Una excursión a la villa El Salado

Carlos Fraguela

IMG_4160HAVANA TIMES — Por estos días cumplí un deseo que tenía de regresar a uno de los paraísos coralinos cubanos que conocí cuando mi padre me llevaba durante mi niñez y en la adolescencia. Mi interés principal era ver en qué estado se encontraban las poblaciones de coral del oeste de La Habana.

Al Salado se llega por la carretera que conduce al Mariel. Fui en un taxi, pues los ómnibus que antes llegaban allí, ya no lo hacen.

IMG_4143En el pasado era difícil el acceso a la zona de las colonias coralinas, porque la costa era baja y repleta de erizos de mar. Había que nadar con las púas rozándonos el pecho casi 50 metros hasta llegar a los lugares más hermosos.

Pude penetrar con facilidad, porque la marea estaba alta y encontré mucha salud en las colonias que vi, este lugar está protegido solo porque tiene menos posibilidades de acceso por la lejanía. Es visitado, sobre todo, los fines de semana por la población de Caimito.

No me dolió tanto el deterioro de las construcciones o las aceras del lugar, como darme cuenta de que el daño que se le hace hoy al mar, por ignorancia, es imperdonable. En la orilla encontré a un hombre que había colectado con su martillo muchos fragmentos de roca coralina que machacaba para sacar los gusanos, que se utilizan como carnada.

IMG_4136La mayoría de la costa habanera se presenta como si hubiera sido barrida por buldócer, cuando debería ser más exuberante en formas. Unido a esto también en tiempos que el mar despliega su fuerza ocurren muchas fracturas de corales.

En El Salado encontré una colonia del llamado Acropora en forma de plato de más de dos metros de diámetro fracturado en la base por efecto del oleaje. No obstante, todavía quedan lugares donde el coral se ve saludable, especialmente los de difícil acceso.

Tristemente son pocos los lugares donde la actividad humana directa no afecta de modo muy perjudicial. Existen personas que solo tienen como medio de subsistencia la venta de las capturas que hacen en el mar.

IMG_4131

Carlos Fraguela

Carlos Fraguela: Soy amante de la libertad, de la naturaleza, las artes decorativas, la música, la tecnología y los seres humanos. Repudio la estupidez humana, aunque comprendo que existe como parte de un todo imperfecto. Rechazo a los abusadores y a los parásitos. Me gusta bucear y compartir con mis amigos. Trabajo en restauración y solo me he aburrido cuando he estado ingresado en un hospital. El sexo y la amistad son mis únicos Dioses.



Un comentario sobre “Una excursión a la villa El Salado

  • Te comento que hace unos años por desgracia o quizas por suerte un ciclon (ojo no el de dos patas que llegaba y aun llega en camiones) contribuyo tambien a destruir parte de las instalaciones que nunca fueron rescatadas … reitero quizas por suerte. si penetras a unos 100 metros a la izquierda de la entrada y nadas unos 200 encontraras todavia a unos 10 – 20 metros corales en buen estado y unos cañones bastante bonitos y en buen estado… aun… que por suerte no llega mucho depredador de dos patas

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Estación Jordan, Ontario, Canadá. Por Joe Edwards (Canada). Camerá: teléfono móvil

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com