parte de un todo imperfecto. Rechazo a los abusadores y a los parásitos. Me gusta bucear y compartir con mis amigos. Trabajo en restauración y solo me he aburrido cuando he estado ingresado en un hospital. El sexo y la amistad son mis únicos Dioses.


4 thoughts on “Yo me quedo con los gusanos de Cuba

  • el 20 agosto, 2014 a las 11:52 pm
    Permalink

    No entendí muy bien este articulo que tiene de revelante. Por favor alguien que me lo explique.

  • el 20 agosto, 2014 a las 1:30 am
    Permalink

    Jaja, me cruzaste con el título…Buen gancho

  • el 19 agosto, 2014 a las 5:44 pm
    Permalink

    No creo que ningún gusano de “afuera” este dispuesto a vivir en tu pecera.

  • el 19 agosto, 2014 a las 2:21 pm
    Permalink

    Yo me quedo con otros -de Cuba y de afuera- que no necesitan de un veterinario. Esos se comerán a ese podrido sistema y, siendo mariposas, darán color a uno nuevo: libre, participativo, integrador y democrático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *