Un problema de índole sexual exclusivo de Cuba

Carlos Fraguela

En las afueras del Cine Payret de La Habana.  Foto: Caridad
En las afueras del Cine Payret de La Habana. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Hace menos de un mes conocí a una muchacha que es la pareja de un amigo que conozco por mi trabajo. Mi amigo está en este momento trabajando en su tesis de restauración. La joven es uruguaya y está de visita en Cuba y se queja de que no puede ir a ningún cine citadino sola sin ser acosada por hombres que se masturban a su lado.

Pensándolo bien es realmente un problema, cualquier persona libre tiene el derecho de ir a un cine de la ciudad a disfrutar una película sin ser interrumpido por alguien que asiste al lugar en función de una actividad que no es para la que fue creado el local del cine.

Nunca había pensado en ese fenómeno porque yo siendo hombre nunca he sido acosado a tal punto. Basta con moverse de lugar en caso de insistencia, pero en el caso de las mujeres se convierte en una experiencia de forcejeo asfixiante, imagino.

La muchacha de la cual les cuento es estudiante de danza y se refiere al fenómeno con indignación como único de Cuba, no lo ha visto en ningún otro lugar del mundo al que ha viajado. A los hombres que practican estos actos de importunación no parece importarles que sus familiares femeninos (hijas, esposa, madre) pudieran ser víctimas de lo mismo.

Mi amigo Rolando me contó que en su viaje a Argentina visitó por curiosidad salas de proyección de cine dirigidas a diferentes tendencias sexuales, donde también existían cuartos y locales, algunos privados con proyecciones específicas y donde los asistentes negocian las condiciones previo acuerdo. Estos son los llamados cinesex, que existen para satisfacer los gustos diversos de adultos, sin necesidad de invadir el derecho ajeno.

También existen unos locales llamados cuartos oscuros en el mundo entero, aledaños a discotecas o bares, donde personas mayores tienen encuentros según sus necesidades de tipo sexual. Creo que está faltando en Cuba este tipo de local, para los que a falta de un espacio propio, invaden el de la población que busca solo ver una película pacíficamente, sin pensar en sexo.

 

Carlos Fraguela

Carlos Fraguela: Soy amante de la libertad, de la naturaleza, las artes decorativas, la música, la tecnología y los seres humanos. Repudio la estupidez humana, aunque comprendo que existe como parte de un todo imperfecto. Rechazo a los abusadores y a los parásitos. Me gusta bucear y compartir con mis amigos. Trabajo en restauración y solo me he aburrido cuando he estado ingresado en un hospital. El sexo y la amistad son mis únicos Dioses.

Carlos Fraguela has 34 posts and counting. See all posts by Carlos Fraguela

41 thoughts on “Un problema de índole sexual exclusivo de Cuba

  • También me gustaría recalcar q todo depende también de como vayan vestidas las mujeres …ya q hay algunas q van mostrando todo y así les gusta salir a la calle y pues claro nosotros los hombres tenemos pensamiento y deseos también y no somos ciegos….cuiden bien en la forma q vistan al ir al cine por ejemplo or al parque….. saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *